Publicado el: 15, Abr, 2015

La madre de Nisman reveló que en su casa guardaba una pistola del ex fiscal


La madre de Nisman reveló que en su casa guardaba una pistola del ex fiscal
15/04 – 09:30 – Lo hizo al declarar ayer ante la Justicia; aseguró que se la había dejado su hijo sin que ella supiera; Fein pidió inmediatamente que el arma fuera incautada.

Por: Paz Rodríguez Niell
Sara Garfunkel, la madre del fiscal Alberto Nisman, informó ayer a la Justicia que su hijo había dejado un arma guardada en su casa sin que ella lo supiera.

Declaró que la encontró hace once días, en la baulera de su departamento de la calle Roosevelt, donde Nisman la había acomodado entre una pila de objetos personales que llevó allí durante unos pocos meses que vivió con ella. El fiscal se alojó una temporada en lo de su madre después de que se separó de Sandra Arroyo Salgado, hace más de tres años.

Garfunkel, que ayer declaró como testigo, dijo que no sabía de la existencia de esa arma y que se enteró el 3 de abril pasado, cuando bajó a su baulera para hacer lugar, porque -según relató- había decidido ubicar allí las ocho cajas con bienes de su hijo que le habían hecho llegar de la UFI AMIA.

Garfunkel no explicó a qué se debió que se hubiera tomado once días para informar a la Justicia de su hallazgo.

¿Por qué Nisman pidió un arma prestada si tenía una propia? Tanto Diego Lagomarsino, dueño de la pistola con la que el fiscal apareció muerto, como el custodio Rubén Benítez dijeron que el sábado previo a su muerte Nisman les había dicho que quería un arma. Según sus declaraciones, a Benítez le pidió asesoramiento para comprarse una esa semana. A Lagomarsino le pidió prestada la suya.

No se sabe todavía en qué condiciones estaba el arma secuestrada ayer en la baulera. Tampoco, si tenía proyectiles.

Hace más de diez años, en los 90, Nisman había declarado dos armas: una pistola semiautomática Bersa calibre 22 y un revólver Rossi calibre 38. En 2009 transfirió el revólver. De la pistola nada más se supo. Sólo que no la encontraron en su departamento. Aparentemente esa arma, del mismo modelo que la de Lagomarsino, es la que la División Homicidios de la Policía Federal secuestró en la baulera.

Ayer, la fiscal Viviana Fein había citado a la madre de Nisman para que declarara como testigo y diera detalles sobre la cuenta bancaria que ella y su hija, Sandra Nisman, comparten con Lagomarsino en los Estados Unidos.

Pero Garfunkel abrió la audiencia hablando del arma. Dijo que la encontró el viernes de Semana Santa, enfundada en una tela y dentro de una bolsa de nylon negra.

De inmediato, Fein se comunicó con la jueza del caso, Fabiana Palmaghini, que dispuso el operativo para secuestrar el arma.

Garfunkel dijo no saber nada de ella. También dijo desconocer todo detalle de la cuenta del banco Merrill Lynch de la que es cotitular.

El 8 de marzo pasado, cuando la jueza Palmaghini hizo lugar al pedido de la querella para allanar el departamento de Lagomarsino, le reclamó a la familia de Nisman más colaboración para dar “en tiempo oportuno” con “diversos elementos de prueba” importantes para la investigación, que -dijo la jueza- “se presume reposan en manos de los familiares que detentan la querella”.

En su enumeración, Palmaghini mencionó “armas” que según los registros estuvieron vinculadas a Nisman. Dijo que la familia debería indicar “su destino” o, por el contrario, “su ignorancia al respecto”, pero “sin aguardar un requerimiento”.

A la fecha de esa resolución nada se sabía tampoco de la cuenta en los Estados Unidos. Fue Arroyo Salgado quien informó de ella a la fiscal.

Ayer, Garfunkel dijo que no sabía que era cotitular de esa cuenta. Que había firmado los papeles que le indicó su hijo y que él le había dejado un número de teléfono para llamar por cualquier cosa.

Dijo que, sin saber de qué se trataba, su hija Sandra llamó y que en el Merrill Lynch le dijeron que Lagomarsino era parte de la cuenta y tenía las claves. Sandra Nisman dijo haber llamado de un locutorio que no pudo identificar.

Según Lagomarsino, él sólo autorizó unos pagos por gastos de unos terrenos en Uruguay siguiendo instrucciones que, de acuerdo con su relato, recibió de Nisman. Ayer, Garfunkel dijo desconocer la existencia de esos terrenos, pero admitió que a pedido de su hijo había viajado a Montevideo a firmar unos papeles. Dijo, no obstante, que hizo todo siguiendo indicaciones de su hijo y que no recuerda con precisión cuándo fue ni de qué se trataba. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video