Publicado el: 27, Abr, 2015

Doble triunfo de Macri: Larreta ganó la interna y el PRO dejó lejos al resto


Doble triunfo de Macri: Larreta ganó la interna y el PRO dejó lejos al resto
27/04 – 09:20 – El jefe de Gabinete venció a Michetti y será el candidato macrista en la elección para jefe de Gobierno el 5 de julio. ECO consagró a Lousteau y los K a Recalde, pero a más de 20 puntos.

Por: Eduardo Paladini
Un par de horitas. Así de poco duró la ilusión de Gabriela Michetti y buena parte de la oposición a Mauricio Macri, que apostaba a una victoria de la senadora en las PASO de la Ciudad para dañar la candidatura presidencial del líder del PRO. A las 10 de la mañana, los primeros boca de urna ya hablaban de una ventaja de entre 8 y 10 puntos para Horacio Rodríguez Larreta, el disciplinado jefe de Gabinete porteño y preferido de Macri para su sucesión. El demorado escrutinio provisorio, que se empezó a difundir recién minutos antes de las 22, daba de arranque una ventaja en ese rango.

Con la consagración de Larreta como candidato oficial del PRO para la elección general del 5 de julio, el jefe de Gobierno dio una doble demostración de poder: ratificó la preponderancia de su partido en el distrito (desde el balotaje de 2003 el macrismo no pierde una elección local) y relegó internamente a la candidata que se creía invencible. Michetti había desafiado meses atrás la autoridad de su jefe, quien la quería como compañera de fórmula presidencial, y se lanzó en la Ciudad. Ayer recibió un duro escarmiento. Más allá de la foto sobreactuada en el búnker unificado y la promesa de sumarse al tren nacional, no está tan claro cómo cicatrizará esa herida. Por su carisma, Michetti es una figura probada para hacer campaña, sobre todo en el Interior. Está golpeada.

Además de Larreta, anoche quedaban confirmados otros cuatro candidatos a jefe de Gobierno para el comicio del 5 de julio. Son los que pasaban el filtro reglamentario de estas primeras internas abiertas porteñas: superaban el piso del 1,5% de los votos necesarios y, en dos casos, ganaban la puja dentro de su propia alianza. Martín Lousteau, vencedor en ECO, aparece como el mejor posicionado para pelear por el sillón de Bolívar 1 contra el PRO. En la particular batalla que tuvo contra Mariano Recalde (el mejor del FPV) por el segundo lugar, el economista le ganó en el mano a mano y también lo superó en la suma alianza vs. alianza.

Los otros que superaban el corte eran Myriam Bregman y Luis Zamora, ambos de la izquierda. Claudio Lozano, de Camino Popular, estaba cerca.

¿Podrá Lousteau captar un voto resentido de un sector del michettismo? Aun cuando esta especulación tenga cierto asidero, su carrera será cuesta arriba. El macrismo superó largamente los 40 puntos en la primaria y les sacó más de 20 a ECO y al FPV. Si Larreta consigue un poco más, ganará en primera vuelta. Si no, irá a un balotaje dos semanas después.

La victoria del jefe de Gabinete sobre la senadora se daba en todas las comunas de la Ciudad. Lo del PRO, como alianza, era igual de contundente: también ganaba en todos los barrios. Además, el macrismo vencía claramente en los otros dos tramos que ofrecían las boletas ayer: los que llevaban a los precandidatos a legisladores y a comuneros. En caso de repetirse los resultados de ayer, el PRO quedaría cerca de renovar las 16 bancas que pondrá en juego en el Parlamento local el 5 de julio.

Con este panorama, pasadas las 22 horas, Macri salió a tomar ganancias desde el búnker en Costa Salguero. En un mismo mensaje, buscó dejar atrás la interna, felicitó a todos y pidió ir por más: “Esto que comenzó hay que llevarlo a todo el país”.

Los otros dos precandidatos presidenciales mejor posicionados hoy en los sondeos tenían nada para festejar. Daniel Scioli arrastraba un desplante casi humillante en el distrito: su precandidato, Gustavo Marangoni, fue bajado por la Rosada de una interna K en la que entraba cualquiera. Recalde resultó el más votado entre …¡7 kirchneristas! Sin rencor, sonriente, el gobernador fue hasta el búnker a apoyar al titular de Aerolíneas. El joven camporista ya había dado muestras de flexibilidad ideológica: estrenó su precandidatura hablando de recuperar las Malvinas y terminó fotografiándose con Karina Rabolini, la mujer modelo de Scioli.

Lo de Massa fue más incómodo todavía. Después de prometer durante meses un candidato sorpresa para palearle al PRO, se resignó a la precandidatura del economista Guillermo Nielsen. Aun cuando llevaba la sigla del Frente Renovador, apenas el ex intendente de Tigre vio que la apuesta no arrancaba, se hizo el distraído y empezó a rezar (y a volcar algún recurso) para que gane Michetti. Ni siquiera eso le salió bien. La jornada de ayer fue para el olvido: ganó Larreta, Nielsen no pasó el corte del 1,5% y con el aeropuerto de Neuquén cerrado por las cenizas, ni siquiera Massa se pudo fugar a esa provincia para subirse a un triunfo ajeno (el del MPN) como había planeado.

De todos modos, los resultados de las elecciones porteñas, desde la vuelta de la democracia, fueron lo suficientemente variados como para proyectar conclusiones nacionales apresuradas. La Capital suele ser cruel. Y algunas ilusiones pueden disiparse rápido. En apenas un par de horitas. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video