Publicado el: 15, Dic, 2014

TIT-RPLCD


Más de trece horas de secuestro y terror en un café de Sidney
15/12 – 10:50 – Hay al menos dos decenas de personas retenidas dentro del bar de la conocida chocolatería Lindt en pleno centro de la capital económica australiana. La Policía negocia con el secuestrador, aparentemente de origen musulmán. Tres rehenes lograron escapar.

Al menos dos decenas de personas continúan en manos de un secuestrador aparentemente islámico que desde hace más de trece horas los retiene en el café de la conocida chocolatería Lindt en Sidney, capital económica australiana.

El hombre, que según la Policía ya estaría identificado pero pidió a la prensa que no lo revele para no entorpecer las negociaciones, también amenaza con hacer detonar dos bombas en el lugar y otras dos en sitios no especificados de la ciudad.

De acuerdo a los distintos testimonios, el secuestrador es un individuo joven, de barba y presumiblemente musulmán porque colgó una bandera que reza “Alá es grande y Mahoma su único profeta”. Pese a la bandera negra con la “Shahada” -la profesión de fe islámica-, las autoridades no confirmaron al secuestrador como un supuesto miembro de la organización yihadista Estado Islámico de Irak.

De la totalidad de los rehenes, cinco lograron escapar del café, ubicado en la zona de Martin Place, en pleno centro de Sidney, aunque no se dijo si fue por sus propios medios o si fueron liberados por el secuestrador.

La subjefa policial Catherine Burn, en tanto, aseguró que ya conocen las demandas del secuestrador y están negociando una salida. Burn no quiso dar detalles sobre lo que exige el hombre, ni tampoco hizo declaraciones sobre su identidad.

Alrededor de la zona hay unas dos docenas de agentes de unidades especiales y unos 50 policías y detectives vestidos de civil y con chalecos antibalas.

El área en la zona céntrica y de negocios de Martin Place se encuentra rodeada por la policía. Varios edificios fueron evacuados, pero a los trabajadores de otras oficinas se les pidió quedarse dentro y cerrar las puertas. También fueron evacuadas la embajada de Estados Unidos, situada en las inmediaciones, y la ópera de Sydney.

“Aún no sabemos si esto está motivado políticamente, a pesar de que obviamente hay algunos indicios de que podría estarlo”, dijo en conferencia de prensa el primer ministro Tony Abbott. Y agregó: “Australia es una sociedad pacífica, abierta y generosa. Nada debería cambiar eso y por eso urjo a todos los australianos a seguir con su vida como siempre”.

Australia señaló que en septiembre, gracias a una de las mayores redadas antiterroristas de su historia, logró desarticular varios atentados al estilo del Estado Islámico de Irak (ISIS, por sus siglas en inglés). Las autoridades quitaron incluso sus pasaportes a algunas decenas de ciudadanos sospechosos para evitar que se sumaran a la milicia terrorista en Siria o Irak. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video