Publicado el: 30, Abr, 2015

La Cámpora controlará las telecomunicaciones más allá de diciembre


La Cámpora controlará las telecomunicaciones más allá de diciembre
30/04 – 10:00 – El Gobierno publicó ayer en el Boletín Oficial el decreto 677, que pone en marcha la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Aftic), la superpoderosa agencia de regulación de las telecomunicaciones que creó la ley Argentina Digital, sancionada el 16 de diciembre de 2014.

Por: José Crettaz
El decreto prevé que el directorio de la Aftic, que estará integrado por siete miembros, inicie sus funciones el 29 de mayo próximo. Los funcionarios, que deben ser designados por el Poder Ejecutivo, durarán en sus cargos cuatro años y su remoción se decidirá por mayoría de dos tercios de los integrantes del Consejo Federal de Tecnologías de las Telecomunicaciones y la Digitalización, otro órgano creado por el decreto publicado ayer. Ese consejo, compuesto de 34 personas, se integra a su vez por representantes de las 24 provincias y de entes públicos y privados del sector.

Si se maneja como lo hizo al conformar la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca), el gobierno de Cristina Kirchner se asegurará cinco de los siete directores: los dos designados por el Ejecutivo (presidente y vice), uno de los tres que debe proponer el Congreso (correspondiente a la primera minoría parlamentaria), uno propuesto por los gobiernos provinciales y uno por el consejo federal (estos últimos con mayoría kirchnerista). Sólo dos directores representarían a fuerzas políticas opositoras (los de la primera y la segunda fuerza parlamentaria). El decreto no estableció un sistema de concursos y antecedentes para los directores ni para el resto de la plana de la autoridad.

La puesta en funcionamiento de la Aftic -que absorberá la Secretaría de Comunicaciones (Secom), la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC), Arsat, el Correo Oficial y Argentina Conectada- es el primer paso para la reglamentación de la ley Argentina Digital, que le dio poderes ilimitados a la nueva autoridad de aplicación. De hecho, la norma enfrenta planteos de inconstitucionalidad que podrían llegar hasta la Corte Suprema.

Desde que, en abril de 2013, la presidenta Cristina Kirchner les confió el estratégico sector de las telecomunicaciones a funcionarios de la organización hiperkirchnerista La Cámpora, todo parece urgente en este ámbito. De hecho, el decreto publicado ayer prevé que en 10 días se cree el Consejo Federal y distintos entes propongan sus representantes, que en 20 días se publiquen los nombres de los directores propuestos y que en 30 días la Aftic esté funcionando.

En el sector de las telecomunicaciones, incluso entre dirigentes del propio kirchnerismo, se les atribuye la redacción de la ley Argentina Digital a “técnicos” de La Cámpora. De esa organización provienen Norberto Berner, actual secretario de Comunicaciones; el subinterventor de la CNC, Nicolás Karavaski, y el presidente de Arsat, Matías Bianchi Villelli. Berner y Karavaski son candidatos seguros a integrar el directorio de la nueva Aftic.

El decreto de ayer regularizó la situación de Karavaski y de su desdibujado jefe, el interventor Ceferino Namuncurá, al designarlos retroactivamente en sus actuales cargos “desde el 10 de diciembre de 2013” hasta el 29 de mayo próximo, cuando nazca la Aftic.

En 2014, la dupla Berner-Karavaski lanzó una subasta de espectro para telefonía móvil que le permitió al Gobierno, en un momento de extrema necesidad financiera, recaudar unos US$ 800 millones sobre un total ofertado por más de US$ 2000 millones. Las cifras concretas y la forma de pago (pesos o dólares) nunca fueron informadas por el Gobierno ni tampoco por las tres operadoras que accedieron al espectro subastado (Movistar, Claro y Personal).

Antes de esa subasta, que se estructuró sobre la base de la normativa anterior, se impulsó contra reloj la sanción la ley Argentina Digital, que derogó aquel marco jurídico y tumbó aspectos de la ley de medios (al permitir el ingreso de las telefónicas a ese mercado; ayer, Telecom Argentina dio el primer paso en esa dirección al informar a la CNC que a ese efecto cambiará el objeto social de la empresa). De la subasta aún quedan aspectos pendientes, como la creación de un nuevo y cuarto operador móvil.

La Cámpora, como ya ocurrió en otros entes gubernamentales, podría inundar la nueva Aftic de militantes porque el decreto presidencial de ayer faculta en su artículo 34 a esa autoridad a “ampliar su dotación inicial” y en el artículo 36 encomienda al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, “a efectuar la reestructuración presupuestaria pertinente a los efectos de poner en ejecución” el decreto. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video