Publicado el: 8, Jul, 2015

Chavismo al palo. El gobierno blanquea y autoriza realizar inteligencia interna


Chavismo al palo. El gobierno blanquea y autoriza realizar inteligencia interna
08/07 – 11:00 – A partir de las funciones acordadas a la ex SIDE, hoy Agencia Federal de Inteligencia (AFI), el gobierno nacional le otorga al organismo de Inteligencia, potestad para inmiscuirse en el ámbito social, privado, empresarial, bancario y sindical. Es decir, blanquea una función por la que el mismo gobierno cuestionaba la base de un organismo que usó para cuestiones eminentemente políticas, durante sus 12 años de existencia. (Por: Rubén Lasagno)

La nueva estructura de la ex SIDE, armada por este gobierno para sacudirse la responsabilidad que le cabe por operaciones políticas, manejos turbios, oscuro y financieros durante los 10 años de Héctor Icazuriaga y Francisco Larcher, opta por un sesgo eminentemente de intrusión en asuntos internos del país, blanqueando y efectivizando un largo delirio acariciado por los Kirchner y Zannini, de controlar a todos y todas, un acto copiado de lo más ordinario y autoritario del chavismo, hacia donde ha torcido el gobierno en los últimos años, de una manera más que obvia.

Se hace necesario que el próximo gobierno, borre de un plumazo estos adefesios antidemocráticos, inventados por un gobierno maniqueo y perseguido por sus propias sombras, decadente en lo moral pero también en lo intelectual y con un evidente desprecio por las libertades públicas.

Con argumentos absolutamente falaces y distorsionados, el kirchnerismo logró cerrar la ex SIDE y transformarla (en los papeles) en algo sui géneris, que le sirve para dos cosas: primero, sepultar al organismo de Inteligencia y con él los chanchullos, las operaciones políticas, la ilegalidad de los manejos de fondos en épocas de Icazuriaga y Larcher y los “trabajos” que le encargaban al agente Stiuso, entre ellos la operación en contra del Fiscal Nisman, que terminó con su muerte. Segundo, para monopolizar el control social en todos los frentes y servirse de la información para su actividad política-partidaria.

Es decir, que con el sentido de la oportunidad que tiene el krichenrismo, logró, excusas mediante, renombrar un organismo que no cambió en nada, solo que se le quitaron atribuciones concedidas y se pasó el control absoluto a manos del régimen, tal cual sucedió en Venezuela de la mano del bien fallecido Hugo Chávez Frias, que transformado en un pajarito le sopla en el oído al colectivero que dejó en la presidencia, cómo debe espiar y controlar al ciudadano común que quiere comprar dos rollos de papel higiénico y un envase grande de dentífrico en el supermercado de la esquina, mientras los capos del gobierno, se enriquecen, dilapidan el petróleo y preparan su partida con los baúles lleno de oro.

Pocos o nadie sabe, por ejemplo, que en los últimos cinco o seis años (al menos) Icazuriaga y Larcher sacaron a la SIDE del sistema bancario, es decir, los empleados no están bancarizados y el dinero corre en valijas, de mano en mano, anotando los fondos que reparten, en una especie de remarke de aquella libreta del almacenero que custodiaban, celosos, nuestros abuelos.

Por lo tanto, había una necesidad imperiosa de borrar del mapa la ex SIDE o SI y “reconvertirla”, solo en los papeles. La estructura sigue siendo la misma y las funciones están a cargo de un grupo “selecto” de militantes camporistas que no saben nada de la especialidad, pero saben ser funcionales a los objetivos supremos del gobierno: llevar adelante prácticas políticas en contra de opositores, medios y el mercado. Controlar lo más posible (escuchas mediante) para contar con la información esencial al momento de atacar al otro. Un atisbo de las políticas hitlerianas, un hecho regresivo a lo peor de las dictaduras latinoamericanas y en definitiva, un paso atrás en el camino del perfeccionamiento de la democracia.

El nuevo organismo, concebido para meterse en la vida de todos y cada uno de nosotros, se enmascara tras una serie de justificaciones burdas, redundantes, rayana en la estupidez, como las aclaradas por Parrilli y reproducidas por los órganos de propagandas como Página 12, Telam y la cadena de la alegría nacional. Nada de eso es cierto; constituye una puesta en escena de un grupo de inadaptados políticos y aprovechadores de la cosa pública, que intenta conservar el poder a cualquier precio o sostenerlo aún luego de retirarse en el 2016.

El kirchnerismo, inclusive, en relación al organismo de Inteligencia se animó a ir más allá de lo que fueron, por ejemplo, los menemistas, con el mafioso manejo de la SIDE por parte “del tío Anzoarregui” o antes lo hicieron los inútiles “revolucionarios” de la Coordinadora o más acá el chorro Santibáñez, edecán y cajero del presidente estúpido o el propio Miguel Ángel Toma, un sanatero oportunista, bueno para nada y operador de Duhalde. El kirchnerismo y Cristina, fundamentalmente, fueron un poco más allá: convalidaron expresamente un organismo con capacidad (reglamentada) para meterse en la vida de los argentinos, sin límite y sin otro objetivo que ejercer el control social, de manera “legal” si se considera legal una decisión autoritaria y fascista como la tomada por la presidenta, firmando un Decreto para darle visos de legalidad a una acción reñida con la democracia que dicen profesar.

Pero esto, al ciudadano medio, parece no importarle, total, él cree que no van a tocar a su puerta. Es cuestión de tiempo.

Estos regímenes autoritarios, solo son posibles en sociedades como las nuestras, donde el conformismo social se usa como la llave para instalar cualquier medida, aún las más restrictiva de las libertades, maquillando la realidad con mentiras orquestadas para campañas goebelianas, como las que nos venden Parrilli, Zannini, Kiscilof, Scioli o Aníbal Fernández y la propia presidenta.

Es una pena que una gran parte de la sociedad no se permita pensar. Por este motivo, hace unos días acudí a un ¡Jódanse!, para describirle a los fueguinos mi sentimiento de frustración al ver que Rosana Bertone, ganaba la gobernación de Tierra del Fuego, por elección del mismo pueblo que sufre, desde hace mucho tiempo, las privaciones y aislacionismo al que los condenó el mismo partido que volvieron a votar.

Somos todos y cada uno de los habitantes de este país, los constructores de nuestro propio destino. Solo nosotros podemos sacudirnos la mugre o morirnos en la mugre. Nadie nos obliga a cambiar, excepto el instinto natural del ser humano que normalmente, tiende a que nos superemos; pero elegir seguir estancados o retroceder socialmente, no es normal, pero también está circunscripto a la elección y el libre arbitrio que tenemos como habitantes de este país.

Eso sí, cuando mañana nos veamos sobrepasados por el control de un Estado facultado por nosotros mismos a introducirse en nuestra casa, nuestro trabajo, nuestros bienes y hasta en nuestra cama, no culpemos a quienes utilizan las herramientas que les dimos con el consentimiento de la omisión y la indiferencia ante los temas fundamentales de la libertad en democracia, culpémonos a nosotros mismos, por haber sido tan idiotas. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Mostrando 4 Comentarios
Publica tu comentario
  1. Rogelio M dice:

    Desde Palermo, felicito al editorialista. Excelente reflexión.

  2. MANCUSO dice:

    CAHVEZ Y KIRCHNER UN SOLO CORAZON. EL VIZCO Y EL GARCA (BUENOS ESO DE GARCA ES COMPARTIDO) SE PUSIERON DE ACUERDO PARA APRETAR SUS RESPECTIVAS SSOCIEDADES Y SOMO STAN BOLUDOS QUE NOS DEJAMOS APRETAR. JAJA QUE BO LU DOS

  3. AL FINAL LO CONSIGUIERON ..LA DICTADURA DEL PROLETARIADO … !!

  4. Lola dice:

    Excelente nota. Y no digan que no se les aviso!. Todos tranquilos. Inmutables. Creyendo que no les va a tocar. Se va cerrando el cerco. Y recuerden… nosotros quedaron dentro del el. Saludos al editoralista. Claro y sin vueltas.

Publicidad

OPI Video