Publicado el: 20, Abr, 2015

Alerta en Cancillería por el ingreso de 755 empleados


Timerman amenazó con expulsar al jefe de la embajada de Estados Unidos
20/04 – 09:30 – El ministro Héctor Timerman llamó a concurso para cubrir cargos. Pero los diplomáticos de carrera temen que haya manipulación para facilitar el ingreso de militantes de La Cámpora.

Por: Natasha Niebieskikwiat
Diplomáticos y trabajadores del Ministerio de Relaciones Exteriores se mantienen en estado de alerta ante la reciente decisión del canciller Héctor Timerman de llamar a concurso para la entrada de 476 empleados en una primera etapa, y de otros 279 en una segunda. Un total de 755 personas. Los primeros advierten que el kirchnerismo podría aprovechar el momento para consolidar como planta permanente a sus funcionarios políticos, y en especial, a los militantes de La Cámpora, que coparon el ministerio en los últimos años. Por su parte, desde el gremio de ATE señalaron que las futuras incorporaciones no resuelven el problema de la precarización laboral iniciada bajo el menemismo y continuada bajo por la administración actual.

Según la resolución ministerial 111 comunicada el 13 de abril último, el canciller Héctor Timerman ordenó que se proceda a “designar a los integrantes de siete comités de selección para la cobertura de 476 cargos SINEP” de dicho ministerio. Y en la misma se comunicó a los “integrantes de tres comités para la cobertura de 279 cargos”. En esta instancia, según supo este diario, los cargos que se están pidiendo para las categorías A, B, y C, son para profesionales con título universitario y posgrado.

El martes, al finalizar la presentación del documento sobre los nuevos desafíos y propuestas de política exterior para el próximo Gobierno que presentó en el CARI el llamado Grupo de Consenso, dos embajadores consultados por este diario afirmaron que el temor que imperaba en la Cancillería era a la eventual “falta de transparencia” de los llamados a concursos para cubrir los cargos.“Tememos que se incorporen funcionarios al ministerio de manera digitada, que se contraten empleados sin antigüedad, que pasen a planta permanente a gente de afuera y que se puentee a quienes estaban desde hace años”, señaló uno de los diplomáticos, que pidió preservar su nombre pues cumple funciones en el servicio exterior.

Otro de los consultados, señaló que los ejemplos de la arbitrariedad con que se elegían los cargos era ya un tema “muy escrito”. La Cancillería ha sido el “teatro de operaciones” de los militantes leales al ministro de Economía Axel Kicillof, pero también hay otras fuerzas oficialistas como La Cámpora y el grupo Kolina. Varias veces desde la Asociación del Personal del Cuerpo Permanente del Servicio Exterior de la Nación han reclamado por el límite siempre rasante del cupo permitido para los embajadores políticos (25).

Las tradicionales direcciones generales de la Cancillería antes ocupadas por funcionarios de carrera hoy están en manos de militantes leales al modelo. Entre ellos, la embajadora en Washington Cecilia Nahón. Pero también numerosos otros cargos en Naciones Unidas, en Bolivia y otras embajadas. Para diciembre de 2013, cuando el gobierno fue corriendo a los diplomáticos de carrera que no adherían al modelo con invitaciones a jubilarse, hubo un polémico despido de una decena de administrativos que denunciaron ante la justicia haber sido víctimas de maltrato laboral y persecución ideológica.

Desde el gremio de ATE hay críticas también pero bajo una óptica distinta. “Para nosotros que el Gobierno intente meter a su gente no es el problema central. Por lo general, en todos los gobiernos hubo intentos de meter su gente a la planta permanente. El problema ahora es que no resuelve la precarización laboral de los precarizados porque el método de concurso está ideado para paulatinamente ir reemplazando el decaimiento natural de los trabajadores que se retiran, o cambian de trabajo a un ritmo lento”, señaló a Clarín el delegado general de ATE en la Cancillería, Pablo Méndes.

El propio Méndes trabaja hace 19 años como administrativo y le van renovando su contrato desde entonces año por año. “Lo que está ocurriendo es que, pesar de los concursos que abren, hoy, entre el 60 y 70 por ciento de trabajadores del ministerio (algo similar ocurre en todo el Estado) siguen siendo contratados, tercerizados, no tienen estabilidad laboral”, redondeó el sindicalista. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video