Publicado el: 7, May, 2015

Nisman: los peritos oficiales y los de la familia, lejos de un acuerdo


Con duras críticas a Nisman, la Cámara rechazó su denuncia contra la Presidenta
07/05 – 09:40 – Las primeras deliberaciones enfrentaron a los expertos de la Corte y la querella; luego del careo, sigue el misterio por la puerta.

Por: Paz Rodríguez Niell
Empezó la instancia de debate en las dos juntas de peritos que están trabajando en el caso Nisman y ya se vislumbra que será casi imposible que los especialistas se pongan de acuerdo.

Ayer fue el primer día de deliberación de la junta médica, integrada por los peritos oficiales, los de la querella y los de la defensa. Once en total. Su objetivo es contestar las 24 preguntas de la fiscalía y tratar de “zanjar las disimilitudes” entre la autopsia oficial, hecha por especialistas que dependen de la Corte, y el informe de la querella, que dio por probado que Alberto Nisman no se suicidó. Ayer, sólo abordaron el “marco teórico” sobre el que van a trabajar; es decir, definieron conceptos (por ejemplo, qué entienden por “livideces”, como paso previo a dictaminar si las hubo o no en el cuerpo del fiscal), pero no acercaron posiciones para nada. Los peritos de la querella no se movieron de aquello que habían escrito y los oficiales tampoco volvieron sobre sus pasos.

“Hubo mucho debate y fue muy interesante”, dijo a LA NACION una fuente que trabaja en la causa. A pesar de esta mirada optimista, a la fiscal Viviana Fein le facilitaría su trabajo que los expertos llegaran a conclusiones comunes, pero a esta altura no parece que vaya a pasar. Todo indica que ni siquiera tendrá un dictamen único sobre qué día murió. Para formarse una mejor opinión, Fein asistió ayer a la reunión de la junta, que terminó pasadas las 19, y volverá a presenciar la de hoy. Está previsto que los peritos deliberen de 12 a 16. Las conclusiones finales les llevarán cuatro o cinco días de trabajo, coincidieron ayer dos fuentes que participan de los encuentros.

Algo parecido está pasando en la otra junta, la criminalística, que reanudará su trabajo el lunes. “Hubo opiniones contrapuestas y terminó ríspida, pero se avanzó”, dijo una fuente del caso. Como los peritos deben guardar secreto, ninguno habla abiertamente de las discusiones.

Pero la falta de certezas no se agota en las juntas. Las dos personas que encontraron muerto a Nisman -su madre y uno de sus custodios- no lograron ponerse de acuerdo ayer sobre cómo estaba la puerta del baño cuando ellos entraron al departamento y dieron con el fiscal tendido en el piso de su baño.

El careo estaba ordenado para las 9, pero el custodio, Armando Niz, llegó más tarde. Sara Garfunkel, la madre de Nisman, se quejaba de tener que volver a declarar. Ya había testificado tres veces. El acto empezó con la lectura de las contradicciones entre los dichos de ambos.

Garfunkel insistió en que la puerta estaba cerrada cuando ellos llegaron. No trabada con el pestillo, cerrada casi del todo.

Niz volvió a decir que estaba entreabierta, pero fue menos asertivo que la última vez, cuando había declarado que estaba abierta más de 30 centímetros. Ayer reiteró que él la empujó (“con un dedo”, precisó), pero que no quiso forzarla. Que fue entonces cuando miró por la apertura que quedaba del lado de la bisagra y vio el cuerpo. Que después Garfunkel asomó su cabeza por el otro lado. En esto coinciden los dos.

Para llegar a una versión unificada de lo ocurrido, los investigadores les pidieron a ambos que se pararan y representaran la escena con la puerta de uno de los despachos de la fiscalía. Aun así, no quedó claro cómo estaba la puerta del baño. “No aportó demasiado este careo”, dijo una fuente judicial. Por el momento, ninguna de las medidas centrales ordenadas en esta causa parece darle a Fein un resultado claro. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video