Publicado el: 6, May, 2015

Crecen las dudas por los cambios en el impuesto a las Ganancias


Crecen las dudas por los cambios en el impuesto a las Ganancias
06/05 – 09:20 – Kicillof desautorizó a Echegaray: dijo que rigen desde enero; hay mucha incertidumbre entre los tributaristas sobre el alcance real de la medida; críticas cruzadas con los gremialistas.

Por: Florencia Donovan
Un día después de anunciada la rebaja en el impuesto a las ganancias, el Gobierno siguió sin dar definiciones sobre el alcance de la medida. El ministro de Economía, Axel Kicillof, apenas si dio algunos detalles: el principal, que los cambios regirán desde enero, con lo cual su efecto será retroactivo.

Pero no sirvió para despejar las dudas de los tributaristas. En cambio, el ministro se dedicó a fustigar a los dirigentes sindicales, verdaderos responsables de que la norma se anunciara de la noche a la mañana, sin un verdadero consenso previo dentro del equipo económico.

De hecho, las contradicciones con respecto a la norma sólo dejaron en evidencia el conflicto que existe entre el ideólogo de la medida (el ministro de Economía) y el responsable de su ejecución, el jefe de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray.

Kicillof explicó ayer en una entrevista radial que las modificaciones en las deducciones de Ganancias para quienes en agosto de 2013 cobraban entre $ 15.000 y $ 25.000 se harán efectivas en los sueldos de mayo, que se pagarán el mes próximo, y de manera retroactiva al 1° de enero pasado. Kicillof se basó en esto para estimar que la resolución con los cambios podría conocerse de ahora al 20 de este mes. Pero menos de 24 horas antes, en conferencia de prensa, Echegaray había dicho que la AFIP no tenía por costumbre aplicar medidas retroactivas y que ésta regirá desde este mes.

“Es absolutamente oscuro, por primera vez se ve un choque claro entre la norma y la reglamentación”, dice Andrés Willa, socio del Estudio Willa Abogados y Consultores Tributarios. “En definitiva, hay un divorcio entre Economía y la AFIP. Y no hay nada peor que una norma subjetiva que debe ser interpretada para su aplicación, porque uno queda a merced del contador que la aplique”, advierte.

Según se informó, la rebaja será aplicable a los trabajadores que en agosto de 2013 ganaban entre 15.000 y 25.000 pesos. Fue en ese entonces, a través del decreto 1242, que el Gobierno eximió del pago de Ganancias a quienes tenían salarios inferiores a $ 15.000. Bajo el nuevo esquema, ejemplificó Kicillof, un trabajador casado con dos hijos que percibía un sueldo bruto de $ 20.000 y actualmente tributa $ 1280 pasará a pagar $ 397 al mes por Ganancias. Del mismo modo, un soltero con un sueldo bruto de $ 20.000 que paga $ 2000 tendrá una reducción de 32% y va a pagar 1400 pesos.

Nadin Argañaraz, presidente del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), destacó que de los ejemplos que dio Kicillof también surgen varias dudas. “Alguien que ganaba $ 20.000 en 2013 hoy debe estar en torno a $ 30.000, después de los ajustes salariales. Con lo cual ese ejemplo que dio el ministro ¿es por lo que tributaba antes o lo que está pagando ahora? O se van a tomar los salarios actuales o posparitarias”, se preguntó Argañaraz, para quien es tal la cantidad de grises que quedan tras el anuncio que es imposible cuantificar el impacto real de la medida.

Consultados al respecto por LA NACIÓN, hasta ayer, en Economía no sabían cuándo estará lista la resolución que efectivizará la baja del impuesto. Tampoco en la AFIP supieron dar una respuesta.

Contra los sindicatos

Pero Kicillof no perdió el tiempo para criticar a los gremialistas que habían anticipado un paro para esta semana, y aseveró que “se quedaron sin discurso” luego del anuncio de Ganancias. La respuesta del sector sindical fue inmediata: lo acusaron de querer “distraer las paritarias” y de tener “un pensamiento que odia al modelo sindical argentino”.

En declaraciones radiales, Kicillof sostuvo que “algunos sindicalistas han puesto sus energías en el lugar equivocado. Se organiza un paro de un gremio que tiene niveles de afiliación altísimos, o sea que todos pagan la cuota sindical, pero el 2% paga el impuesto a las ganancias. Y el problema es cómo el Gobierno le saca la plata con el impuesto a las Ganancias, me parece que es un tema ideológico”.

Como respuesta, el secretario general del gremio La Fraternidad, Omar Maturano, lo acusó de tener “un pensamiento que odia el modelo sindical argentino”, y planteó que es “gorila o de ultraizquierda”. Señaló, además, que “los gremios quieren directamente que este impuesto al trabajo sea sacado. Lo que están dando es poca cosa”.

Al tiempo que el secretario adjunto del sindicato de Camioneros, Pablo Moyano (hijo del jefe de la CGT opositora, Hugo Moyano), aseguró que el anuncio es “para distraer las paritarias que están peleando los gremios” y reclamó “una respuesta definitiva” al Gobierno. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video