Publicado el: 24, Feb, 2015

TIT-RPLCD


Jueces y fiscales acusaron a Cristina de presionar a la Justicia
24/02 – 10:00 – Jueces y fiscales, entre ellos algunos de los organizadores de la Marcha del Silencio en homenaje al fiscal Alberto Nisman, le contestaron airadamente a la presidenta Cristina Kirchner, que los acusó de integrar un partido judicial que busca derrocar al Gobierno mediante un golpe institucional. “El Judicial no es un partido, sino un Poder del Estado”, le recordó la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional a la jefa de Estado.

Por: Hernán Cappiello
“Las pasiones desbordadas -la irracionalidad del fanatismo- deben dejar lugar al diálogo y la concordia”, pidieron los magistrados en un comunicado, al tiempo que denunciaron que los ataques presidenciales son “un vulgar y no por eso menos peligroso intento de presión y condicionamiento”.

Cristina Kirchner difundió el sábado una carta mediante su cuenta de Facebook en la que dijo que la marcha por Nisman fue “el bautismo de fuego del Partido Judicial”, al que calificó de “opositor y destituyente del Gobierno”. La Presidenta señaló que estos jueces y fiscales “suplantan al Partido Militar” para dar golpes de Estado, pero no “violentos” sino, ahora, con una “modalidad más sofisticada”, que incluye una articulación “con los poderes económicos concentrados y el aparato mediático monopólico”. El gremio que agrupa a los jueces le contestó que los poderes del Estado deben controlarse unos a otros y que otra cosa es una “intromisión inadmisible”.

Por eso, como los tildaron de golpistas, los jueces y fiscales dijeron que “quien tenga una denuncia que formular por el desempeño de un magistrado o funcionario, debe realizarla”, y si no lo hace se trata de “reiterada y metódica amenaza, expresa o velada, que resulta impropia de un sistema republicano”.

“Resulta inadmisible la acusación o amenaza fundada en la mera discrepancia con el contenido de las resoluciones judiciales”, dijeron, y recordaron que entre los jueces y fiscales hay funcionarios “de las más diversas ideologías y se encuentran separados -y también, paradójicamente, unidos- por las más variadas diferencias”.

“Mal material para constituir un «partido». No son destituyentes (tal el neologismo acuñado hace unos años) ni golpistas (…) los que opinan distinto o señalan errores”, le dijeron, y repudiaron “el discurso maniqueo que bajo la apariencia de denunciar divisiones, en realidad pretende generarlas.” Los magistrados reivindicaron pertenecer al “partido de la Constitución, forjado desde la institucionalidad”. Y recordaron que fue el Gobierno el que se propuso partidizar la Justicia y la propia Asociación de Magistrados, “desvirtuando los objetivos y el funcionamiento del Consejo de la Magistratura”.

“Como no lo han logrado más que con una pequeña parte de sus integrantes, intentaron luego -con menos éxito aún- fracturarla. Pero sólo han conseguido fortalecerla aún más en sus convicciones democráticas y republicanas”, dijeron en alusión al surgimiento de la agrupación Justicia Legítima y al apoyo kirchnerista a la Lista Celeste de la Asociación de Magistrados, cuya principal referente, la jueza Gabriela Vázquez, preside el Consejo de la Magistratura.

“Los funcionarios judiciales no gobernamos ni deliberamos”, afirmaron. Añadieron que su tarea es “asegurar la vigencia de la Constitución y las instituciones”.

El comunicado fue elaborado por la Asociación de Magistrados. Ricardo Recondo, su presidente, está de vacaciones, pero opinó y sugirió párrafos por mail. Trabajaron en la redacción del texto los vicepresidentes: en representación de los jueces Alejandro Sudera; de los fiscales, Ricardo Sáenz; de los defensores, Gustavo Kollman, y Mariano Pérez Roller por los funcionarios.

El tenor del comunicado original era de un tono un poco más subido, dijeron fuentes de la Asociación. Evaluaron, no obstante, que no era el adecuado. Estiman los representantes de los jueces y fiscales que la carta de Cristina Kirchner en Facebook es sólo el principio de una andanada de mayor calibre, que culminará el 1° de marzo en el Congreso, con motivo del discurso de apertura del año legislativo.

Los escenarios que se plantean son todos de alarma: piensan que la Presidenta anunciará la inmediata puesta en marcha del nuevo Código Procesal Penal para permitir que asuman los fiscales subrogantes ya nombrados, paralizados por una decisión judicial. Otros más audaces creen que habrá un redoblado esfuerzo por reeditar la “democratización de la Justicia”, congelada hace dos años.

Por eso ponen especial atención en las palabras que pronuncie el presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Ricardo Lorenzetti, cuando le toque inaugurar el año judicial en una ceremonia prevista para el 3 de marzo próximo. Lo reconocen como la voz que puede contraponer la palabra de los jueces ante el embate del Poder Ejecutivo. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video