Publicado el: 9, Ene, 2015

TIT-RPLCD


Terrorismo islámico: París bajo fuego por dos tomas de rehenes coordinadas
09/01 – 12:30 – Amedy Coulibaly amenazó con matar a los cinco rehenes que mantiene en un supermercado de París si la policía avanza sobre los hermanos Kouachi, atrincherados en una imprenta tras atentar contra la revista Charlie Hebdo.

Tal como se sospechaba, hay una conexión entre las dos tomas de rehenes que mantienen en vilo a toda Francia. Una fuente de la policía reveló que el terrorista islámico que mantiene a cinco personas secuestradas en Porte de Vincennes, este de París, amenazó con matarlas si hay un final trágico algo más al norte, en Dammartin, donde la policía rodea la imprenta donde se han refugiado los hermanos Cherif y Said Kouachi.

El primero está acusado de matar a una mujer policía el jueves en París. Los dos hermanos son los autores de la masacre en la redacción de la revista Charlie Hebdo, que dejó 12 muertos.

Lo que ya se sabe es que el terrorista atrincherado en un supermercado de comida kosher conoce a al menos a uno de los dos hermanos.

Cherif Kouachi fue juzgado en 2008 y condenado a tres años de cárcel, con 18 meses de pena condicional. Said, su hermano mayor, más discreto, estuvo en Yemen en 2011, donde recibió entrenamiento militar, según un responsable estadounidense.

Los hermanos Kouachi, dos franceses de origen argelino, siguieron los cursos religiosos del joven “emir” Farid Benyettou en domicilios privados o mezquitas de Stalingrad, un barrio popular del noreste de París.

A partir de 2003, Chérif siguió los cursos de Benyettou y poco a poco se fue convirtiendo, lo que le llevó entre otras cosas a dejar de fumar marihuana y a respetar los ritos religiosos, según fuentes cercanas al caso.

En sus cursos, Benyettou apoyaba la yihad en Irak, un tema que trató en particular con Chérif, a quien le decía que en ese contexto el islam considera “legítimos” los atentados suicidas.

“Cuando Benyettou me hablaba tenía la impresión que de cierta manera me decía: ‘¿ves? Las pruebas están delante tuyo'”, dijo Chérif Kouachi a los investigadores. “Cuando él hablaba, tenía la impresión que la verdad estaba ahí, delante mío”, aseguró.

En ese momento negó cualquier intención de actuar en Francia y no fue procesado.

Sin embargo, durante la investigación, Benyettou, que lo describió como “muy impulsivo y muy agresivo”, afirmó que Chérif Kouachi le habría hablado “de su intención de atacar a la comunidad judía en París antes de irse para participar en la yihad”.

En 2004 le manifestó a Benyettou su deseo de viajar Irak. El “emir” le confió la misión de “unirse al grupo de Abu Musab al Zarkaui”, dirigente en ese momento de la rama iraquí de Al Qaeda.
Benyettou “me habló de setenta vírgenes y de una gran casa en el Paraíso” y de “estrellar contra una base estadounidense un camión cargado de explosivos”, dijo Chérif.

Sin embargo, este un individuo “indignado por las torturas que los estadounidenses infligieron a los iraquíes”, no viajó.

En 2005 fue detenido antes de que tomara el vuelo rumbo a Siria, etapa previa a su ingreso en Irak. Dijo entonces que ya no estaba tan decidido y que había seguido sus planes por “orgullo”, según fuentes cercanas al caso.

Especialistas del islamismo radical piensan que Chérif Kouachi finalmente viajó a Irak después de salir de la cárcel en 2010, pero esa información no fue confirmada. También tienen dudas sobre el lugar donde los hermanos Kouachi aprendieron a usar armas.

La investigación sobre la red de Buttes-Chaumont aporta algunos elementos de respuesta.

Al parecer Benyettou lo puso en contacto con un “instructor” que le enseñó, según Chérif, el uso de las armas.

“Me explicó que había tres niveles de tiro: en seguridad, tiro por tiro o en ráfagas” y “los tipos de municiones” en un curso que duró una hora, dijo Chérif, que agregó que también había buscado información en internet sobre los fusiles kalachnikov. (Infobae)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video