Publicado el: 5, Jun, 2015

Con paro y movilización, Moyano pidió 35% de suba


Con paro y movilización, Moyano pidió 35% de suba
05/06 – 09:50 – Dijo que los camioneros rechazarán todo “aumento que no tenga un 3 adelante”. Criticó al Gobierno por los “sueldos y jubilaciones de hambre”. Y también cargó contra Ganancias.

Por: Guido Braslavsky
Frente a una multitud movilizada por su gremio al estadio del Deportivo Español, el líder camionero y jefe de la CGT opositora, Hugo Moyano, lanzó ayer fuertes críticas al Gobierno y desafió el techo a las paritarias que busca imponer la Casa Rosada al asegurar que no firmará un aumento “que no tenga un 3 adelante”, con lo que ratificó el reclamo de un 35 por ciento en las negociaciones con las cámaras empresarias de su sector.

“Este gobierno la única revolución que hizo fue la revolución recaudadora con el esfuerzo de los trabajadores”, fustigó Moyano en renovada crítica al impuesto a las Ganancias. Cuestionó a los funcionarios por ser “comunistas con la plata de los trabajadores, pero capitalistas con el dinero propio” y preguntó, con ironía, “por qué la señora presidenta no les pide que se rebajen el 50 por ciento del sueldo y eviten que se les descuente (Ganancias) a los trabajadores”.

“Eso sí sería patriotismo, querer al pueblo y no la fantasía que nos quieren mostrar diciendo que todo esta bien”, arremetió en su discurso, que arrancó poco después del mediodía y se extendió casi una hora. El acto estuvo enmarcado en un paro de 24 horas que terminó ayer a las doce de la noche, y que sirvió para garantizar la movilización desde todo el país de la fiel militancia camionera. Según el gremio hubo más de 50 mil personas.

Moyano fue el único orador en un acto que tuvo varias lecturas políticas. Ante todo, buscó presionar en las paritarias del sector, que deberán retomarse la semana que viene. Fue una demostración de fuerza del camionero, hacia la interna sindical y el cambio de gobierno. Internamente, un “operativo clamor” por su continuidad al frente del Sindicato de Choferes de Camiones de Buenos Aires, que tiene elecciones en setiembre y como era de esperar, volverá a postular para la reelección a Hugo y su hijo Pablo Moyano para secretario adjunto. Hace un tiempo el líder camionero había pensado correrse un poco y retener sólo la Federación Nacional para dedicarle más tiempo a su familia, y a la presidencia de Independiente.

La movida fue la antesala del paro convocado para el próximo martes 9. La CGT opositora hará hoy en su sede de la calle Azopardo un plenario para definir aspectos de lo que será la quinta huelga nacional contra el gobierno de Cristina Kirchner, apoyada en el poder de fuego de los gremios del transporte terrestre, aéreo y marítimo que hicieron punta con la medida.

Moyano fue crítico de la situación social y económica. Puntualizó que el salario promedio en el país es de 6.000 a 6.500 pesos y que “con esa miseria no se puede vivir, al igual que con las jubilaciones que cobran miles de ancianos”. Y preguntó si el Gobierno no está haciendo un ajuste cuando “no modifica el monto para el pago de Ganancias, no universaliza el salario familiar, además de la devaluación”. Criticó además la “continuidad del modelo” que pregona Daniel Scioli: “¿Será que le van a seguir pagando sueldos de hambre a los jubilados y más impuestos a los trabajadores?”

Con Moyano estuvieron Pablo Moyano y dirigentes de Camioneros. Pese a la movida propia, que tiñó de verde camionero cada rincón del estadio en el Bajo Flores, dieron el presente en el escenario dirigentes que integran la CGT Azopardo, como Abel Frutos (panaderos); Oscar Mangone (gas); su hijo Facundo Moyano (peajes), representantes de dragado, guincheros, petroleros, municipales, espectáculos públicos y de la Federación Portuaria y Marítima; y el legislador Gustavo Vera, entre otros. No estuvieron los fieles Juan Carlos Schmid (dragado) y Julio Piumato (judiciales), de viaje en el exterior.

El paro afectó parcialmente la recolección de residuos, el abastecimiento a supermercados y comercios y a los cajeros bancarios, que empezaron a normalizarse anoche. El acto generó un caos de tránsito en la zona y en especial en la autopista Riccheri, también afectada por obras en una bajada.

Según el gremio, unos 15 mil camioneros quedaron sin poder entrar. Para la movilización se activaron todas las seccionales del país, las delegaciones y regionales de Buenos Aires y la Federación. A estas últimas se les reservó el campo, mientras que las tribunas y plateas quedaron para las ramas del sindicato: caudales, correo, recolección, agua y gaseosas, residuos patológicos, combustibles, corralones, lácteos, entre otras. Demostración de poderío de Moyano quien logró que en los últimos años -aún a disgusto de otros gremios- todo aquello que tenga ruedas se pinte del color de su gremio. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video