Publicado el: 21, May, 2015

Mauricio Macri: “Massa no es parte de nuestra propuesta”


Doble triunfo de Macri: Larreta ganó la interna y el PRO dejó lejos al resto
21/05 – 11:00 – Mauricio Macri fue contundente. El candidato presidencial de Pro descartó una alianza con Sergio Massa por considerar que no forma parte de su proyecto nacional. Con el mismo énfasis negó que el precandidato a gobernador bonaerense Francisco de Narváez pueda sumarse para fortalecer la oferta electoral de Pro en la provincia más grande del país.

Por: Joaquín Morales Solá
“¿Le parece que podemos seguir siendo gobernados por los mismos que prometieron cumplir con cosas básicas y no lo lograron?”, cuestionó ayer el líder de Pro cuando visitó la Redacción de LA NACION para participar del ciclo Conversaciones. Durante la media hora de entrevista, el jefe de gobierno porteño dijo que hay “presión” y “desesperación” desde “el círculo rojo” (sectores influyentes) para que la oposición acuerde la postulación de un candidato capaz de derrotar al kirchnerismo.

Afirmó que aún no eligió a su compañero de fórmula y pareció descartar la posibilidad de que sea Carlos Reutemann, como se venía especulando, al sostener que tiene “más vocación” para continuar como senador que para ser candidato.

“El 70% de la gente quiere un cambio”, se entusiasmó, y esbozó las medidas más importantes que adoptaría si llegara a ser presidente.

Macri pidió mantener los subsidios sociales, pero revisar algunos al consumo; advirtió que bajará el gasto en Aerolíneas Argentinas; dijo que mantendrá Fútbol para Todos, aunque con ingreso de publicidades privadas, y ratificó la política energética de Miguel Galuccio en YPF. No esquivó la polémica por la suspensión del superclásico, cuando especuló con una operación política del kirchnerismo para afectar su candidatura presidencial y reveló un inédito diálogo con el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, por las internas en Boca.

-¿Con Sergio Massa o sin Sergio Massa?

-Somos respetuosos del Frente Renovador, de Sergio Massa y del peronismo en general, pero ellos están discutiendo su historia. Massa es parte de esa historia, de esos gobiernos que ya han prometido y no han cumplido. Los que no han ayudado a que la gente viva mejor. Ayer visitaba Campana, Escobar o mismo Tigre, donde 70, 80 o 90% de la gente no tiene cloacas. ¿Te parece que podemos seguir gobernados por los mismos que ya prometieron cumplir con cosas básicas y no lo lograron? Tenemos una idea coherente de trabajar con aquellos que no han sido parte, al menos central, de la conducción del país.

-¿Con o sin Francisco de Narváez en la provincia de Buenos Aires?

-Lo mismo pasa con De Narváez. Él tuvo la oportunidad de construir el cambio y fue en una peregrinación interminable. Ya no representa lo que nosotros estamos buscando.

-¿Por qué no tienen un candidato fuerte en la provincia?

-Sí, lo hay. Estamos trabajando con el radicalismo y con la Coalición Cívica. Apoyamos en otra época una construcción con el Frente Renovador [en referencia a las elecciones de 2013] porque en aquella época había que frenar la reelección [de Cristina Kirchner]. Creíamos que había una vocación de construir algo al menos generacionalmente distinto, pero tampoco fue así. Massa no es parte de esta propuesta nacional.

-¿Hay presión desde el círculo rojo para que haya un acuerdo entre toda la oposición?

-Sí, absolutamente. Hay presión porque hay desesperación por un cambio, que es la misma desesperación que tiene la gente común. Creen que la sumatoria de numeritos en la encuesta genera un resultado, pero lo que va a generar el cambio es la convicción de los argentinos de que juntos podemos construir algo distinto. No es sumar intenciones de voto teóricas. El 75% de la gente dice hoy que no tiene definido su voto, por más que más del 70% quiera un cambio.

-¿Carlos Reutemann sigue siendo candidato?

-Es un lujo que el “Lole” nos esté acompañando. Su candidatura es parte de la especulación lógica del periodismo, como sucede con el libro de pases en el fútbol. Esto ha pasado y a él no le gusta. Me siento muy honrado con el apoyo que ha dado. Nos va a acompañar, pero le veo más vocación para la senaduría.

-¿La fórmula Macri-Reutemann está descartada?

-Nunca la descarté, pero insisto en que lo veo con más vocación para la senaduría.

-Imaginemos a partir de ahora que Mauricio Macri es presidente. Hace poco dijo que iba a ordenar que el cepo al dólar…

-Lo que va a terminar con el cepo es la recuperación de la confianza. Eso va a suceder en el momento en que ya se perfile con claridad que estamos ganando. O sucede en ese momento o fracasamos. Por primera vez se va a ver en el gobierno un equipo homogéneo, bien preparado, de buena gente, con honestidad y capacidad. El mercado entonces va a generar un flujo de dólares y el problema va a ser administrar esos dólares para que no afecte la competitividad y la exportación, que es la fuente principal de generar empleo.

-¿Qué haría con los subsidios?

-Los subsidios sociales son necesarios y han funcionado, pero la gente me decía en Jujuy que querían trabajo. No quieren que sus hijos dependan de un plan. Van a seguir existiendo otros subsidios, como el del transporte. En otros hay que volver a equilibrar las cosas, como en la energía.

-¿Aerolíneas Argentinas?

-Quiero que la gente en este país vuele bien, pero acá lo que importa es que eso no le cueste una fortuna al resto de los argentinos, porque el 97% de los argentinos no anda en avión. Hay que tener una empresa aérea que funcione eficientemente, eso significa todo eso más no perder 25 millones de pesos por día por una suma de improvisaciones. Nos vamos a juntar, el Gobierno y los gremios, para ver cómo esto se arregla. Esto así no puede seguir.

-¿YPF?

-Hay que reconocer que [Miguel] Galuccio es un profesional, no es un improvisado como Recalde, que no tenía la menor idea. YPF va a seguir trabajando de la misma manera.

-¿Fútbol para Todos?

-Hay que despolitizarlo. Hay que reorganizar todo para mantener un equilibrio y que la gente pueda ver el fútbol sin pagar. Vamos a encontrar un sistema con publicidad privada.

-¿Cómo se resuelve el problema de los barras?

-Es un tema que vamos a atacar prioritariamente porque el fútbol simboliza lo que pasa en un país. Lo que pasó el jueves [los incidentes en el superclásico] fue claramente premeditado. Ahora tenemos que seguir profundizando, porque desde Digón [Roberto, dirigente opositor de Boca] en adelante son gente políticamente involucrada, siempre ligada al Gobierno en todos estos años. Hay que tratar de entender si eso queda en la esfera de la política del club o tenía como objetivo meterse en la elección nacional, afectándome por mi relación histórica con Boca y por la relación de amistad que tengo con [Daniel] Angelici. Lo apoyé públicamente en las últimas elecciones del club porque justamente enfrente se había armado una lista alrededor de La Cámpora y del Gobierno. A los candidatos del otro lado los apoyó todo el peronismo. Hasta mi amigo Daniel Scioli apoyó a Ameal. Lo llamé y le pregunté: “¿Vos tenías que meterte, recibiendo a Amor Ameal [el otro candidato] en Tigre? Yo me puedo meter donde quiera”, me dijo, de mal humor. Me obligaron a salir a la cancha a hacer campaña.

-Nunca hubo debate presidencial. ¿Estaría dispuesto?

-Después de las PASO, soy proclive al debate. Yo arranqué mi carrera política debatiendo y siempre he debatido. Sería muy bueno. Espero que el PJ acepte.

-¿Hay que debatir en el programa de Tinelli, como dijo Massa?

-No, para nada. Hay que entender que en el siglo XXI las formas de comunicación con el público son variadas. No es un lugar cómodo para ir a llevar un mensaje político, pero sería negarse a la realidad. Hay mucha gente que se conecta con la política de distintas maneras y necesitamos el apoyo de todos para el cambio. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video