Publicado el: 15, Dic, 2014

TIT-RPLCD


Moyano y Barrionuevo se reúnen para definir la fecha del paro nacional, al que se suma la CTA - Foto:
15/12 – 10:00 – Exigen un pago extra de fin de año; sostienen que la inflación superó la última paritaria; sindicatos oficialistas y opositores coinciden en el reclamo.

Por: Nicolás Balinotti
A pesar del anuncio presidencial vinculado con el impuesto a las ganancias, los sindicatos, casi de manera unánime, insisten en su reclamo por un plus salarial para el fin de año.

El principal argumento es que la paritaria quedó por debajo de la inflación. Pero otros gremios, como el de los petroleros o el de los bancarios, cuyos afiliados perciben sueldos altos, exigen, además, una compensación extra por lo que fueron las quitas anuales del tributo que pesa sobre los salarios.

La eximición de Ganancias en el medio aguinaldo para aquellos trabajadores con sueldos inferiores a los $ 35.000 descomprimió parcialmente la tensión que guía el vínculo entre el Gobierno y los gremios. El efecto más concreto fue la suspensión del paro nacional al que habían convocado la CGT de Hugo Moyano y 22 sindicatos del transporte.

Sin embargo, el anuncio de Cristina Kirchner, que beneficiará a 784.759 personas, no logró contener la ola de reclamos por un pago extra. Hasta la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), cuyo líder es Antonio Caló, jefe de la CGT oficialista, mantiene abierta una tensa negociación para obtener un plus de $ 3000 antes del fin de año.

Para la CGT de Caló la eximición del tributo sobre el medio aguinaldo “es un paño frío”, como lo expresó a LA NACION Omar Viviani, el número tres en el escalafón jerárquico de la central. Los gremialistas pretenden una reforma tributaria, con una actualización periódica de las escalas del mínimo no imponible, algo que sólo se podría modificar a través de un decreto del Poder Ejecutivo.

Un bosquejo de la reforma que pretende la CGT fue elaborado por el docente Horacio Ghilini, pero no tuvo eco en los despachos oficiales. Se trata de un proyecto de ley que la central obrera intentará impulsar en 2015 a través de los legisladores de extracción sindical. Hay dos puntos del proyecto cegetista que incomodarían al Gobierno: gravar las operaciones bursátiles y la renta minera.

La Uocra es otro de los gremios poderosos de la CGT que comulga con la Casa Rosada y que no bajó su pretensión del bono de fin de año. Esta semana los albañiles que representa Gerardo Martínez cerrarían un acuerdo por $ 3500 no remunerativos, a pagarse en dos cuotas. Su convenio podría ser imitado por un puñado de gremios industriales, que prevén unificar su postura con un encuentro el martes próximo.

Para Caló y Martínez las paritarias promedio de 2014, que rondarían entre 28 y 30%, quedarán por debajo de la inflación anual. Ambos estiman que el poder adquisitivo real del salario caerá, al menos, seis puntos ante la suba de los precios. Por eso, persiste su exigencia por un bono de fin de año.

Es idéntico el escenario en el sindicalismo opositor. Después de tres reuniones sin acuerdo, Hugo Moyano anhela con acordar un bono salarial esta semana. No podrá anunciarlo hoy en el acto por el día del camionero, aunque lo más probable es que se defina en el corto plazo. ¿El monto? Sería de $ 3000, según especuló un dirigente moyanista.

La Federación Argentina de Entidades Empresarias de Autotransporte de Cargas (Fadeeac), que negocia salarios con Moyano, rechazó el pedido de una compensación adicional por Ganancias. Y se negó a debatir sobre un plan para eximir la base imponible del tributo al cálculo de los viáticos y de la vianda que reciben los camioneros. Con este pedido, Moyano quiso imitar el acuerdo que obtuvieron por ley los petroleros del Sur, en 2006.

Los gremios petroleros, en tándem, acordaron el miércoles pasado un plus salarial de $ 24.000, a pagarse en cuatro cuotas. Es una suerte de suma puente hasta negociar un aumento salarial anual en abril. “Se logró el pago puente, pero queda un tema pendiente, que es el fiscal, que el gobierno nacional no ha cedido en absolutamente nada, salvo el anuncio de la Presidenta”, dijo Guillermo Pereyra, titular del Sindicato de Petroleros y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa y número dos de la CGT moyanista.

Los bancarios, en tanto, obtuvieron una compensación de $ 7500 por la inflación y por las quitas de Ganancias. El acuerdo, suscripto únicamente con las cámaras de bancos privados, podría extenderse esta semana con los estatales.

La CTA Autónoma, que encabeza Pablo Micheli, tampoco bajó la guardia: retomará el jueves los reclamos callejeros, de la mano de los estatales, la izquierda y agrupaciones sociales. Exigirán un plus salarial de $ 4000 y una suba de emergencia para los jubilados. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video