Publicado el: 20, Mar, 2015

Para el fiscal Moldes es prematuro archivar la denuncia contra la Presidenta


El fiscal Moldes rechazó con duras críticas el fallo de Rafecas y pidió a la Cámara que se investigue la denuncia de Nisman - Foto Infobae
20/03 – 09:20 – Los jueces de la Sala I de la Cámara Federal ya están en condiciones de decidir si confirman la denuncia del fiscal Alberto Nisman contra la presidenta Cristina Kirchner por querer desligar a Irán del atentado contra la AMIA. El fiscal de Cámara Germán Moldes, con chicanas e ironía, argumentó que desestimar el caso y archivarlo es prematuro, y que hay que analizar los hechos para decidir si existió el delito.

Por: Hernán Cappiello
Por su parte, los representantes de algunos de los acusados -excepto la Presidenta, que no presentó abogado- argumentaron que hay que enterrar la denuncia del fiscal por “temeraria” y por estar más destinada a ser publicada por los medios para dañar la imagen presidencial que a investigar un delito.

La Sala I, integrada por los jueces Eduardo Freiler, Eduardo Farah y Jorge Ballestero, tiene ahora cinco días hábiles para resolver a partir del momento en que convoquen al acuerdo y los camaristas se reúnan para tratarlo. Pero estos plazos, se indicó, son ordenatorios, no perentorios, y es probable que el tribunal se tome un tiempo, aunque no mucho mayor, para resolver.

La denuncia de Nisman contra la Presidenta comprende al canciller Héctor Timerman, al diputado camporista Andrés Larroque -ambos con abogados presentados en la causa-, al ex piquetero Luis D’Elía, al supuesto hombre de inteligencia Allan Bogado y al representante de la comunidad iraní aquí Jorge Alejandro “Yussuf” Khalil, entre otros acusados incluidos en la denuncia de Nisman, ratificada luego por el fiscal federal Gerardo Pollicita.

El juez federal Daniel Rafecas, en un fallo firmado 48 horas antes de que la presidenta presidiera la Asamblea Legislativa con su discurso de apertura del período ordinario de sesiones, desestimó la denuncia al resaltar que era imposible pensar una actitud de la mandataria como la descripta en la denuncia.

El fiscal Pollicita apeló y el fallo de Rafecas deber ser revisado ahora por la Cámara Federal.

Ayer, Moldes elogió por su detallado análisis la apelación de Pollicita, a la que se remitió, e insistió en la necesidad de investigar a la presidenta Cristina Kirchner antes de desestimar la causa.

“Es, cuanto menos, prematuro”, escribió el fiscal. Dijo que es necesario hacer, por lo menos, una “batería básica de medidas”. Pollicita había pedido realizar 46 medidas de prueba. Consideró que el juez, antes de decidir sobre los hechos, debe conocerlos.

Moldes recurrió a una “chicana” al comparar este caso con el del fiscal Carlos Gonella, uno de los favoritos de la Presidenta. La procuradora general, Alejandra Gils Carbó, había sido denunciada porque Gonella había actuado como fiscal cuando no había sido designado como tal.

El juez Sebastián Casanello desestimó la denuncia, sin realizar medidas de prueba, sino por una interpretación del derecho.

Pero esta Cámara con la misma integración revocó ese fallo. “La desvinculación exprés de funcionarios deja poco lugar al ideario de justicia en las expectativas sociales y en la imaginación popular”, indicó.

El escrito termina con una irónica posdata: “Otro si digo: Consiento la habilitación de la feria judicial”.El párrafo obedece a que Rafecas dijo que por error había escrito que habilitaba la feria judicial para notificar su fallo, cosa innecesaria porque lo firmó el 26 de febrero, no en enero, cuando se da la feria.

Argumentos de la defensa

La abogada de Larroque, la ex jueza Lucila Larrandart, fue la más enérgica de los letrados que se opuso a que se reabriera el caso.

Dijo que la denuncia de Nisman sumó tres fracasos y no es más que una serie de repeticiones, suposiciones y afirmaciones “sin sustento alguno” que, además, “no encuadran en ninguno de los tipos penales”.

Sostuvo la abogada Larrandart que “la indefinición sobre los hechos viola el principio de legalidad y el derecho de defensa”. E insistió en que la Justicia debe “ponerle límite” a la utilización con fines políticos de una práctica repetida, como “es enmarcar cualquier presentación ante la Justicia como una denuncia, con el solo fin de que sea difundida por los medios para dañar la imagen pública de cualquier funcionario”.

Por su parte, el abogado Alejandro Rúa, en representación del canciller Timerman, hizo un análisis pormenorizado del fallo de Rafecas.

Dijo que la resolución no fue ni anticipada ni prematura, sino que fue “definitivamente oportuna”.

Y, además, “en consonancia con todos los elementos de prueba” existentes, que hacen innecesaria la realización de nuevas medidas de prueba como las que había pedido el fiscal Pollicita.

El abogado de Timerman entendió que la presentación del fiscal Nisman era temeraria, como surge de la sola lectura del Memorándum firmado con Irán y otros documentos reseñados por la defensa. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video