Publicado el: 13, May, 2015

Se perdieron 409 mil empleos en un año


Por falta de actividad, dos plantas automotrices suspenden desde hoy a más de 1000 obreros
13/05 – 09:40 – Así lo confirmó el INDEC. El Gobierno especula con el temor al desempleo para limitar los reclamos salariales.

Por: Ismael Bermúdez
Ayer el INDEC reconoció que el año pasado se perdieron 409.200 puestos de trabajo. Según la Encuesta Anual de Hogares Urbanos (EAHU), que abarca a todo el país, en el tercer trimestre 2014 había 15.681.000 personas ocupadas. Un año antes, los ocupados sumaban 16.090.300.

Con este dato especula el Gobierno para imponer un techo en las paritarias, enfrentando a los gremios a la falsa opción de que una suba salarial mayor a 30% sólo podría ser afrontada por las empresas a costa de un recorte de empleos.

A pesar de la baja en la cantidad ocupados, el número de desocupados subió de 1.139.500 a 1.185.700. O sea, creció sólo en 46.200 personas porque hubo 363.000 afectados que dejaron de buscar trabajo o ni lo intentaron.

Las mayores caídas en la cantidad de ocupados se registraron en los grandes distritos urbanos, como la Provincia de Buenos Aires, la Ciudad de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. En cambio, subió la ocupación en muchas provincias más chicas.

En tanto, un tercio de los ocupados está obligado a trabajar más de 45 horas semanales para sobrevivir, con picos de más del 40% en provincias como Formosa y Corrientes. A su vez, el 8,4% de los ocupados tiene más de un empleo, cifra que se eleva al 11,7% en la Ciudad de Buenos Aires.

Estas cifras adversas del mercado laboral se explican por la caída de la actividad. Mientras el Gobierno asegura que el año pasado el crecimiento fue cercano a cero, las mediciones privadas dicen que hubo un retroceso del orden del 2%.Además, el INDEC reconoce que disminuyó la tasa de actividad del 45,1% a 44%.

Esto se debe a que, por las pocas chances de encontrar empleo, un número importante de trabajadores dejó de buscar trabajo (“factor desaliento”) y pasó a la inactividad. Mientras que jóvenes que podían haber ingresado al mercado laboral siguieron inactivos.

De los 409.200 ocupados menos, 272,200 puestos de trabajo se perdieron en la Provincia de Buenos Aires y 59.200 en la Ciudad de Buenos Aires. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video