Publicado el: 25, Feb, 2015

TIT-RPLCD


En un año y medio, Aerolíneas perdió casi mil millones de dólaresin
25/02 – 12:00 – A pesar de eso, su productividad cae, según cifras oficiales.

Por: Pablo Fernández Blanco
Aunque todos los años subsiste gracias a los fondos millonarios que le transfiere el Gobierno, bajo la gestión estatal Aerolíneas Argentinas muestra una irrefrenable tendencia a incorporar empleados, muy por encima de otras compañías de características similares. Así lo corroboran los números oficiales de la empresa.

Según las últimas cifras disponibles, en 2008, cuando la presidenta Cristina Kirchner ordenó su nacionalización, Aerolíneas y Austral tenían 8130 empleados. En 2013, esa cifra había aumentado 21%, hasta los 9860 trabajadores. De manera que bajo la gestión estatal su plantilla se incrementó en 1730 nombres, pese a que en el mismo lapso dejaron de trabajar unos 1600 empleados.

El dato abona las críticas de quienes sostienen que la línea aérea es una fuente de empleo para los miembros de La Cámpora, la agrupación política que responde a Máximo Kirchner

Hay razones para creerlo. El presidente de Aerolíneas Argentinas es Mariano Recalde, uno de los miembros más reconocidos de la organización. Y colocó en mandos intermedios a algunos de sus compañeros de militancia, como Lucas Bergman, Pablo Ceriani (área Económica Financiera), Christian Landriscina (gerencia de Área Producción), Fabián Lombardo (Comercial), Juan Núñez Aguilar (Planificación Estratégica de Operaciones), Hernán Jara y Karina Lormant (Recursos Humanos) y María José Salvatierra (gerencia de Compras).

Además, el mayor incremento de empleados se dio en el personal en tierra que trabaja en la Argentina, que en la mayoría de los casos no requiere mucha capacitación adicional. Pasó de 4093 hasta 5126 empleados, con un incremento de 27 por ciento.

En cambio, el personal en el exterior casi no aumentó.

Los empleados en vuelo también registraron un aumento importante, del orden del 25%. Entre otras cosas, por la gran cantidad de pilotos que se incorporaron en el último tiempo. Jorge Pérez Tamayo, el ex hombre fuerte de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), dio sus razones: “Se incorporaron alrededor de 200 pilotos para trabajar en una flota que luego no se amplió en esa medida. Primero se iban a cubrir destinos en el país y el exterior que luego fueron anulados. Por eso sobran”, explicó.

Mientras creció el personal de la compañía aérea, también lo hicieron los subsidios del Estado a la empresa, que en el Gobierno prefieren llamar transferencias. En total, Aerolíneas recibió 16.555 millones de pesos desde 2008 hasta 2013. Si se cuentan por año, en el período las transferencias crecieron 267 por ciento. Y el rojo, que se redujo en el último tiempo, fue de nada menos que de 247 millones de dólares en 2013, según las cifras que informó el propio Recalde.

Aunque no están listos los estados contables del año pasado, las proyecciones de la empresa para 2014 arrojaban apenas “una disminución de la pérdida” cercana a los US$ 60,5 millones. “Esto representa una reducción de 22,7%”, según uno de los informes que presentó al Congreso el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.

Mala nota

Desde Aerolíneas suelen defender el incremento de personal por la mejora en el servicio. Según sus números, desde que el Estado se hizo cargo de la empresa hasta 2013 aumentó 85% los vuelos, 51% la cantidad de horas voladas, llegó a más de ocho millones de pasajeros transportados y casi cuadruplicó el valor de su flota, hasta los 1335 millones de dólares.

Aun así, la compañía muestra una distancia importante en cantidad de empleados respecto de otras compañías del rubro. Por ejemplo, tiene uno de los promedios más bajos de la red SkyTeam, que reúne a compañías aéreas de todo el planeta y de la cual forma parte.

Por ejemplo, la empresa que maneja Recalde transporta, según números de marzo de 2014, exactamente 631 pasajeros por empleado, mucho menos que los 2746 de Air Europa, la más eficiente del grupo, o que los 2000 de la norteamericana Delta. Aerolíneas está por debajo de Air France, Alitalia y Aeroméxico, para citar algunos ejemplos.

En tanto, el promedio de SkyTeam es 1278 pasajeros por empleado, el doble que Aerolíneas.

Si se hace la cuenta en términos de empleados por avión, los números tampoco son favorables. En promedio, la línea aérea le dedica 295 a cada unidad, mientras que Air Europa sólo 75, y Delta, 110.

El crecimiento de la plantilla muestra otras variaciones. La que más aumentó es la compañía madre, Aerolíneas, que subió 23,5% su plantilla, mucho más que Austral, que lo hizo en 12% y de manera más moderada en cada año.

La cantidad de empleados de la línea aérea desencadenó polémicas en el pasado reciente con la Auditoría General de la Nación (AGN), que audita sus balances, algo que no ocurre con otras compañías con mayoría estatal, como la petrolera YPF.

En su último informe, la AGN no encontró errores en los balances hasta 2012, el último año auditado, pero criticó el aumento de la plantilla. Dijo que, comparado con otras empresas, “Aerolíneas Argentinas y Austral presentan costos en personal 75% más alto”. Recalde le respondió por radio de manera curiosa. “Es cierto que Aerolíneas Argentinas cuenta con una planta de personal mayor que otras compañías. Éste es un dato que viene desde la privatización. Elegimos crecer en lugar de ajustar y achicar”, dijo. Luego reconoció: “Es cierto que en algunos lugares no hacen falta. Pero hay áreas en las que sí se necesitan más personas”.

Pese a que los números oficiales muestran un incremento importante de la plantilla, algunos especialistas creen que podrían estar subestimados, como ocurre con otras estadísticas a cargo del Estado. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video