Publicado el: 5, Jun, 2015

Sin acceso al crédito, sigue muy lejos el sueño de la casa propia


Los alquileres suben al 30% y ya alcanzan a la inflación
05/06 – 10:00 – La posibilidad de comprar una vivienda se aleja por el bajo nivel del salario en relación con el precio del metro cuadrado en dólares; la banca pública y el Procrear, únicas opciones.

Por: Francisco Jueguen
Hace algunas semanas que Willy recorre los interminables pasillos de los bancos oficiales -casi los únicos que ofrecen créditos hipotecarios- llevando y trayendo papeles. Su problema es el de casi todos los que buscan ingresar en la adversa aventura de comprar la casa propia: el caro financiamiento. “Aunque te den el máximo, no llegás a comprar nada para una familia”, se queja el joven de 37 años. “Si necesitás un departamento de dos cuartos, ya no te alcanza”, cuenta el empresario pyme casado con una profesional y con un hijo de dos años. Willy quiere comprar el departamento que está alquilando en Santa Fe y Agüero. Le dan (en pesos, a 30 años y con tasa variable) unos US$ 68.000, cuando la vivienda está tasada en US$ 120.000.

Ahorros propios, la venta de un terreno, la ayuda de algún familiar. Todo artificio vale. No sabe cómo juntará el resto o si la dueña actual le financiará parte de su deuda, pero Willy -como muchos otros argentinos- se esperanza con llegar o, por lo menos, con tirarse a la pileta.

En octubre de 2007 se dieron las mejores condiciones de los últimos años en materia de crédito hipotecario, según datos del Indicador de Accesibilidad a la Vivienda Propia a través del Crédito Hipotecario, elaborado por la Dirección General de Estadística y Censos porteña. Para reconstruir ese momento, la tasa de interés de los préstamos debería ser de 5,18% (71% menor que el promedio actual), el ingreso de una pareja de profesionales tendría que alcanzar los $ 66.868 (2,13 veces el actual), y el valor del metro cuadrado debería desplomarse cerca de 53%.

Desde 2007, el acceso al crédito hipotecario y, por ende, a la vivienda, se derrumbó. Según el índice de la dirección porteña, desde octubre de ese año se hundió 53,1% para los profesionales que viven en la ciudad. Para los que tienen calificación técnica, cayó 44% (partían desde una base más baja debido a sus menores ingresos mensuales). Sin embargo, la apreciación cambiaria impulsada por el Gobierno en los últimos meses, sumada a la calma del dólar informal, produjo un leve mejoramiento en los últimos seis meses (subió 8,4 puntos para los profesionales y 6,15 para los técnicos). En la variación interanual entre marzo de 2014 a 2015, el repunte fue de 2,3 puntos.

Este indicador oficial mide cuan cerca o lejos está el ingreso de una pareja de determinada calificación ocupacional (profesionales y técnicos) de la ciudad de Buenos Aires del ingreso mínimo necesario para acceder a un crédito hipotecario para la compra de una vivienda usada de 70 metros cuadrados en el distrito porteño.

En la provincia de Buenos Aires, el acceso al crédito hipotecario también se desplomó. En 2012, último dato disponible de la consultora Reporte Inmobiliario, la participación de las hipotecas en la compraventa de inmuebles estuvo en su punto más bajo desde 2005: 14,93%. Nuevamente, según la información de los expertos, 2007 fue el mejor año sin contar los previos a la devaluación de 2002.

“Lo que actualmente puede observarse es que la banca privada está retirada de la oferta de créditos hipotecarios. Las líneas que se mueven son sólo las que tienen los bancos estatales”, explicó Germán Gómez Picasso, director de Reporte Inmobiliario. “Además, el usuario no califica porque hay un fuerte desfase entre el salario y la cuota de un hipotecario, lo que es una tendencia a nivel mundial”, afirmó. En el caso de Willy, debía pagar una cuota mensual de 13.000 pesos para un préstamo de cerca de $ 900.000.

“El mercado hipotecario de préstamos desapareció por la alta inflación y gane quien gane va a tardar un tiempo en reconstruirse”, estimó Gómez Picasso. “No veo que el metro cuadrado baje en el futuro. Es más probable que los precios se mantengan estables o que suban.”

El informe de febrero de este año de la UADE sobre el mercado inmobiliario muestra un ascenso promedio de 2,5% en los precios. ¿Los mercados olfatean el fin del cepo con un cambio de Gobierno?

“El mercado está en crisis desde 2011 cuando el Gobierno impuso el cepo, que incluyó el no poder comprar dólares con los pesos que prestan los bancos”, señaló Rogelio Frigerio, presidente del Banco Ciudad, cuya línea estrella es Primera Casa BA. “Los altos niveles de inflación deterioran día tras día el poder de compra del salario de los argentinos y eso aleja a cada vez más gente de la posibilidad de acceder a una vivienda”, agregó. Pidió además “estabilidad de la moneda”.

En tanto, el Gobierno fogonea el Procrear, que hasta el 2 de junio había impulsado 141.419 créditos y el Nación Casa Propia. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video