Publicado el: 1, Jul, 2015

La Corte rechazó un pedido para restituir al juez Cabral, pero dejó una puerta abierta


Cabral: "Mi remoción es un ataque a la independencia del Poder Judicial"
01/07 – 09:30 – La Corte Suprema rechazó ayer el pedido que había hecho el fiscal Raúl Pleé para que el máximo tribunal reponga al juez Luis Cabral en la Cámara de Casación y siga a cargo de la causa por el pacto con Irán. Por ahora, Cabral seguirá fuera del tribunal. Pero la Corte tampoco le dio la razón al Gobierno: postergó para más adelante decidir si el juez fue bien o mal removido por el Consejo de la Magistratura.

Por: Adrián Ventura
Por ahora, el oficialismo que removió a Cabral de la Sala I de la Cámara de Casación se anotó un triunfo importante, aunque podría ser temporario. La Corte podría cambiar de opinión si la AMIA o alguna otra parte de un juicio plantearan por la vía judicial correcta que el reemplazo de Cabral por el juez Claudio Vázquez -recién nombrado por la mayoría kirchnerista en el Consejo de la Magistratura- viola su derecho a tener un juez imparcial. En ese caso, el máximo tribunal sí resolvería sobre el fondo del asunto.

Los hechos se precipitaron cuando, el jueves pasado, el kirchnerismo votó reemplazar a Cabral para poner en su lugar a Vázquez, un abogado y funcionario del Ministerio de Justicia que gracias a su proximidad con el Gobierno llega al máximo tribunal penal como interino.

A partir de ese momento, cada uno de los protagonistas buscó una salida judicial distinta.

Por un lado, el propio Cabral eligió el camino judicial: con el patrocinio del Estudio Cassagne, anteayer planteó una demanda para que la Justicia lo reintegre a su puesto. Pero, ayer, el Estado nacional recusó a la jueza interviniente, María José Sarmiento, y el expediente pasó a manos de otro juez, Esteban Furnai, que recién podría resolverlo en agosto próximo.

La otra salida la buscó el fiscal Pleé por un camino de urgencia. Él no planteó que Cabral fuese repuesto en su cargo, sino que pidió que la Corte ordene que ese magistrado, como juez natural de las causas en las que venía interviniendo, sea el que dicte la sentencia en esos casos.

Ocurre que Cabral, junto con el juez Juan Carlos Gemignani, se iba a pronunciar por declarar inválido el memorándum de entendimiento de la Argentina con Irán. Pero el Gobierno, cuando lo reemplazó por Vázquez, torció el rumbo del fallo, que ahora, tal como pretende el Gobierno, sería favorable a la validez del acuerdo.

Por eso, Pleé hizo una presentación por vía administrativa, de superintendencia, para que la Corte avoque el estudio del caso. Y Gemignani, en forma paralela, le envió a la Corte el expediente de la AMIA.

Pero la Corte, consciente de que tenía un tema explosivo entre manos, tomó por ahora distancia:

* Encontró un vericueto procesal y dijo que Pleé eligió un camino procesal incorrecto. “El planteo es inadmisible”, escribieron Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda, Carlos Fayt y Elena Highton. Para dejarlo en claro, la Corte recordó que en 2013, cuando fue el CELS el que hizo un planteo de superintendencia, en esa oportunidad para echar a Cabral de la Casación, la Corte también lo rechazó porque el CELS eligió la vía incorrecta.

* El alto tribunal, sin embargo, se ocupó de dejar bien en claro que no se pronunció aún sobre la legitimidad del reemplazo de Cabral por Vázquez ni sobre la constitucionalidad del nuevo régimen para cubrir vacantes.

Tanto el texto del fallo como fuentes cercanas a Lorenzetti dejaron en claro que si alguien hiciera ese planteo judicial correctamente, entonces la Corte, eventualmente, podría analizar si Cabral fue mal removido de la Casación.

* De todas maneras, los observadores judiciales afirman que la solución de la Corte -correcta desde el punto de vista técnico- abre la puerta a un futuro incierto y riesgoso.

En efecto, por un lado, el Consejo de la Magistratura podría entender que la Corte, por el momento, le dio vía libre para cambiar jueces subrogantes, y así podría utilizar la ley de subrogancias para sacar a otros jueces que no le sean funcionales.

Pero también son las propias cámaras federales de apelaciones del interior las que están alarmadas, porque ahí están en juego 180 vacantes que el Gobierno podría cubrir con hombres de La Cámpora. Pero habrá que esperar hasta entonces para ver qué dice la Corte.

Un tribunal con diferencias

Claudio Vázquez es el subrogante que ocupó el lugar del juez Luis María Cabral. Juan Carlos Gemignani es otro de los integrantes de la Sala I de la Cámara de Casación. En la reunión extraordinaria de ayer quedaron en veredas opuestas. Gemignani envió la causa del acuerdo con Irán a la Corte Suprema. Vázquez reveló que el día anterior ellos dos, más la otra integrante de la Cámara, Ana María Figueroa, dispusieron quedarse con la causa. Una interna que promete seguir. (La Nación)

Dejar un comentario



Mostrando 1 Comentario
Publica tu comentario
  1. ¿INDEPENDENCIA DEL PODER JUDICIAL? SI ES INDEPENDIENTE ¿ COMO ES QUE LA OPOSISCION YA SABE COMO VA A SENTENCIAR? O ES QUE RECIBE ORDENES DE LO QUE LLAMAN EL CIRCULO ROJO? Y LA OPOSICION Y PARTE DEL PERIODISMO TIENEN COSA JUZGADA CON ANTELACION? POR LO MENOS ES LLAMATIVO ESO DE “ATAQUE A LA INDEPENDENCIA DEL PODER JUDICIAL” CUANDO TODA PERO TODA LA CIUDADANIA ARFGENTINA SABE QUE EL PODER JUDICIAL ES UN ANTRO POLITICO DE TODOS LOS COLORES Y LO QUE SE JUEGA EN CADA SENTENCIA ES COMO SE DESTRUYE AL OPOSITOR O AL OFICIALISTA DE TURNO .-

Publicidad

OPI Video