Publicado el: 8, Ene, 2015

TIT-RPLCD


Néstor Femenía, el niño qom tenía 7 años y pesaba sólo 20 kilos
08/01 – 14:00 – Estuvo internado 40 días debido a un severo cuadro de desnutrición; estaba en tratamiento desde septiembre.

El niño qom de siete años Néstor Femenía, que se encontraba internado en grave estado y tenía un déficit alimentario, falleció ayer al mediodía por un cuadro de tuberculosis pulmonar. Según se informó desde el hospital pediátrico Avellino Castelán, de Resistencia, Femenía sufrió una “enfermedad del colágeno que, asociada a la tuberculosis, provocó que su salud involucionara hasta un fallo multiorgánico y un derrame pericárdico que obligó a que se le realizara una punción para extraerle agua que comprometía el corazón y los pulmones”.

Néstor había ingresado en varias oportunidades al hospital: la primera de ellas el 15 de septiembre. En el parte médico de entonces se consignó que sufría déficit alimentario del 10% y tuberculosis pulmonar. El niño era el mayor de cinco hermanos y vivía junto con su familia en el paraje Paso Sosa, ubicado a 12 kilómetros de Villa Río Bermejito y a 315 km de Resistencia, consignó el diario chaqueño Primera Línea. La muerte del menor provocó indignación y conmoción en las redes sociales.

El niño pesaba 20 kilos y su caso había sido viralizado en las redes cuando se hizo pública una foto suya junto a su familia con un cartel que decía: “Amada Cristina, piedad”, tras confirmarse que estaba gravemente enfermo de tuberculosis y desnutrición, un cuadro que afecta a muchos miembros de las comunidades indígenas de El Impenetrable chaqueño.

La directora del hospital, Alicia Michelini, aseguró en declaraciones a Diario Chaco que siguieron “el protocolo previsto por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el tratamiento de pacientes con tuberculosis, pero hubo otros factores de riesgo que tienen que ver con lo social, lo ambiental y lo familiar que en este tipo de situaciones pesan como en cualquier patología crónica”.

“En el diagnóstico del niño encontramos que tenía una insuficiencia hepática, o sea el hígado no trabajaba adecuadamente y tenía trastornos de coagulación. Esta irritación serosa y producción de líquido constante nos hace pensar que pudo tener una patología de base o alguna enfermedad autoinmune y la tuberculosis pudo ser la causa en un terreno predisponente o que lo terminó de descompensar. Pero evidentemente tenía una enfermedad de base que es lo que motivó toda esta complicación posterior”, agregó.

Michelini recordó que la tuberculosis es una de las enfermedades más viejas del mundo y que a pesar de todo el avance de la ciencia se sigue prácticamente con los mismos tratamientos. “En lugares alejados o de peor situación social y educativa es donde se alojan los bolsones de tuberculosis”, indicó.

En el mismo sentido se expresó Walter Damián Vargas González, médico pediatra que atendió al niño. “Estamos muy conmovidos porque hicimos todo lo posible. Nosotros teníamos un vínculo con Néstor, lo seguimos y atendimos. Para nosotros no fue un número más, compartimos 40 días de su vida. Su cuadro se asoció a una enfermedad de tipo autoinmune que atacó en forma aguda pleura, pericardio e hígado, agravando el estado general del paciente”, dijo a Diario Chaco.

“Los médicos trabajamos con el Consejo de Salud Aborigen para facilitar la comunicación y el tratamiento de pacientes de comunidades indígenas. Y tenemos un codirector aborigen, Laurencio Rivero, con el mismo rango de codirector médico. Por lo cual la contención estuvo garantizada”, añadió.

Por su parte, Ariel Cáceres, psicólogo, quien asistió a la familia de Néstor, expresó que se buscó romper las barreras culturales que hay. “Si bien la familia tiene otras creencias sobre la enfermedad y la cura, tratamos de trabajar con articulación, que se pueda entender que la medicina puede ayudar”, señaló.

Rolando Núñez, coordinador del Centro de Estudios Nelson Mandela, una organización que trabaja con los sectores más excluidos y realiza informes de investigación social, había lanzado un llamado a las autoridades para que se ocuparan urgentemente del tema, cuestionando la falta de responsabilidad oficial y denunciando que Femenía sufría de desnutrición. “Además del calvario que atravesó este niño, su fallecimiento formará parte de las cifras negras de la salud porque su muerte no será registrada como derivación de la tuberculosis y de la severa desnutrición que cursó en vida”, sostuvo.

Según las publicaciones del Centro Mandela “el analfabetismo, la pobreza y el hambre son los agentes causales de una enfermedad que sufre gran parte del pueblo Qom. La desnutrición, con sus secuelas irreversibles, la mortalidad infantil, la desesperanza, el descreimiento y la marginalidad son los efectos directos.” En el comunicado de la institución se asegura además que la tuberculosis es la más extendida pandemia de la historia y que la violencia social e institucional son sus signos más destacados.

“La muerte de Néstor sintetiza y patentiza, con exactitud y objetividad, la profunda injusticia social instalada en la comunidad chaqueña. Este fallecimiento nos interpela a todos y pone al descubierto cómo se gobierna en Chaco y en la Argentina. Este fallecimiento responsabiliza a los dos gobiernos dado que el programa de lucha contra la tuberculosis es vertical, o sea que compromete al gobierno nacional y a cada gobierno provincial, en distintos tramos o eslabones. Es lo mismo que ocurre con el programa del Chagas”, concluye el comunicado de la organización no gubernamental. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video