Publicado el: 1, Jul, 2015

Elevan a juicio oral la causa por corrupción contra la ex secretaria de Ambiente Romina Picolotti


Elevan a juicio oral la causa por corrupción contra la ex secretaria de Ambiente Romina Picolotti
01/07 – 09:10 – El fiscal federal Guillmermo Marijuan cerró la investigación por defraudación y malversación de fondos públicos contra la ex funcionaria de Néstor y Cristina Kirchner, cuyas irregularidades había revelado Clarín en julio de 2007.

Por: Claudio Savoia
Exactamente ocho años después de que Clarín denunciara el uso irregular de cientos de miles de pesos para alquilar jets privados, pagar pasajes aéreos para toda su familia y amigos, y gastar otros miles en comidas y objetos de uso personal, la ex secretaria de Ambiente de Néstor y Cristina Kirchner, Romina Picolotti, fue notificada ayer de que el fiscal federal Guillermo Marijuan pidió la elevación a juicio oral de la causa penal en su contrapor defraudación en perjuicio de la administración pública.

Marijuan dio por probado que la ex funcionaria “utilizó dinero público para solventar gastos personales, pasajes aéreos para su grupo familiar y personas allegadas y para la contratación de vuelos privados o chárters, sin justificación alguna”. En la resolución mediante la cual ayer pidió a la jueza María Servini de Cubría que eleve a juicio oral la causa, el fiscal enumeró y acompañó con pruebas algunos de los presuntos delitos de Picolotti.

Por ejemplo, la acusa de “haber utlizado dinero público para solventar pasajes de avión de su grupo familiar -madre, hijos, esposo y mucama-, y de amigos y conocidos”. Marijuan enumera por sus nombres a veintitrés personas. También de haber utilizado dinero público “para la contratación de vuelos privados o chárters, sin justificación alguna”. Como ejemplo, menciona seis contrataciones de jets privados para viajar al interior del país, casi todos con alguna escala en su terruño cordobés. En esos taxis aéreos se gastaban, por ejemplo, 22.681 pesos para cubrir la ruta Buenos Aires-Tucumán-Buenos Aires. Los precios son de hace ocho años, hoy superarían cómodamente el triple de ese valor.

Respecto a los gastos personales que la ex secretaria pagaba con dinero de la caja chica de la Secretaría, el dictamen incluye un somero detalle de los tickets y comprobantes encontrados en 61 cajas secuestradas por la justicia. La lista es larguísima, pero incluye tickets de almuerzos y delivery que pagaba con los fondos de la caja chica de la secretaría. “Entre diciembre de 2006 y junio de 2007 todos los días, incluidos fines de semana y feriados”, y excentricidades como un champán Baron B (el 28 de febrero de 2007), productos Rabolini (que prolijamente anotaba como “regalos Flor y Sofi cumpleaños”), velón de noche, sahumerios, una pava eléctrica, una chalina lisa y un gatito de gasa, un horno, y otros tantos objetos poco relacionados con el cuidado del medio Ambiente o la limpieza del Riachuelo.

El despilfarro irregular de Picolotti se hacía a través del envío de una gran porción del presupuesto a la Fundación ArtenINTA, un ente semipúblico que funcionaba como una financiera: adminitraba fondos presupuestarios a cambio de un porcentaje. “La maniobra se concretó merced al dinero asignado a la Secretaría de Ambiente, que era girado por el ministerio de Economía a la Fundación ArgenINTA. Luego, mediante la simple presentación de órdenes de pago libradas por esa repartición, se lograba que la Fundación librara los fondos. En otro casos, la Secretaría solicitaba a la Fundación adelantos por gastos operativos por sumas de 25.000 0 50.000 pesos”, certificó Marijuan.

Piccolotti había llegado a la función publica en julio de 2006 de la mano de su padrino político, el ex jefe de Gabinete Alberto Fernández, cuando trabajaba junto a su esposo Daniel Tailhade en la ONG que habían creado: el Centro de Derechos Humanos y Ambiente (CEDHA), que aún conduce Tailhade. Pero apenas fue nombrada en la Secretaría, contrató de inmediato a su hermano como Jefe de asesores, y a su cuñada, sus amigas y otros allegados, con remuneraciones mucho más altas que las del personal de planta y otros beneficios.

Su estrecha relación con Fernández, y la confianza que el jefe de Gabinete le brindó respecto de ella al presidente Kirchner, hicieron que tras su llegada el presupuesto de Ambiente pasara de 34 millones de pesos en 2006 a 111 millones en 2007. Cuando Clarín publicó los escandalosos manejos de Picolotti, Fernández negó las denuncias en una dura conferncia de prensa en la que atacó a este periodista y al diario. Pero su sucesor en la Jefatura de Gabinete, Sergio Massa, le pidió la renuncia a Picolotti en diciembre de 2008 por esos mismos desaguisados financieros.

Según el fiscal, la ex funcionaria actuó con “total desapego al cumpliemiento de las normas que rigen la utilización del dinero público que -como quedará demostrado en la investigación llevada a cabo en la presente- era destinado a fines personales de la por entonces titular de la Secretaría de Ambiente y de los funcionarios cercanos a ella”.

“Los gastos que se le imputan a Romina Picolotti en modo alguno se compadecen con los datos registrados en la agenda pública de la Secretaria de Ambiente”, por lo que, a juicio de Marijuan, “queda demostrado que la encausada incurrió en un uso fraudulento de los fondos públicos asignados a la secretaría que tenía a su cargo”. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video