Publicado el: 8, Abr, 2015

Ganancias: más quejas de gremios oficialistas


El Gobierno admitió que debería subir el piso de Ganancias, pero aclaró que hoy no es posible
08/04 – 09:30 – El sindicalismo encontró en su insistente reclamo para modificar el impuesto a las ganancias la excusa perfecta para acelerar su reunificación. Al margen de las negociaciones secretas para repartir el poder en caso del surgimiento de una eventual CGT unificada, cada gremio avanza en su propio plan de protestas. Así, hoy, a ocho días del paro que activaron los sindicatos que comulgan con las centrales opositoras, hay cada vez más organizaciones de la CGT más cercana al Gobierno que adoptaron una postura combativa y están dispuestas a redoblar la apuesta en contra del tributo que pesa sobre los salarios.

Por: Nicolás Balinotti
Sin cortes de energía, aunque con servicios de guardia mínima, Luz y Fuerza activará hoy un paro sectorial en contra de Ganancias, de las tercerizaciones en la actividad y de la falta de aplicación del convenio colectivo, sobre todo en las provincias del NOA. Si no hay una solución, el gremio repetirá la medida una vez por mes.

Desde octubre de 2014 está al frente de Luz y Fuerza Guillermo Moser, jefe de la estratégica seccional de Mercedes, desde donde se administra el caudal energético de parte de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. Moser tiene la pesada herencia de suceder a Oscar Lescano, quien estuvo más de dos décadas al frente de la federación nacional. Moser mantiene estrechos lazos con el kirchnerismo, a través de una vieja relación de amistad con el ministro Florencio Randazzo, y con el titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez. Hace dos semanas afianzó aún más su vínculo: asistió a un acto a la Casa Rosada por el anuncio de un programa energético de inclusión social del que participará también el sindicato.

“Se puede interpretar mal, pero no es un paro en contra del Gobierno. Queremos recuperar derechos que perdimos en los 90. El 60% (de unos 60.000 afiliados) paga Ganancias, pero también tenemos muchos tercerizados. El paro no va a afectar a la ciudadanía”, dijo Moser a LA NACION.

La postura combativa de Moser es una consecuencia de un efecto dominó que hubo en la CGT oficialista, que encabeza Antonio Caló, tras el paro nacional del sindicalismo opositor. Todo empezó cuando Caló, el referente, dio libertad de acción a sus afiliados metalúrgicos para la huelga del 31 de marzo. Después, casi en cadena, hubo otros gremios que adhirieron o acataron la medida. Entre ellos, el Sindicato de la Alimentación, de Rodolfo Daer, y la Federación de Petroleros y Gas, de Alberto Roberti. Otros se plegaron, pero no públicamente.

Lejos de calmarse, esta semana se incrementaron las protestas del sindicalismo afín a la Casa Rosada. El jefe de los mecánicos del Smata, Ricardo Pignanelli, consideró “justo” el reclamo por Ganancias y distinguió que “no es sólo [un pedido] de uno o dos gremios al que los está tocando, sino que en distintos porcentajes alcanza a todos”. Pignanelli, que es uno de los dirigentes favoritos de Cristina Kirchner, agregó en Radio Nacional Rock: “El último retoque provocó una distorsión. Creo que hay que hacer una nueva ley tributaria”.

Otro sindicato cercano a la Casa Rosada es el de Comercio, que está próximo a cerrar su paritaria con la promesa oficial de que modificarán Ganancias antes de las elecciones primarias nacionales. Traba hoy el acuerdo de los mercantiles el importe de las sumas no remunerativas para mantener el porcentaje de aumento en un 30%, como habría sugerido el Gobierno. El jefe gremial de los mercantiles, Armando Cavalieri, ratificará hoy ante sus delegados que su pedido fue de un 30% en dos cuotas más una suma de $ 3600 dividida en tres tramos. El acuerdo se cerraría la semana próxima.

También la alianza de transportistas impulsores del paro del 31 de marzo volvió a la carga. “Lamentablemente, se viene otro paro. El silencio del Gobierno de no escuchar y no abrir la puerta para sentarse a conversar crea este malestar de un paro nuevamente”, advirtió ayer Roberto Fernández, jefe de los colectiveros. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video