Publicado el: 10, Abr, 2015

La Cámara ratificó a Moldes y dijo que no perdió objetividad


El fiscal Moldes rechazó con duras críticas el fallo de Rafecas y pidió a la Cámara que se investigue la denuncia de Nisman - Foto Infobae
10/04 – 08:00 – La Cámara Federal rechazó apartar al fiscal Germán Moldes de la causa en que se debe decidir si prospera la denuncia de Alberto Nisman contra la Presidenta por encubrir a Irán en el ataque a la AMIA.

Por: Hernán Cappiello
No obstante, el tribunal entendió que el fiscal “arrastra” la causa “al plano político” y consideró que el Gobierno tiene en parte razón, pero no alcanza para sacarlo del caso por pérdida de su objetividad.

La denuncia de Nisman contra la Presidenta, ya desestimada en dos instancias, está en la Cámara Federal, y aún no se decidió si debe subir a la Casación para que decida si la mantiene congelada o si la resucita y ordena investigar el caso, en el que también fue denunciado el canciller Héctor Timerman.

Moldes había sido recusado por Timerman porque en una entrevista con LA NACION y también por Radio Mitre había advertido que se iba a apresurar a presentar su apelación para que la causa llegara al tribunal de Casación antes de que le tocara entrar en turno a “un fiscal militante de la Justicia Legítima”. Aludía a Javier de Luca, que debe intervenir en los casos que ingresen en la Casación a partir del 16 de abril.

Por esas expresiones, Timerman entendió que Moldes tenía un interés en el caso y que había perdido objetividad. Aludió, además, a que buscaba hacer lo que se conoce como forum shopping, una práctica en la que las partes buscan elegir al juez o al fiscal que mejor se acomode a sus intereses.

Timerman, representado por los abogados Alejandro Rúa y Graciana Peñafort, dijo que el fiscal no actuaba con neutralidad y pidieron apartarlo del caso.

Moldes retrucó que no era así y que no quería elegir al fiscal que le toque el caso, sino que pretendía alertar sobre una maniobra de la defensa en ese sentido. Por eso, cuando apeló planteó un “pronto despacho” y pidió que se elevara con urgencia la causa a la Casación.

Los jueces Eduardo Freiler y Jorge Ballestero, de la Sala I de la Cámara Federal, mantuvieron a Moldes en el caso, pero le dieron en parte la razón a Timerman.

Los camaristas dijeron que estaban apenados porque las declaraciones de Moldes hacen sospechar de la actuación del fiscal De Luca y pueden generar desconfianza en la opinión pública sobre la actuación de la Justicia.

“Nos llama la atención -dijeron los camaristas- la seria descalificación que el funcionario dirige a sus colegas en virtud de su posible identificación con el colectivo denominado Justicia Legítima”, previendo que no iban a actuar según la ley porque son “militantes” de esa agrupación.

Y entendieron que esto puede condicionar al fiscal al que le toque intervenir. “El funcionario vuelve a arrastrar estas actuaciones al plano político”, escribieron. Y dijeron que lo de Moldes fue una “profecía autocumplida”, pues una eventual demora fue generada por sus palabras, que motivaron la recusación que ensayó Timerman.

A pesar de que lo criticaron, mantuvieron al fiscal en la causa, al opinar que todo lo anterior no alcanza para decir que perdió objetividad. “Coincidimos con los incidentistas: es evidente que por una razón que no quedó plasmada aquí al doctor Moldes no le es indiferente qué representante del Ministerio Público Fiscal intervendrá en la instancia de Casación”, dijeron.

En minoría, el juez Eduardo Farah respaldó a Moldes. Dijo que había que hacer abstracción de sus dichos públicos y que de la causa no surge una perdida de objetividad.

Pero dijo que, como esta decisión es inapelable, y teniendo en cuenta que el recurso de Casación se presentó el 31 de marzo, debían resolver si elevaban la causa al tribunal superior “para no quedar inmiscuido en la controversia entre las partes”.

La Cámara no resolvió. Tenía tres días para hacerlo. En el medio se planteó la recusación. Decidirá la semana próxima, al filo del cambio de quincena y por lo tanto del fiscal de Casación al que le corresponderá intervenir. Su actuación es clave, pues puede sostener la apelación de Moldes o desistirla. Si lo hace, la denuncia de Nisman podría quedar enterrada. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video