Publicado el: 21, Ene, 2015

TIT-RPLCD


Los peritajes no despejaron las dudas sobre la muerte del fiscal Nisman
21/01 – 10:30 – El estudio para determinar si en sus manos había restos de explosivos dio negativo; habrá un nuevo análisis sobre la pistola secuestrada; una nota con un pedido a la empleada doméstica para el día después de su muerte es otro dato sugestivo.

Cuando la conmoción y el estupor siguen latentes en la sociedad, revelaciones de las últimas horas arrojan más dudas sobre la hipótesis del suicidio del fiscal federal Alberto Nisman , que tenía a su cargo la investigación del atentado contra la AMIA, en 1994.

El resultado de un peritaje, una lista de encargos para la empleada doméstica y una fotografía del escritorio del fiscal son algunos indicios que sumaron dudas sobre la hipótesis del suicidio. Además, los investigadores de la muerte del fiscal adelantaron que analizarán con detenimiento todas las llamadas y todos los mensajes entrantes y salientes de los teléfonos de Nisman durante los cinco días previos a su muerte.

Si bien no es determinante, un peritaje hecho para saber si en la mano derecha de Nisman había restos de explosivos dio negativo. Así lo informó la fiscal a cargo de la causa, Viviana Fein.

Para despejar dudas, se hará un nuevo estudio. Según informaron fuentes judiciales, se hará disparar nuevamente la pistola Bersa calibre .22 con la que presuntamente se disparó Nisman para saber si deja o no residuos como plomo, bario y antimonio, provenientes del fulminante del cartucho.

Sin embargo, la fiscal Fein le restó importancia al resultado del microscopio electrónico de barrido (MEB), que se usa para identificar estos restos. “Lamentablemente [sic] el resultado dio negativo. Los expertos ya habí­an advertido que el resultado podí­a ser ése”, sostuvo Fein antes de tomarles declaración a los custodios del fiscal Nisman.

La representante de Ministerio Público explicó que, además, se harán “cotejos de ADN” sobre el material presente “en el arma y en el lugar”, para determinar “si toda esa sangre pertenece al doctor Nisman” o pudo haber allí terceras personas.

Ayer, en diferentes medios de comunicación, el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, prefirió la cautela y no aventurar ninguna línea de investigación.

El funcionario nacional se refirió a la investigación de Fein y a las dudas que surgieron en las últimas horas y sostuvo: “No descartamos nada, al contrario, pone a la fiscal en la obligación de emplear la mayor fuerza investigativa para descartar cualquier tipo de hipótesis: suicidio, suicidio inducido u homicidio”. Y agregó: “La fiscal tiene una responsabilidad muy grande. Vemos que está trabajando mucho y hay que ayudarla a generar todas las pericias que necesita”.

Ayer, en tanto, volvió de sus vacaciones en Brasil la jueza Fabiana Palmaghini, que durante las primeras horas de la causa había sido subrogada por su colega Manuel de Campos. La magistrada debió interrumpir su descanso ante la gravedad de los hechos. Una de las primeras diligencias que tomó fue una inspección en el departamento de Nisman, en la torre Le Parc, de Puerto Madero.

En el lugar también estuvo la ex mujer y madre de las dos hijas adolescentes de Nisman, la jueza federal de San Isidro, Sandra Arroyo Salgado, que volvió de sus vacaciones en Europa.

Sin conjeturas

Apenas llegó al país, Arroyo Salgado fue al despacho de Fein para interiorizarse de las medidas adoptadas en el expediente, según contó la fiscal. En la puerta de las oficinas del Ministerio Público, en Tucumán al 900, los periodistas le preguntaron si creía en la hipótesis del suicidio. La ex mujer de Nisman respondió con un lacónico “no”. También afirmó: “No puedo hacer conjeturas”.

Otra de las revelaciones que, para la familia de Nisman, ponen en duda la hipótesis del suicidio es una presunta carta con encargos que el fiscal preparó para su empleada doméstica, en la que detallaba compras que debía hacer el lunes. Así lo reveló el ex presidente de la DAIA Jorge Kirszenbaum, que tenía trato habitual con Nisman. Dijo que a él se lo contó un familiar del fiscal.

Sobre la pistola calibre .22 que, según la hipótesis del suicidio, habría utilizado Nisman para quitarse la vida, se supo que en la fiscalía de Fein se presentó espontáneamente el colaborador del fiscal, dueño del arma, para ofrecer precisiones. El joven, de 35 años, explicó que por pedido de su jefe el sábado pasado en horas de la tarde fue a la torre Le Parc de Puerto Madero para llevarle el arma, ya que la necesitaba por seguridad. “Ahora, los dichos del testigo serán cotejados con las imágenes de las cámaras de seguridad” del edificio, dijo una fuente del caso. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video