Publicado el: 3, Jun, 2015

Blatter, el final,presionado, dejará la FIFA; se abre una sucesión compleja


Blatter, el final,presionado, dejará la FIFA; se abre una sucesión compleja
03/06 – 11:00 – Iban a ser cuatro años, fueron cuatro días. Aunque formalmente el mandato de Joseph Blatter en la FIFA se extinguirá dentro de varios meses, el fin de su largo ciclo ocurrió ayer.

Por Andrés Prestileo
Fue sorpresivo, y a la vez no lo fue. Sorpresivo, porque era imposible que un anuncio de tal magnitud, su decisión de dejar el cargo, no conllevara un impacto inmenso, y mucho más después de una reelección tan reciente; esperable, porque el curso de los hechos desde el miércoles pasado permitía prever sacudones a toda escala. El viernes, tras el congreso que lo habilitó para un quinto período como presidente, Blatter desplegó todas sus habilidades expresivas por mostrarse fuerte y optimista en medio de un escándalo; en los días sucesivos, la presión global masiva lo obligó a tirar la toalla. Lo hizo ayer.

El transcurrir de los días refinará los pormenores detrás de su renuncia, pero la decisión es hija de la peor crisis de la FIFA en toda su existencia. La olla destapada por la justicia estadounidense y el FBI, que detuvo a siete jerarcas de la entidad, imputó a varios más y advirtió que seguirá hurgando en el entramado de corrupción más profundo de la historia del deporte, amenaza con embestir contra el propio Blatter. El congreso del viernes pasado, en medio del desbande, no disimuló la inseguridad en el procedimiento de los bloques continentales actores de la elección. El quiebre ya era suficiente como para jaquear la gobernabilidad futura del suizo. El sustento electoral de Blatter estuvo en los continentes menos influyentes, ante una Europa manifiestamente hostil hacia su conducción, por más que 18 de los 54 países integrantes de la UEFA lo hayan sostenido en la elección.

A ese estado de ebullición interna se le había sumado, anteanoche, otro elemento contundente en la pesquisa sobre coimas, lavado de dinero y fraude fiscal. Lo divulgó el diario The New York Times al dar cuenta de una supuesta transferencia, en 2008, de US$ 10 millones a Jack Warner, por entonces presidente de la Concacaf, realizada por Jerome Valcke, secretario general de la FIFA, tal como lo consignó ayer LA NACION. La noticia tuvo repercusión inmediata en Zurich, donde los acontecimientos se precipitaron desde la mañana, cuando comenzaron a circular versiones sobre un anuncio personal y muy importante de Blatter. Sobre el mediodía argentino, el suizo de 79 años apareció en la rueda de prensa convocada de urgencia para despachar el mensaje más penoso en sus 17 años como presidente. “Aunque tengo un mandato de los miembros de la FIFA, no siento que lo haya conferido todo el mundo del fútbol, es decir, los seguidores, los futbolistas, los clubes, la gente que vive, respira y ama el fútbol tanto como todos nosotros. Por tanto, he decidido renunciar a mi mandato en un Congreso electoral extraordinario. Hasta el día de esa elección, seguiré ejerciendo el cargo”, dijo.

“Voy a estar en una posición para enfocarme en reformas profundas. Por muchos años hemos llamado a reformas, pero no han sido suficientes”, agregaba el comunicado que leyó en unos diez minutos y tras el cual no se admitían preguntas. Blatter siempre pretendió asumir la posición de quien se ponía al frente de los cambios tan reclamados, pero la presión se volvió insoportable. No sólo la de la prensa mundial o la de la UEFA: la FIFA no puede darse el lujo de perturbar a los grandes sponsors, que de ninguna manera querrían quedar ligados a semejante escándalo y ya habían insinuado su preocupación. Coca-Cola y Adidas manifestaron su conformidad por la decisión de Blatter.

La reacción de varios de los actores de estos días fue rápida. “Fue una decisión difícil, valiente y correcta”, dijo Michel Platini, la voz de la UEFA. “Es un buen día para el fútbol y la FIFA; el cambio por fin llegó”, opinó Luis Figo, que había declinado su candidatura a la elección. “No podemos continuar con la crisis; hace falta un liderazgo que no esquive la culpa”, consideró Ali bin Al-Hussein, contendiente de Blatter y que volverá a postularse.

¿Qué pasará ahora? El congreso extraordinario que elegirá al sucesor de Blatter sesionará entre diciembre y marzo próximos, antes del que estaba prefijado para el 13 de mayo de 2016 en México. Mientras avanzan los procedimientos judiciales -la cadena estadounidense ABC informó ayer que el FBI ya indaga al propio Blatter, y Suiza investiga la elección de los mundiales de Rusia 2018 y Qatar 2022 (ver pág. 5)-, florecerán postulaciones ya conocidas y tal vez otras. Candidatos que se animen a enfrentar un futuro lleno de incógnitas y problemas por resolver.

“Nadie es perfecto”, dijo Blatter el viernes. Cierto y aplicable a cualquiera, pero en su caso las imperfecciones le pasaron una factura muy dolorosa. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video