Publicado el: 29, Dic, 2014

TIT-RPLCD


El juez investiga a otro contador vinculado a Hotesur y cruza datos
29/12 – 09:30 – En su presentación ante la Oficina Anticorrupción, Cristina incluyó una deuda con la empresa que administraba uno de sus hoteles. La compañía lo negó ante la Justicia.

Por: Nicolás Wiñazki
La causa Hotesur, un expediente que analiza si los Kirchner y sus socios usaron negocios hoteleros para lavar dinero ilegal, sumó un nuevo objetivo de investigación. La Justicia sospecha de la transparencia de al menos uno de los datos contables que Cristina Kirchner incluyó en sus últimas dos declaraciones juradas de bienes. Se trata de una deuda de $ 327.025 que la mandataria aseguró tener con la empresa Panatel, perteneciente al holding multirubro de la familia Relats: es la sociedad que le alquila uno de sus hoteles de El Calafate, llamado “Los Sauces”. Las sospechas judiciales se alimentan de información, supo Clarín en base a fuentes del caso: la propia Panatel afirmó en los tribunales que no tiene ninguna acreencia con la Presidenta. Lo hizo a través de un escrito presentado ante el juez de la causa Hotesur, Claudio Bonadio.

A eso se suma que una de las titulares de Panatel, Silvia Relats, le dijo al diario Perfil que no tenía conocimiento de la deuda que la Presidenta declaró tener con su compañía: “En teoría con Cristina no tendríamos nada que ver, porque, creo, a nosotros nos alquilaba una sociedad de Néstor Kirchner, no sé si habrán terminado el trámite sucesorio”, dijo.

Ahora, la Justicia indagará sobre la deuda de Cristina con Panatel.

Los investigadores también profundizarían la búsqueda de los documentos de la contabilidad de esa firma para estudiar cómo se administra “Los Sauces”.

El diario La Nación publicó que el socio de los Kirchner, Lázaro Báez, alquiló cientos de habitaciones de los hoteles K que finalmente nadie ocupó.

Según los expertos en el tema, es una maniobra básica de quienes buscan lavar dinero de ilícitos.

Los Relats y los Báez no solo hicieron negocios con los Kirchner gracias a “Los Sauces”. También se unieron para construir obra pública.

Por ejemplo: la constructora JCR, de Relats, formó hace pocos años una UTE con las firmas Gotti y Esuco, de Báez. Ganaron licitaciones en Santa Cruz.

Al ser incluida como parte de un déficit, la deuda de Cristina con Panatel hace bajar el porcentaje del aumento de su fortuna, una cifra a la que se lleva calculando sus activos y pasivos. Los Kirchner son diez veces más ricos que cuando llegaron a la Presidencia.

El incremento de su patrimonio sería aun mayor si no fuera porque la Presidenta declaró tener otras deudas, que también son analizadas por la Justicia.

Cristina afirmó ante la Oficina Anticorrupción que le debe $ 4.449.550,82 a una de sus propias empresas, Hotesur, dueña del Hotel Calafate.

En el mismo rubro registró un pasivo de $ 12.640 con Austral Construcciones, de Báez.

La Presidenta informó por primera vez de su deuda de $ 327.025 con Panatel en su declaración jurada del 2012.

En ese momento incluyó en la documentación oficial una explicación sobre ese compromiso: dijo que correspondía “a depósitos en garantía de contratos de locación de inmuebles” que tenía con Panatel.

Sin embargo, en su última declaración jurada, la de 2013, la deuda vuelva a figurar -sin que se le hayan sumado intereses-, pero ya no se explica a qué corresponde.

La sociedad Panatel alquila el hotel “Los Sauces” desde 2007. Los ingresos que los Kirchner recibieron de esa compañía fueron cruciales en el aumento de la riqueza de la familia presidencial.

En el 2006, Kirchner (Néstor) persuadió al hoy fallecido Juan Carlos Relats -jefe del clan empresario que lleva su nombre-, de lo conveniente que sería que le alquilara “Los Sauces”.

En un principio, Panatel le pagó a los Kirchner alrededor de cien mil dólares mensuales para explotar “Los Sauces”, y pasado un tiempo esa cifra habría aumentado al doble.

Los Kirchner se garantizaron así obtener ganancias de un hotel sin tener en cuenta su nivel de ocupación.

Clarín pudo saber gracias a fuentes protagonistas de esta historia que Relats se esforzó para cumplir todos los deseos de la Presidenta. Aunque era él quien explotaba el hotel boutique “Los Sauces”, fue Cristina quien eligió desde los muebles y cuadros para decorar el hotel hasta las sábanas que usarían los huéspedes.

Relats solía usar la misma frase cuando sus asesores le decían que las finanzas del hotel corrían peligro debido al precio de los gustos presidenciales: “Si la doctora quiere el mejor hotel del mundo, le tenemos que hacer el mejor hotel del mundo. Gasten lo que tengan que gastar”.

En su declaración jurada de 2008, Cristina no declaró deuda con los Relats. Hizo lo contrario: según ella, una de las firmas del grupo empresario, llamada Ruta del Litoral, le debía $ 368.509.

¿De dónde surgió esa acreencia de la Presidenta con una contratista del Estado?

Según un documento de la Municipalidad de El Calafate del 25 de junio de 2007, Ruta del Litoral “tramitó la habilitación comercial para “complejo hotelero” de “Los Sauces”.

Clarín accedió también a un contrato que Panatel firmó con una de las personas de mayor confianza de los Kirchner, Ricardo Barreiro, ex asistente doméstico de la familia, hoy empresario.

Al mismo tiempo que se hizo cargo de los “Los Sauces”, Relats le rentó a Barreiro seis cabañas en El Calafate. Tiempo después, tomó como empleado a uno de sus hijos. Pablo Barreiro es hoy el secretario privado de la Presidenta. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video