Publicado el: 22, Jun, 2015

El Congreso será la nueva sede de poder del kirchnerismo


El Senado de la Nación - Foto:
22/06 – 11:00 – Funcionarios, gobernadores y una legión reforzada de dirigentes de La Cámpora nutrirán los bloques del oficialismo; tendrá la primera minoría en ambas cámaras.

Por: Laura Serra
En el ocaso del gobierno de Cristina Kirchner, el núcleo duro del kirchnerismo se mudará del Poder Ejecutivo al Congreso a partir del 10 de diciembre, donde, con Máximo Kirchner a la cabeza y una legión ultrarreforzada de jóvenes de La Cámpora, aspira a erigirse en un polo condicionante del futuro presidente, sea éste oficialista u opositor.

En efecto, un importante número de funcionarios nacionales, gobernadores y legisladores cuyos mandatos vencen en diciembre, todos devotos del kirchnerismo, recalarán en los bloques del Frente para la Victoria, que hoy constituyen la primera minoría en ambas cámaras. El oficialismo, con 130 miembros en la Cámara baja (junto a sus aliados), renovará 83 bancas en las elecciones de octubre próximo, mientras que la oposición, 47. Los kirchneristas confían en mantener o acrecentar su actual predominio.

En el Senado, el oficialismo corre con ventaja porque en estos comicios la oposición pondrá más bancas en juego (15) que el bloque que preside hoy Miguel Pichetto (9). Además, si gana Daniel Scioli la presidencia, será Carlos Zannini, su candidato a vicepresidente y la sombra de Cristina Kirchner en el poder, el que manejará aquella estratégica cámara.

Así las cosas, aunque Cristina Kirchner no ocupe una banca en el Congreso -al menos en los dos primeros años-, su presencia quedará reflejada en su hijo Máximo en la Cámara de Diputados y una tropa de fieles lugartenientes que encabezará Eduardo “Wado” De Pedro, actual secretario general de la Presidencia.

De Pedro encabeza la lista de candidatos a la Cámara baja por Buenos Aires y detrás de él figura un pelotón de funcionarios y dirigentes de probada lealtad. Entre ellos Diego Bossio, actual jefe de la Anses; el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y la ultrakirchnerista y actual diputada de La Cámpora Mayra Mendoza. La única concesión al sciolismo es la ministra Cristina Álvarez Rodríguez, en el segundo puesto del listado.

Como puede observarse, el kirchnerismo no arriesga y apuesta a la fidelidad ya garantizada; en sus nóminas no aparecen figuras nuevas, al menos en los primeros lugares. Lo mismo sucede con los candidatos por la Capital que nutrirán al bloque: allí aterrizarán el actual ministro de Economía, Axel Kicillof, acompañado por Nilda Garré, embajadora argentina ante la OEA; el titular de La Cámpora, Andrés Larroque, actual diputado nacional, seguido por la nieta recuperada Victoria Montenegro, integrante del Consejo Nacional de la Mujer, y Omar Viviani, jefe del gremio de los taxistas.

Probada lealtad y sin riesgos

Las nóminas de las distintas provincias repiten el mismo patrón: dirigentes del kirchnerismo puro y duro en los primeros puestos que ya probaron su lealtad en cargos ejecutivos o legislativos.

Por Córdoba, el Frente para la Victoria postuló a la jefa de la Anses y referente de La Cámpora Gabriela Estévez, mientras que la lista de senadores la encabezará el diputado ultrakirchnerista Fabián Francioni. Por Santa Fe, otro funcionario nacional, Alejandro Ramos, secretario de Transporte, integrará la lista kirchnerista, mientras que por Catamarca la primera candidata es la delegada del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación en esa provincia, Verónica Mercado.

La agrupación juvenil La Cámpora prácticamente duplicará su presencia en el Congreso. Además de los candidatos ya mencionados, se postulan como diputados nacionales Daniela Serrano por San Luis, provincia arisca al kirchnerismo; Martín Doñate por Río Negro, y Cristina Brítez por Misiones, que secundará al gobernador Maurice Closs. En Chaco, La Cámpora estará representada por María Lucila Masin, segunda en la lista detrás de Analía Rach Quiroga, de máxima confianza del gobernador Jorge Capitanich.

La Cámpora también pretende hacer pie en el Senado: la joven Anabel Fernández Sagasti, actual presidenta de la Comisión de Juicio Político de la Cámara baja, se postula como primera candidata a senadora, al igual que su colega María Luz Alonso, por La Pampa.

El Congreso recibirá la presencia de gobernadores cuyos mandatos finalizan en diciembre y que también se mostraron fieles al kirchnerismo. Además de Closs, es el caso de José Luis Gioja, de San Juan, y Luis Beder Herrera, de La Rioja. El tucumano José Alperovich se postula como primer candidato a senador. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video