Publicado el: 25, Mar, 2015

Londres refuerza el presupuesto militar para las islas Malvinas


El Reino Unido negó que haya una base de la OTAN o armas nucleares en las Islas Malvinasmalvinas
25/03 – 09:20 – Lo justificó por considerar que hay una “amenaza muy viva” de invasión; la Casa Rosada rechazó esa hipótesis y vinculó la denuncia con la campaña electoral británica; nuevo llamado al diálogo.

Por: Mariana Verón
Gran Bretaña anunció ayer que reforzará su presupuesto militar en las islas Malvinas ante lo que considera una “amenaza muy viva” de invasión por parte de la Argentina, una versión rechazada de plano por la Casa Rosada, que anoche la calificó como “inverosímil”. Además, le exigió al primer ministro, David Cameron, la apertura de una negociación.

Como respuesta oficial, el Gobierno consideró “absolutamente injustificable que se agite el fantasma de una presunta amenaza argentina para aumentar el presupuesto militar británico y consolidar la creciente militarización de las islas”, que la presidenta Cristina Kirchner ya había denunciado ante las Naciones Unidas en enero de 2012.

El encargado de subir la tensión fue el secretario de Defensa británico, Michael Fallon, quien consideró que existían “constantes intimidaciones del gobierno argentino” que obligaban a su país a incrementar el presupuesto militar destinado a las islas, con un refuerzo de 267 millones de dólares para los próximos diez años.

“La principal amenaza a las islas siguen siendo las injustificables demandas de soberanía de la Argentina”, puntualizó el funcionario en una sesión abierta del Parlamento británico que se realizó ayer.

Según anunció, el aumento de la presencia militar incluirá la renovación de los misiles de defensa aérea Rapier; el traslado de dos helicópteros de transporte de tropas Chinook que hasta ahora servían en Afganistán y que llegarán a mediados del año próximo, y un sistema de comunicación mejorada para la base militar de Mount Pleasant, ubicada en la región más llana de la isla Soledad.

Como parte del dispositivo de defensa, el funcionario se comprometió a mantener el buque HMS Clyde, que patrulla permanentemente las costas del archipiélago, aunque descartó cambios en el número de personal destinado a las islas Malvinas, estimado en unos 1200 hombres. Según dijo Fallon, esa cantidad es la correcta. El anuncio del secretario británico fue seguido de declaraciones de Cameron, que argumentó que esas medidas darán garantías a los isleños. “Siempre los defenderemos”, se explayó a través de un vocero, según citó la agencia AFP.

El refuerzo militar en las Malvinas se confirmó después de que el diario sensacionalista The Sun publicara que Rusia había ofrecido aviones bombarderos a la Argentina. Incluso también The Mirror había dado cuenta del inminente anuncio que haría la administración británica.

En su presentación ante la Cámara de los Comunes, Fallon aclaró que “ese acuerdo en particular [con Vladimir Putin] no ha sido confirmado”, aunque sostuvo igual que “la amenaza por supuesto persiste”.

Desde que se conoció esa versión periodística, tanto la embajadora argentina ante el Reino Unido, Alicia Castro, como el ministro de Defensa, Agustín Rossi, calificaron de una “locura” propia de un diario “basura” esa hipótesis y la adjudicaron al “lobby militar británico”. La propia Castro hizo declaraciones poco antes de que se conociera el informe de Fallon ante el Parlamento, que ella misma iría a escuchar.

Fue allí desde donde el ministro de Defensa británico confirmó el refuerzo presupuestario. “Esto no sería necesario si no sufriéramos constantes intimidaciones del gobierno argentino”, se justificó. Y subió aún más la tensión al exigirle al Gobierno que dejara de pedir en los foros internacionales por la soberanía sobre las islas. “Lamentablemente, la Argentina todavía mantiene su reclamo y tenemos que responder a eso”, dijo en una entrevista con BBC Radio en la que hasta intimó a la Casa Rosada a “abandonar estos reclamos” porque, según dijo, “no tienen fundamento en la ley internacional”.

El Gobierno reaccionó con dureza anoche y reiteró que “el diálogo y la negociación, y no las armas, son el único camino para resolver la cuestión”. La Cancillería no se privó de meter la campaña electoral británica (hay comicios el próximo 7 de mayo) en medio de la nueva polémica bilateral: “Esos cuantiosos fondos deberían ser usados en beneficio del pueblo británico para combatir el desempleo, mejorar la educación, la salud y profundizar la inclusión social. No se puede seguir engañando a los ciudadanos y contribuyentes del Reino Unido agitando fantasmas del pasado”.

El Gobierno consideró una “triste y lamentable paradoja” que justo un 24 de marzo, a 39 años del golpe militar, “se use a las islas Malvinas como tema de campaña electoral en el Reino Unido y se invoque reiteradamente una guerra iniciada hace 32 años por esa dictadura genocida”.

El texto reproducido parcialmente más tarde por la presidenta Cristina Kirchner a través de su cuenta de Twitter consideró “inverosímil” esa presunta invasión y acusó al Reino Unido de “ignorar deliberadamente la búsqueda de una solución pacífica”. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video