Publicado el: 1, Abr, 2015

El nuevo staff de “Wado” en Casa Rosada: entre La Cámpora y la lista de la ex SIDE


El nuevo staff de "Wado" en Casa Rosada: entre La Cámpora y la lista de la ex SIDE
01/04 – 09:30 – En la secretaría de Presidencia, De Pedro designó como segundos a dos referentes de La Cámpora y nombró a asesores de perfil militante; coincidencias con la lista de empleados de la nueva AFI.

Por: Maia Jastreblansky
Después de once años de “gestión Parrilli “, donde la secretaría de Presidencia funcionó como un reloj bajo las órdenes del “mayordomo” de Cristina Kirchner, al primer piso de la Casa Rosada llegó Eduardo “Wado” De Pedro . Y con él, un staff nuevo de perfil militante, con roles más políticos que administrativos, encabezado por referentes de La Cámpora. Algunos de ellos lograron escalar a velocidad, tras los cambios de Gabinete que desató la guerra de espías en la ex SIDE.

A escasos días de asumir, Wado, uno de los interlocutores de mayor confianza de la Presidenta, nombró a dos personas de su extrema confianza en los puestos más altos de su organigrama. José Lepere fue designado subsecretario general de Presidencia. Se trata del ex prosecretario de coordinación operativa del Senado, y un activo militante de La Cámpora en el conurbano bonaerense y en las redes sociales.

La segunda espada y subsecretario de “Wado” es Sebastián López Coppola, otro camporista que, hasta comienzos de este año, dirigió el Foncap, una entidad dependiente del ministerio de Economía. Con la rotación de funcionarios que ordenó la Presidenta tras el descabezamiento de la SIDE, López Coppola dio un curioso salto: además de prestar servicios en la casa de gobierno -a sólo un pasillo de distancia del despacho de Cristina Kirchner- este platense de 38 años figura en una lista de personal de la ex SIDE, comandada ahora por Parrilli, nuevo “señor 5” del organismo.

Así surge del listado de 138 personas con el nuevo personal de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), según publicó la revista Noticias el 14 de marzo. López Coppola oficia de secretario administrativo de De Pedro en el puesto que históricamente desempeñó Susana “Mimí” Baum, cuya función era darle seguimiento a la agenda de Cristina Kirchner. Al mismo tiempo, su nombre integra la flamante nómina de empleados de la AFI.

Consultado por LA NACION López Coppola aseguró que “su único trabajo” es el que desempeña en Presidencia. Desde la oficina privada de Parrilli, no obstante, admitieron que los nombres de la lista de 138 empleados “son reales” aunque se negaron a brindar detalles. Ante este doble registro, el colaborador de De Pedro insistió con que tiene “dedicación exclusiva” en Balcarce 50.

López Coppola creció en la gestión pública apadrinado por José Ottavis, una de las caras más visibles de la mesa chica de La Cámpora. Economista y profesor de la UTN, dirigió el Foncap hasta el 26 de enero último, según los registros oficiales. Pocas semanas después, el 4 de marzo, fue designado como subsecretario de Coordinación de la secretaría general de la Presidencia, con más de 30 personas a cargo. A diferencia de Lepere, no tiene perfil en Twitter. Y en Facebook figura sin fotos, ni información personal.

La nueva y “democratizada” AFI comandada por Parrilli reclutó a militantes de La Cámpora y el Movimiento Evita para conformar un plantel nuevo de empleados públicos y espías, luego que la Presidenta ordenara una limpieza en los servicios de inteligencia. Tal como publicó LA NACION, durante el verano, decenas de partidarios del kirchnerismo realizaron un curso exprés de 20 días en la Escuela Nacional de Inteligencia (ENI), ubicada en la calle Libertad al 1200.

Por el secreto que deben guardar sobre los agentes, los nombres no se hicieron públicos de manera oficial, ni es clara la división entre quienes cumplen funciones administrativas y quienes son formados para realizar tareas de espionaje.

“De otro palo”

Quienes conocen al nuevo equipo de “Wado” aseguran que, además de los dos subsecretarios, sumó a una decena de asesores de menor rango, todos ellos jóvenes profesionales de perfil militante. “No hubo avisos en los diarios para contratarlos. Llegaron allí por La Cámpora”, confió un funcionario con llegada a la Casa Rosada.

Para la dirección general de la Administración, el área que se ocupa de las contrataciones y los asuntos contables, De Pedro nombró a Analía Soledad Gruben, una contadora de 32 años y empresaria del rubro gastronómico. También circula por los despachos de la Casa Rosada Gerónimo Ustarroz, primo y hermano de crianza de “Wado” y su mano derecha en el armado político de La Cámpora en territorio bonaerense.

Además de las nuevas caras, otros cambios se respiran en la secretaría presidencial desde la llegada de De Pedro. La diferencia de perfiles con sus antecesores es clara. El de Parrilli (el mayordomo, como fue bautizado en los pasillos de la Rosada) era un modelo aceitado y verticalista. “Todas las decisiones pasaban por los ojos de Oscar”, asegura un funcionario con llegada a la casa de gobierno. Durante su interinato, Aníbal Fernández (que ocupó el cargo durante dos meses) convocó a su gente, incluida a su esposa, Silvina Elena Zabala. Cuando el ex senador se mudó a la jefatura de Gabinete, se llevó a su tropa.

Los cargos vacantes fueron ocupados por “Wado” con personas de su entorno cercano. “La mayoría del nuevo team son jóvenes profesionales que combinan su trabajo con la militancia en La Cámpora”, manifestó a LA NACION un funcionario que conoce el funcionamiento de la Casa Rosada.

“Vienen de otro palo y están aprendiendo el trabajo ejecutivo. Todavía están verdes para el manejo cotidiano de la agenda presidencial y de los expedientes administrativos”, agregó el funcionario.

Rol político

“Wado” también llevó a la política a la secretaría de Presidencia. Otro dirigente con acceso al trabajo a esos despachos describió: “Llegó con una agenda plagada de reuniones con referentes de peronismo, es mucho más un operador político que un gestor de la actividad presidencial”.

Ese rol, de hecho, se formalizó cuando “Wado” reemplazó a Juan Carlos Mazzón, histórico enlace de la Casa Rosada con los dirigentes del PJ que renunció intempestivamente a mediados de marzo.

Según aseguraron desde Balcarce 50, en los ocho meses que le restan de gestión, el equipo de De Pedro estará dedicado a organizar las filas propias en la cuenta regresiva que marca la agenda electoral. (La Nación)

Dejar un comentario



Mostrando 2 Comentarios
Publica tu comentario
  1. miguel dice:

    O sea : una cueva de ñoquis ,inútiles y para nada funcionales a las necesidades urgentes de la naciòn,arreglan su quintita para tratar de seguir prendidos sin laburar,Dios nos libre…..

  2. miguel dice:

    El tartamudo este tardaria un.año para. dar una orden ,che no hay uno normal …..

Publicidad

OPI Video