Publicado el: 4, May, 2015

La UOM de Antonio Caló anunció un paro de 36 horas con movilización


Antonio Calo de la CGT oficialista deja el mausoleo de la familia Kirchner esta tarde - Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz
04/05 – 13:00 – El jefe de la CGT cercana a la Casa Rosada convocó a la medida de fuerza para pasado mañana, tras el fracaso de una nueva instancia de las negociaciones paritarias.

El titular de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Antonio Caló , perdió la paciencia. Tras el fracaso de una nueva instancia de negociación con los representantes del sector en la sede del Ministerio de Trabajo, el gremialista, principal referente de la CGT más cercana a la Casa Rosada, anunció este mediodía un paro de 36 horas, que comenzará el miércoles próximo, a las 12.

Caló, que encabeza la CGT más cercana a la Casa Rosada, precisó que la huelga será acompañada por una movilización. “La negociación nunca se cierra, pero hoy no hay cuarto intermedio”, apuntó en la puerta de la sede ministerial, según consignó la agencia Télam.

La UOM exige un suba salarial de 32%, pero las seis cámaras industriales del sector no parecen dispuestas a ofrecer más de 24 por ciento.

Los principales dirigentes gremiales salieron a cuestionar en las últimas horas la negativa del Gobierno a aceptar aumentos salariales del 30 %. Ese era el acuerdo que había alcanzado Armando Cavalieri, eterno líder del Sindicato de Empleados de Comercio, con las cámaras empresarias del sector. Sin embargo, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada , rechazó esa cifra.

“Dicen que hay paritarias libres, pero eso no sucede. ¿Qué se tiene que meter el Gobierno si yo llegué a un trato con la cámara empresarial más grande del país? [Axel] Kicillof no convalida incrementos que superen el 24%”, aseguró Cavalieri a LA NACIÓN.

Esta mañana, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández , evitó hablar de un techo para las paritarias, aunque pidió que se negocie un “número razonable”. “Cualquier decisión que se tome, no se puede ir de madre, tiene que ser un número razonable, que no repercuta en los precios, y eso es lo que va a haber que discutir”, aseveró antes de ingresar a la Casa Rosada.

El funcionario llamó a encontrar “un punto en el que todos se encuentren satisfechos”, y señaló que en algunas oportunidades “los dos no se van contentos, pero la situación es lo suficientemente positiva”, tanto para empleadores como empleados.

“Si son paritarias libres, uno no tiene que meter la cuchara; el número va a tener que salir de la discusión, una vez que estén sentados a la mesa, pero es un tema en el que no tengo que meterme”, insistió. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video