Publicado el: 15, May, 2015

Las fronteras de la política que no se deben cruzar


Juan Manuel Abal Medina será el Jefe de Gabinete, el dueño de la pauta - Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz
15/05 – 09:40 – El ex jefe de Gabinete y senador por el Frente para la Victoria, Juan Manuel Abal Medina, hizo llegar este artículo a LA NACION luego de que la diputada Elisa Carrió lo acusara de consumir drogas durante una entrevista con el ciclo Conversaciones en la web-tv de lanacion.com.

Por: Juan Manuel Abal Medina
Al levantarnos este lunes 11 de mayo, mi familia y yo nos encontramos con una entrevista que ocupaba el lugar principal de la edición online de LA NACION, donde la diputada Carrió afirmaba que en el año 2012, mientras me desempeñaba como jefe de Gabinete, concurrí al Congreso de la Nación “pasado de droga” y que mi alejamiento del cargo, casi un año y medio después, se debió a una supuesta adicción a los estupefacientes.

Al día siguiente, Carrió publicó una carta abierta donde afirmaba que los argentinos “hemos caído en un grado de barbarie inhumano, donde la mentira, la hipocresía, el dinero, el poder, la vulgaridad y la grosería han tomado deliberadamente el espacio público nacional”.

Sin inmutarse y en abierta contradicción con lo expresado en la entrevista de lanacion.com, afirmaba: “Cosecharás tu siembra ¿Qué hemos sembrado para que esto suceda? No lo sé, sólo sé que el mal radical es la anomia”.

¿La misma persona que el día anterior hizo tan graves y falsas acusaciones que dañan mi honor y agravian a mi familia puede preguntarse qué habrá sembrado tanta vulgaridad y grosería? Con sólo recordar sus dichos sobre mi persona la diputada Carrió encontraría muchas de las respuestas que busca.

No es mi intención dar entidad aquí al agravio gratuito que me lanzó Carrió; será la Justicia el ámbito donde se dirima esta cuestión. Prefiero utilizar estas líneas para reflexionar sobre las consecuencias que estas actitudes y prácticas políticas conllevan sobre la credibilidad del sistema democrático.

Elisa Carrió nos tiene acostumbrados a estridentes denuncias verbales: golpes de Estado en ciernes, políticos narcotraficantes y mafiosos, apocalipsis económicos y debacles sociales; denuncias que luego olvida o naufragan por falta de seriedad ante los estrados judiciales. Sólo por el objetivo de cobrar notoriedad en términos personales puede comprenderse la sucesión ininterrumpida de calumnias, infamias y acusaciones infundadas en que transcurren sus apariciones. ¿O será justamente este fárrago de mentiras el que la sostiene como un personaje atractivo para algunos medios, necesitados de convertir a la política en un culebrón de intrigas personales?

Vale sobre este punto detenernos y preguntarnos por el lugar que le cabe a “lo político” en nuestra sociedad. Lo propio de lo político debería centrarse en la capacidad que tiene la sociedad de discutir diversas visiones sobre la Argentina, qué intereses y sectores deseamos representar o cuáles son las ideas que pueden transformar la realidad en el sentido que deseamos.

Toda decisión está atravesada por intereses y actores que los encarnan. Sólo asumiendo esta realidad se puede encarar un proceso de transformación social como el que llevamos adelante desde hace doce años y en el que continuamos trabajando todos los días. Para nosotros gobernar no es reducir la política a una mera administración de la cosa pública, pretendidamente ajena a las contradicciones que habitan el universo social.

Lo que me diferencia de un militante de Pro o la UCR son sus ideas políticas y los intereses que defienden, no sus valores morales. Quienes pertenecen a otros espacios políticos no cometen ningún pecado moral, sólo tienen ideas diferentes a las mías. La política de este país me atraviesa desde la infancia. He conocido y he interactuado con dirigentes de todos los colores y puedo asegurar que las buenas, las regulares y las malas personas se distribuyen por todo el arco político.

Las acusaciones realizadas por Carrió niegan la política. A la diputada no le interesa debatir políticamente acerca de las cuestiones que afectan a la vida de los argentinos y a la construcción de un futuro de justicia y crecimiento para nuestro país.

La diputada se esfuerza por crear una ficción en donde todos aquellos que se oponen al gobierno nacional son moralmente superiores a aquellos que lo apoyamos. El menoscabo en términos personales y privados del colectivo kirchnerista o de cualquiera que sea su circunstancial adversario plantea un antagonismo moral que poco tiene de político y, sobre todo, poco tiene de real.

Esta falsa moralización de lo político que articula Carrió construye antagonismos a partir de categorías morales. Estos discursos y prácticas políticas son dañinos y peligrosos para la democracia y sus instituciones. Si los oponentes políticos nos definimos por términos morales la idea de adversario es reemplazada por la de enemigo.

Alguien que se declara admiradora de Hannah Arendt debería ser consciente de que la lucha moral como negación de “lo político” es una operación discursiva que encarna el riesgo de derivar a posiciones totalitarias.

Carrió decide no asumir el rol que le cabe como legisladora nacional y no representar las posturas de aquellos que la han elegido a tal fin, prefiere apegarse a la gestualidad propia de otros ámbitos. ¿Tal vez haya equivocado la profesión?

Luego del agravio y las mentiras de Carrió numerosos académicos, políticos y periodistas de todos los sectores e ideologías han expresado su solidaridad para conmigo y mi familia. Algunos lo han hecho público, otros prefirieron hacerlo personalmente y en privado. Quiero agradecer el gesto y la deferencia tanto a unos como a otros.

En la Cámara de los Comunes del Parlamento británico, las bancadas están dispuestas de manera enfrentada. Quien haya visto alguna sesión entre conservadores y laboristas pudo observar la intensidad y virulencia verbal de los debates, en los cuales abundan los gritos, los abucheos y las ironías.

En el piso de Westminster hay dos líneas, que simulan dos espadas enfrentadas y separadas por unos treinta centímetros de distancia. La tradición ordena que los parlamentarios no pueden cruzar esas líneas durante los debates, para prevenir disputas en la Cámara.

En una democracia plena y vital todas las políticas públicas pueden estar en discusión, pero hay algunas fronteras, las de la violencia física y simbólica, que debemos abstenernos de cruzar. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video