Publicado el: 28, Abr, 2015

Los Kirchner seguirán intentando trabar el caso


El hotel Alto Calafate - Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz
28/04 – 09:40 – La familia Kirchner perdió la recusación contra Bonadio pero logró retrasar la causa un poco más de un mes. Y en tribunales ahora esperan que pongan más obstáculos para tratar de impedir que el juez siga investigando o, por lo menos, llame a indagatoria a Máximo.

Por: Daniel Santoro
El pedido de apartamiento del juez pareció más una chicana que una cuestión vinculada a los derechos constitucionales de cualquier ciudadano. En una metralla de medidas, la defensa de la familia Kirchner -a través de Natalia Mercado- primero pidió apartar a Bonadio, pero la Cámara Federal lo confirmó. Apeló a la Cámara de Casación -el máximo tribunal antes de la Corte- y como hacía dos semanas que sabía que iba a perder, recusó a todo el tribunal. En la jugada de la recusación, la familia presidencial logró un hecho casi inédito: que la fiscal de Casación y miembro de “Justicia Legítima”, Gabriela Baigún, apoyara su pedido para echar a Bonadio. Y luego apareció sorpresivamente Lázaro Báez pidiendo que la causa Hotesur vaya a la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia porque el nuevo domicilio de la empresa de los Kirchner está en Río Gallegos.

Paralelamente, a la pulseada jurídica, hubo otra política. Como en ningún otro caso, el apartamiento de Bonadio había sido reclamado públicamente desde el Gobierno por Aníbal Fernández y, subterráneamente, con una serie de llamadas telefónicas del secretario Legal y Técnico Carlos Zannini y otros. Era, seguramente por la magnitud de las gestiones, un pedido de Cristina Kirchner.

Pero el voto mayoritario de Cabral y Hornos es sólido. Ambos, que el viernes se molestaron con su colega Figueroa por la dilación de la decisión, señalaron que Bonadio no incurrió en ninguna de las causales de recusación contra un juez. En cambio, Figueroa afirmó que los argumentos de los Kirchner “reseñados de manera individual no tendrían entidad suficiente para apartar al señor juez Bonadío, (pero sí) vistos en su conjunto por su cantidad y calidad”.

Otro punto era una vieja discusión sobre el artículo 204 del Código Procesal Penal que permite el acceso a la causa del imputado luego de la indagatoria. En otras palabras, el debate es: ¿el acusado debe “tener igualdad de armas” frente al juez como, por ejemplo, conocer las medidas de pruebas? En Comodoro Py todos los abogados saben que Bonadio aplica ese artículo al pie de la letra y no solo en este caso. La parte del debate sobre por qué allanó Hotesur, se responde con la necesidad del juez de buscar pruebas y no hacer declarar a un imputado contra sí mismo.Pero quizás Bonadio se moleste más con un error. El voto de Figueroa le pone una tilde a su apellido y él es famoso por enojarse por ese detalle. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video