Publicado el: 6, Abr, 2015

La UOM busca un aumento de 32% que sería referencia de otras paritarias


Antonio Calo de la CGT oficialista deja el mausoleo de la familia Kirchner esta tarde - Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz
06/04 – 09:20 – Eclipsadas por los reclamos sindicales en contra del impuesto a las ganancias, las paritarias avanzan en un terreno de incertidumbre. Hasta el momento, salvo la negociación salarial de los docentes y de algunas dependencias públicas provinciales, la mayoría de los acuerdos entre privados que debían cerrarse en el primer trimestre fueron aplazados con pagos a cuenta ante la vacilación inflacionaria.

Por: Nicolás Balinotti
Esta semana, sin embargo, se podrían encadenar una serie de negociaciones que permitirían conocer la pauta salarial promedio que el Gobierno está dispuesto a aceptar. El aumento de referencia lo podría trazar la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), cuyo líder, Antonio Caló, es, además, el número uno de la CGT que está alineada con la Casa Rosada.

Después de una serie de encuentros, la cúpula de la UOM se reunirá hoy con los representantes de las cámaras industriales para avanzar en el trato salarial. Será un cónclave preliminar en el gremio, que servirá de antesala a lo que se podría definir de manera oficial pasado mañana, en la sede del Ministerio de Trabajo.

Tomada, Caló y Moyano

La UOM ya blanqueó sus intenciones: una suba de 32 por ciento en dos pagos o una suma no remunerativa de $ 2000 hasta junio para negociar a mitad de año el porcentaje del alza anual. La alternativa transitoria le permitiría a Caló eludir la responsabilidad de ser el sindicato que haya firmado la paritaria testigo, una situación que supo encabezar Hugo Moyano, con sus camioneros, cuando era aliado del kirchnerismo.

Caló ya dio señales internas de que aceptaría una suba por debajo de 30% siempre que se concreten las promesas oficiales de modificar los alcances del impuesto a las ganancias al término del circuito paritario. “Cerramos por debajo de 30% si hay novedades en Ganancias y si nos dan algún pago extra no remunerativo. Vamos a estar entre 27 y 30, calculamos”, precisó un empinado dirigente de la UOM que estará hoy en la mesa de negociación cara a cara con los empresarios.

En caso de que prospere el plan B y se acuerde postergar la paritaria con un pago a cuenta, la UOM intentará incluir en el trato a sus afiliados que se desempeñan en electrónica y autopartes, rubros que quedaron al margen del beneficio del bono de fin de año de $ 2000, que se abonó entre enero y febrero de 2015.

En su rol de empleador, el Estado Nacional ya exhibió hasta cuánto está dispuesto a ceder: cerró en 27% la negociación con los docentes, que acordaron, además, duplicar el fondo de incentivo.

Negociaciones clave

Están además en curso otras dos paritarias clave en las que podría haber novedades durante la semana: se trata de la de los bancarios y la de los colectiveros de la UTA, dos gremios que tuvieron un rol protagónico en el paro nacional del martes pasado en contra del tributo que pesa sobre los salarios.

Tanto los bancarios como la UTA postergaron su paritaria a principio de año con pagos a cuenta: los bancarios obtuvieron $ 9600 y los colectiveros, $ 5000. Ambos deberían definir ahora el porcentaje del aumento anual, aunque no descartan replicar lo del primer trimestre y aplazar el cierre para junio, como también evalúa la UOM de Caló. Y si no se aventuran anuncios en lo relativo a Ganancias, el referente bancario y el de los colectiveros, Sergio Palazzo y Roberto Fernández, respectivamente, advirtieron que pedirán subas que podrían estar por encima de 40%.

“En la paritaria, hay dos negociaciones en paralelo: cuánto sube el sueldo y el pago de la compensación por Ganancias”, argumentan en la Asociación Bancaria. El gremio tiene un acuerdo pionero con algunas entidades que compensan las quitas impositivas. El convenio es con el Banco Ciudad (depende de Mauricio Macri) y con el Banco Provincia (Daniel Scioli), si lo decodifica en términos político-electorales. El gremio busca ahora ampliar el acuerdo al sector privado, en el que las compensaciones serían selectivas y no para todo el personal.

“Si no hay cambios en Ganancias se van a distorsionar las paritarias. Aquellos sindicatos que estemos afectados no vamos a reclamar sólo la actualización, vamos a reclamar también el impacto que tiene hoy Ganancias sobre el salario, que, en un sueldo promedio, está entre 12 y 14%”, precisó Palazzo en Radio La Red. Es decir, el combo sería: porcentaje de la inflación anual más el impacto del tributo. Así, el porcentaje se dispararía a 40% o más, según el análisis que trazaron en La Bancaria.

En 2014, la inflación tuvo múltiples rostros. El Indec reportó un cierre de 23,9%. Los estudios privados registraron una suba cercana a 38%, mientras que los diputados de la oposición calcularon un 41%. La referencia que tomarán los sindicatos es todavía incierta. Tal vez se conozca alguna certeza después del trato que podría cerrar esta semana la UOM, que serviría de espejo para otros gremios afines al Gobierno, como el de Empleados de Comercio y la Unión de Obreros de la Construcción. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video