Publicado el: 23, Abr, 2015

El sur argentino amaneció a oscuras y sin actividad


El sur argentino amaneció a oscuras y sin actividad
23/04 – 10:00 – “Estamos adentro de una nube”, graficó un vecino. La lluvia de cenizas afecta a Bariloche, San Martín de los Andes y La Angostura. Suspendieron clases y vuelos. Recomiendan a los vecinos permanecer en sus casas.

La sorpresiva erupción del volcán chileno Calbuco, que permanecía inactivo desde hacía 43 años, provocó una lluvia de cenizas que está cayendo desde anoche en las localidades patagónicas de San Carlos de Bariloche, San Martín de los Andes y Villa la Angostura. Las ciudades amanecieron en la oscuridad más absoluta, por las cenizas que encapotan el cielo de la Patagonia. El sol todavía no se puede ver, cuando habitualmente lo hace cerca de las 7.30 de la mañana.

Esta situación obligó a suspender clases y los vuelos de la zona. También se cancelaron los turnos programados en los hospitales. El servicio de transporte público es limitado, por lo que el clima en Bariloche es similar al de un feriado o un domingo.

Las autoridades pusieron en marcha un comité de emergencia que definió de inmediato las medidas de prevención y cuidado de la población. Por estas horas está reunido el comité de emergencia de Bariloche, para definir cómo avanzar ante la emergencia. Por su parte, el intendente de Villa La Angostura, Roberto Cacault, relató esta mañana la situación en Radio Mitre: “Gracias a Dios no es la misma situación del 2011 (cuando fue la erupción del volcán Puyehue). Ya hemos constituido nuestro comité de emergencia, con medidas de prevención y cuidado de la población”.

El Calbuco emitió una columna de cenizas y material piroclástico de 10 kilómetros de altura, que el viento arrastró hacia el este, rodeado de un intenso olor a azufre, cubriendo la cordillera argentina desde el sur de Río Negro hasta el centro neuquino.

En las tres ciudades se suspendieron las clases y también los vuelos hacia el aeropuerto de Bariloche. Se canceló la mayoría de las actividades públicas y se recomendó a la gente permanecer en sus casas, aunque las rutas no están afectadas (pero sí presentan escasa visibilidad, de entre 200 y 300 metros) y el abastecimiento de combustible y alimentos es normal.

El director de Defensa Civil de Bariloche, Pablo Cavalli, informó que hasta el momento “los suministros de luz, gas, transporte público y combustible funcionan con normalidad”.

Agregó que recomendaron a la población “usar barbijo y protectores visuales para cuidar la visión”. A aquellas personas que padecen problemas respiratorios se les recomienda usar barbijos de mejor calidad.

Por estas horas los agentes de Defensa Civil procuran que no se levante el polvo y la ceniza, para evitar mayores complicaciones.

Un vecino de Villa La Angostura, Leandro Arce, graficó en diálogo con C5N, lo que están viviendo por estas horas en el Sur: “Estamos adentro de una nube”. Sin embargo dijo que “se vivió todo muy tranquilo, la gente tomó las precauciones necesarias”. Y relató que ayer los supermercados “estaban todos llenos, pero funcionaban con mucha fluidez”.

“En el 2011 uno no salía con las cosas que tenía que llevar. Ahora ya se sabe. Por ejemplo el peso de la ceniza, que es muy grande por metro cuadrado, aquella vez se cayeron techos. Ahora sabemos que hay que estar atento y ver si hay que subirse al techo y sacar las cenizas”, agregó el vecino.

El Calbuco tiene 2.015 metros de altitud y llevaba 43 años inactivo. Su última emisión de cenizas data de agosto de 1972. Está ubicado junto al lago Llanquihue y en la llamada Región de los Lagos chilena, una de las más turísticas del país.

Ayer, poco después de la primera erupción -hubo una segunda erupción durante la madrugada-, el Servicio Nacional de Geología y Minería declaró la alerta roja porque la actividad volcánica representaba un serio peligro para la población. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video