Publicado el: 20, May, 2015

El Gobierno presionó y acordaron los grandes gremios oficialistas


El Gobierno presionó y acordaron los grandes gremios oficialistas
20/05 – 09:50 – Nunca antes el calendario había avanzado tanto sin tener una pauta salarial de referencia. Y hubo otra salvedad en este conflictivo período de paritarias, que aún continúa.

Por: Nicolás Balinotti
Como no sucedió otras veces, el Gobierno quedó expuesto con sus presiones a sindicalistas y a empresarios para limitar las subas de sueldo. Fue el ministro de Economía, Axel Kicillof, quien bajó el martillo y determinó que las alzas no superen el 28 por ciento, pese a que los reclamos sindicales, en algunos casos, eran muchísimo mayores. Cuando el gremialismo oficialista comenzaba a rebelarse y a amenazar con medidas de fuerzas, el Gobierno apuró cuatro acuerdos clave para escenificar cierta paz y armonía paritaria. Anoche, cerraron sus tratos salariales en un 27% anual los oficialistas de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), el Sindicato de Empleados de Comercio, los albañiles de la Uocra y los estatales de UPCN. El apretón de manos se concretó ante Kicillof y el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, esta vez algo más relegado de las negociaciones y de la palabra final.

Los gremios aliados asistirán esta tarde a la Casa Rosada y se prevé una reunión entre Cristina Kirchner y la cúpula de la CGT oficialista, que encabeza el metalúrgico Antonio Caló. La Presidenta aprovechará el acto para resaltar las negociaciones paritarias y reivindicar otras políticas de su gestión vinculadas al salario y al empleo.

Al exhibir públicamente estos cuatro acuerdos, que beneficiarán a casi dos millones de asalariados, el Gobierno intentará contrarrestar el paro nacional que los sindicatos del transporte y las centrales obreras opositoras activarán el 9 del mes próximo (ver aparte). Además, se buscará influir en las negociaciones salariales que están hoy empantanadas, con exigencias de aumento por encima de 30%, como la de los bancarios, los aceiteros y la de los colectiveros de la UTA.

Caso por caso, de las paritarias que se pactaron anoche, la más emblemática es la de la UOM. Es así porque su jefe está al frente de la CGT alineada con la Casa Rosada. La escenificación que hará hoy Caló en Balcarce 50 la hizo también Hugo Moyano, con sus camioneros, cuando era aliado del kirchnerismo.

Inicialmente, la UOM había exigido una suba de 32% en dos cuotas, más una suma no remunerativa o un bono de fin de año. Anoche selló un aumento de 27,8% en dos tramos: un 17,8% retroactivo a abril y el 10% restante en junio. No habrá pago extra ni bono. Tampoco se concretará el objetivo principal de Caló: elevar el sueldo inicial a $ 8500. Con el alza, el salario más bajo será de $ 8160, a partir de julio.

“En algunas seccionales el acuerdo no nos cierra”, dijo anoche un jerárquico de la UOM tras debatir durante tres horas la propuesta que había acercado Adimra, la cámara empresarial mayoritaria. Aunque sí celebró que en el acta se haya convenido la eliminación de la categoría de operario, que es la más baja. De esta manera, aproximadamente 20.000 metalúrgicos tendrían a fin de año un incremento apenas mayor del porcentaje acordado anoche.

El Sindicato de Comercio, que reúne a un millón de trabajadores, selló una suba de 27% sobre todo el dinero percibido en 2014. El aumento se abonará en dos cuotas: 17% en abril y 10% en noviembre. Y habrá dos sumas no remunerativas de $ 1524, que se depositarán en junio y en septiembre.

A la irregularidad por la suma no remunerativa, que se trata de una práctica que no está avalada constitucionalmente porque es como un pago en negro, se le agrega otro punto polémico al acuerdo de los mercantiles: a cada trabajador el gremio le retendrá $ 75 mensuales que serán destinados a la obra social. Será una fuente de recaudación adicional.

Hace unos días, Armando Cavalieri, jefe gremial de los mercantiles, denunció públicamente que Kicillof fue quien impidió un suba de 30%, que ya estaba rumbeada. Confirmó la intromisión del ministro el empresario del sector Carlos de la Vega. El gremialista comparó al funcionario kirchnerista con Domingo Cavallo por “poner barreras a los salarios”. Anoche, Cavalieri y Kicillof habían hecho las paces.

Los acuerdos de los oficialistas Uocra y UPCN no requirieron tanto debate ni conflictividad como los otros casos. Ambos sindicatos cerraron en un 27,4% en dos pagos. Y no tendrán un pago extra ni un bono de fin de año, a pesar del pedido gremial. Anoche, Kicillof convenció a la CGT aliada: los gremialistas hablaron de “paritarias libres” y negaron un escenario de incertidumbre inflacionaria. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video