Publicado el: 16, Abr, 2015

La denuncia de Nisman contra Cristina, a cargo de un fiscal oficialista


Con duras críticas a Nisman, la Cámara rechazó su denuncia contra la Presidenta
16/04 – 09:10 – La denuncia del fiscal Alberto Nisman contra la presidenta Cristina Kirchner a la que acusó de buscar la impunidad de Irán en la causa AMIA quedó con futuro incierto. La causa aún no llegó a la Cámara de Casación, que es el tribunal que debe resolver si se debe investigar o no, pero ya se sabe que intervendrá, por una cuestión de turnos, el fiscal Javier de Luca, que integra la agrupación cercana al kirchnerismo Justicia Legítima, y quien -según el fiscal de Cámara Germán Moldes- podría favorecer la desestimación definitiva del caso.

Por: Hernán Cappiello
Consultado por LA NACION, De Luca prefirió no opinar sobre un asunto que no tiene en sus manos, ya que la causa aún no fue elevada.

Nisman denunció el 14 de enero pasado, cuatro días antes de su muerte, a la Presidenta, al canciller Héctor Timerman, al diputado Andrés Larroque y a otros personajes a los que acusó de complotarse para dar de baja los pedidos de captura que pesan sobre cinco ex funcionarios iraníes acusados de idear y ejecutar el ataque a la AMIA.

La denuncia de Nisman fue impulsada por el fiscal federal Gerardo Pollicita, quien pidió realizar casi 50 medidas de prueba para establecer si la acusación tenía fundamento. Pero el juez Daniel Rafecas, sin abrir la investigación, ni ordenar las medidas, la desestimó el 26 de febrero.

Pollicita apeló y el fiscal ante la Cámara Federal Germán Moldes sostuvo sus argumentos. Los jueces de la Sala I de la Cámara Federal, Jorge Ballestero, Eduardo Freiler y Eduardo Farah, analizaron el caso. Ballestero y Freiler desestimaron la denuncia el 26 de marzo al considerarla inverosímil. Farah votó en disidencia.

Moldes insistió y buscó que esta desestimación sea revisada por el tribunal superior, que es la Cámara de Casación. La Sala I de la Cámara Federal le concedió anteayer a Moldes la apelación, pero aún no envió la causa a Casación.

Moldes, al apelar, advirtió que el caso debía ser enviado al tribunal superior lo antes posible porque dijo que, de lo contrario, se podía consumarse una maniobra para enterrar la denuncia de Nisman. Moldes advirtió que a partir de hoy entraba en turno como fiscal ante Casación De Luca, conocido por su militancia en Justicia Legítima, que suele coincidir con muchas de las políticas del Gobierno.

Como la Sala I de Cámara Federal aún no elevó el caso, Moldes insistió en alertar sobre una maniobra y ayer mismo presentó un escrito a primera hora de la mañana para que la causa siguiera su trámite y fuera enviada ya mismo a Casación. Pero fue en vano: ayer a las 13.30 el horario límite para evitar que recayera en De Luca, expiró sin novedades.

Más tarde Moldes publicó un comunicado en el que dijo que se llamará a silencio para no condicionar a De Luca. “Entrego la denuncia con vida a pesar de los redoblados y combinados esfuerzos desarrollados por ponerle prematuro final. Creo haber cumplido con mi deber”, denunció.

Luego de que le concedieron la apelación desde la Sala I de la Cámara Federal se enviaron ayer las notificaciones electrónicas de lo resuelto a todas las partes y confeccionaron un texto de una carilla que sintetiza la carátula del caso, enumera quiénes son los denunciados, sus abogados, los antecedentes y el supuesto delito denunciado. Pero el expediente no se movió del tribunal.

Una fuente de tribunales explicó que un juez federal que sigue el caso de cerca le hizo llegar a Jorge Ballestero, el presidente de la Cámara Federal, su preocupación porque la causa no había sido elevada a Casación y le pidió que no responsabilizara por esa demora a los empleados de la secretaría del tribunal.

Una vez que el caso llegue a Casación -si es que lo hace en los próximos 15 días-, el fiscal De Luca debe intervenir y tomará alguno de estos tres caminos:

– mantener el recurso de apelación de Moldes y habilitar a que Casación analice el caso.

– no hacer nada y dejar que a los tres días hábiles el recurso quede desierto y muera junto con la denuncia de Nisman.

– desistir expresamente de la apelación explicando las razones por las cuales opina que no corresponde investigar la denuncia de Nisman.

Tanto en el segundo como en el tercer caso la Sala de Casación a la que le toque intervenir -será sorteada- no tendrá mucho más que hacer que confirmar la desestimación de la denuncia de Nisman. Esto es así porque el fiscal es el dueño de la acción penal, el representante de los intereses de la sociedad que decide si corresponde o no impulsar un caso. El debate en tribunales ayer era si era normal que un caso fuera elevado en el día o si era habitual que un tribunal se tomara dos o tres días para hacerlo. La mayoría de los consultados explicaron que, en general, se tomaban dos o tres días para elevar una causa, pero que con una decisión expresa de los jueces se podía evitar esta demora.

En las filas de Justicia Legítima estaban ayer ofendidos con Moldes. Insisten en que justamente uno de sus postulados es resolver los casos según la ley y no por la carátula de los expedientes, y que si corresponde desestimar la denuncia De Luca lo hará no por tratarse de la Presidenta, sino por las constancias del caso. (Infobae)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video