Publicado el: 4, May, 2015

Advierten que la inflación encontró un nuevo piso en el 2% mensual


Precios cuidados en las gondolas - Foto: Infobae
04/05 – 09:40 – Los analistas precisan que abril cerró con una suba de entre 1,8 y 2,2% en el costo de vida; no esperan una tendencia a la baja en lo que resta del año.

Después de la desaceleración de los primeros meses del año, que había despertado la ilusión oficial de un cambio de tendencia, la inflación parece haber encontrado un nuevo piso en torno al 2% mensual, que parece muy difícil de perforar.

De acuerdo con las estimaciones privadas, abril volvió a cerrar con una suba de entre 1,8 y 2,2% en el costo de vida, y todo indica que el panorama se mantendrá por lo menos hasta el tercer trimestre del año. Sobre lo que puede ocurrir en los últimos meses del año, los economistas consultados por LA NACION se muestran mucho más cautos y explican que la evolución de los precios estará muy ligada al resultado de las elecciones y las especulaciones sobre el programa económico que podría llevar adelante el nuevo gobierno. “Para abril proyectamos una inflación de 2,2%, a partir del repunte que tuvieron los precios en la tercera semana del mes, en especial en rubros en los que el peso de los servicios privados es muy importante, como el de comidas fuera del hogar. También vimos aumentos pronunciados en indumentaria”, explica Carlos Melconian.

Apenas un escalón por debajo se ubica la medición que realiza el economista Camilo Tiscornia. “Para nosotros abril terminó con una suba de 1,9% en el costo de vida, impulsada por los aumentos en alimentos y bebidas, educación, indumentaria y el arrastre del incremento en los cigarrillos que se anunció a mediados de marzo. De acá en más parece difícil que se baje de este nivel, aunque si se lo compara con como venía hasta el año pasado, no parece tan malo este piso de 2% mensual”, explicó Tiscornia.

En el caso de los alimentos y bebidas, la escalada en los precios también se ve reflejada en la medición que desde hace más de 15 años realiza la organización Consumidores Libres, que preside Héctor Polino. Según este relevamiento, en abril la canasta básica tuvo un incremento de 2,14%, después de dos meses que había quedado por debajo de 2%.

Los analistas privados coinciden en que el proceso de desaceleración del que se jacta el equipo económico está llegando a su final, principalmente porque la comparación interanual ya no se hace contra meses de muy alta inflación, como habían sido los del primer trimestre de 2014. “Más allá de lo que pueda pasar con un mes puntual, el Gobierno no logra perforar el piso de 2% mensual, pese al congelamiento de las tarifas, la menor devaluación del peso y a que los aumentos concedidos en servicios privados como la educación o la medicina prepaga siguen estando muy por debajo del promedio general”, señala Juan Luis Bour, de la consultora FIEL.

“Está claro que los índices de 1,5 o 1,6% que se habían registrado en los primeros meses del año ya quedaron en el pasado y para todo el año proyectamos una inflación cercana a 27%, siempre y cuando el Gobierno siga con su estrategia de mantener retrasados el tipo de cambio y las tarifas de los servicios públicos”, coincide Luciano Cohan, de la consultora Elypsis, que informó para el mes pasado un suba de 1,8% en el costo de vida.

Para lo que resta del año, los pronósticos están muy influenciados por el calendario electoral nacional, que tendrá su puntapié inicial en las PASO de agosto.

“El segundo trimestre del año es tradicionalmente más tranquilo en materia de aumentos de precios, pero la duda es lo que puede pasar a partir del tercer trimestre del año y en especial en el cuarto trimestre, cuando ya se tenga una idea de quién será el próximo presidente”, explicó Bour.

“Lo que pueda pasar con la inflación en los últimos meses del año va a estar muy influenciado por el resultado de las elecciones, porque no es lo mismo un gobierno de Macri levantando el cepo de entrada que una política más gradualista, como la que puede llevar adelante Scioli”, sostuvo Tiscornia.

En la consultora Economía & Regiones, por su parte, anticipan que “en la segunda parte del año la inflación se acelerará porque la actual política monetaria expansiva del Banco Central, que aumentó la tasa de variación anual de la base monetaria de 17 a 32%, comenzará a tener impacto sobre precios”. Además, la consultora consideró que “también es muy probable que en la segunda parte del año el dólar cuasi fijo se deslice más pronunciadamente, lo que contribuirá a la aceleración de los precios”.

Más allá de las especulaciones políticas, las proyecciones privadas, sin excepción, están muy por encima de las estimaciones que maneja el Gobierno.

Hace una semana, en una entrevista concedida a la TV Pública, el secretario de Comercio, Augusto Costa, aseguró que la inflación de 2015 “no debería” llegar a 20%, para ubicarse en torno “a 16% o un par de puntos más”, en un pronóstico que a todas luces se presenta como sumamente optimista. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video