Publicado el: 11, Jun, 2015

Lorenzetti reunió a los jueces y les pidió unidad ante las embestidas


Lorenzetti reunió a los jueces y les pidió unidad ante las embestidas
11/06 – 09:20 – El presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, frente a cientos de jueces federales afirmó ayer que “la sociedad necesita un Poder Judicial fuerte y unido”, que tenga “jueces independientes y estables”, y pidió a los magistrados que “no tengan miedo cuando los acusan de hacer política, porque es necesario que desarrollen políticas públicas”.

Por: Adrián Ventura
La invitación cursada indicaba que Lorenzetti se limitaría a celebrar el Día Mundial del Ambiente. Sin embargo, el juez había llamado a muchos magistrados en forma personal. Y el contexto político era inocultable: por un lado, en el tramo final de su mandato, la presidenta Cristina Kirchner presiona para cambiar la composición del alto tribunal y, por el otro, los diputados del FPV convirtieron ayer en ley un paquete de reformas procesales que puede impactar sobre la investigación de los casos de corrupción (ver página 11).

La ministra Elena Highton de Nolasco, más cercana a las posturas oficialistas, llegó tarde a la cita, sólo para participar de un brindis posterior con periodistas y ejecutivos de medios. Carlos Fayt se ausentó, como siempre tuvo por costumbre hacerlo para estos actos.

Pero Lorenzetti, que estuvo acompañado por Juan Carlos Maqueda, quiso dejar en claro que su poder de convocatoria está intacto y que el Poder Judicial debe mantenerse unido frente a cualquier ataque. Un mensaje con varios destinatarios: el Ejecutivo y los propios jueces.

Entre varios cientos lo escuchaban los camaristas de Casación Ana María Figueroa, Mariano Borinsky, Gustavo Hornos, Luis Cabral y Eduardo Riggi; los jueces federales María Servini de Cubría, Sebastián Casanello, Rodolfo Canicoba Corral, Ariel Lijo, Julián Ercolini, Claudio Bonadio y la camarista laboral Gabriela Vázquez, presidenta del Consejo de la Magistratura.

También colmaban el hall central de la Corte decenas de camaristas federales, como Martín Irurzun, Jorge Ballestero, Eduardo Farah, Ricardo Recondo, Alberto Dalla Vía y Santiago Corcuera. Y, en primera fila, estaba la presidenta de la Casación Criminal, María Laura Garrigós de Rébori, que lidera la agrupación cercana al oficialismo Justicia Legítima.

En la Corte afirmaban que la de ayer fue una de las convocatorias más importantes, tal vez similar a la que tuvo lugar cuando la Corte organizó en 2012 la Conferencia Judicial en Mendoza.

Lorenzetti dijo ayer que el alto tribunal no se dejaría “presionar por los poderes políticos y económicos”. Siempre hablando sobre el medio ambiente, el magistrado criticó a quienes “tienen como único incentivo satisfacer las elecciones del presente, en lugar de mirar al largo plazo”; y aseguró que la Corte impulsa un “diálogo de poderes, que no es invasivo pero sí firme”.

Pero bastaba que cualquiera de los oyentes suprimiera mentalmente las constantes referencias que Lorenzetti hacía del medio ambiente en cada frase para que la columna vertebral del discurso, de fuerte tono político, quedara al descubierto. Y si había alguna duda, luego de reclamar a los jueces que mantengan “independencia” y “unidad”, agradeció a “todos los presentes por haber concurrido a la invitación”, porque “un gesto vale más que mil palabras”. El contexto, lo no dicho, era elocuente.

En el brindis posterior con los hombres de prensa, para celebrar el Día del Periodista, Lorenzetti fue aún más explícito: “La Corte no cambia los principios, como pueden hacer algunas personas. Es una institución que se mantendrá firme, para defender los principios constitucionales, y nada nos hará cambiar”.

Lorenzetti sabe que el Gobierno quiere producir una o más vacantes para cambiar la mayoría del cuerpo. Pero cerca de él dicen que “los jueces están tranquilos porque reeligieron a Lorenzetti como presidente, para evitar que el Gobierno pueda paralizar al tribunal, y, por otra parte, la Comisión de Juicio Político no puede avanzar contra Fayt. No tiene autoridad y ningún juez lo aceptaría”.

En su mensaje Lorenzetti también les habló a sus propias filas: “Necesitamos un Poder Judicial unido. Y ésta es una clara demostración. Estamos unidos no por corporativismo, sino por ideales. Muchas veces escuchamos decir que el Poder Judicial tiene que ser independiente. Del gobierno, del Estado y de las corporaciones. No todos se han mantenido firmes contra las corporaciones como nosotros”, deslizó. Y agregó: “Los países y sus ciudadanos necesitan poderes judiciales fuertes e independientes. Hay que ser independientes de todos, esto hay que entenderlo y respetarlo”, dijo.

Lorenzetti dirige un Poder Judicial dividido entre los jueces más cercanos al Gobierno y los críticos. A todos les tendió una misma mano: “En las cuestiones menores, los jueces podemos tener distintas visiones. El Poder Judicial es demasiado grande para que consideremos que no hay lugar para uno o para otro, hay lugar para todas las visiones. Pero todos tenemos que estar unidos por los mismos ideales en los grandes temas”.

“Pedimos que respeten esa independencia, los países necesitan poderes judiciales fuertes y los ciudadanos necesitan jueces y juezas con estabilidad, que puedan ser independientes”, analizó. Una de las leyes aprobadas ayer por el Congreso, precisamente, va en sentido contrario, porque le permite al Consejo de la Magistratura nombrar jueces interinos sin acuerdo del Senado. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video