Publicado el: 11, Jul, 2015

Francisco clamó contra la corrupción y por la democracia


Francisco clamó contra la corrupción y por la democracia
11/07 – 11:00 – En Paraguay, llamó a trabajar por el fortalecimiento de las instituciones que den respuesta a las aspiraciones del pueblo; ésta es la última etapa de su viaje por la región, que termina mañana.

Por: Elisabetta Piqué
Consolidar la democracia, la transparencia, la lucha “impetuosa” contra la corrupción. En un nuevo mensaje de fuerte contenido político, ése fue el pedido que hizo ayer el Papa al arribar a Paraguay, última etapa de su viaje a América latina.

En su primer discurso en este país de pasado político turbulento -dictadura, golpes de Estado, crisis institucionales y hasta el asesinato de un vicepresidente (Luis María Argaña, en 1999)-, el Papa destacó la importancia de la “construcción de un proyecto democrático sólido y estable”.

“Los animo a que sigan trabajando con todas sus fuerzas para consolidar las estructuras e instituciones democráticas que den respuesta a las justas aspiraciones de los ciudadanos”, exhortó Francisco, al hablar ante el presidente Horacio Cartes y otras autoridades en el Palacio de López.

Luego de reconocer avances “en medio de grandes dificultades e incertidumbre”, el Papa recordó la forma de gobierno adoptada en la Constitución de Paraguay, “democracia representativa, participativa y pluralista”. Y advirtió sobre la “tentación de la democracia formal que [el documneto eclesiástico de] Aparecida definía como la que se «contentaba con estar fundada en la limpieza de los procesos electorales»”.

Ya en sus dos primeras etapas, Ecuador y Bolivia, Francisco, el primer papa latinoamericano, hizo llamamientos de altísimo contenido político. En Quito, por ejemplo, llamó a evitar los “liderazgos únicos” y los “personalismos”. En Santa Cruz de la Sierra, hizo un contundente reclamo de cambio del sistema global; “ya no se aguanta”, dijo sobre el sistema económico global.

De la misma forma, ayer, en Asunción, destacó la necesidad de “gestiones transparentes que luchen impetuosamente contra la corrupción” y recordó que “los pobres y necesitados han de ocupar un lugar prioritario”.

Aunque reconoció “pasos importantes” en educación y salud, pidió que “no cese el esfuerzo de todos los actores sociales, hasta que no haya más niños sin acceso a la educación, familias sin hogar, obreros sin trabajo digno, campesinos sin tierras que cultivar y tantas personas obligadas a emigrar hacia un futuro incierto; que no haya más víctimas de la violencia, la corrupción o el narcotráfico”.

Con apenas 6,8 millones de habitantes, Paraguay no es sólo uno de los países más pobres del continente, el segundo después de Bolivia, sino también uno de los más corruptos, según Transparency International.

En la escala más emotiva de la maratón de Jorge Bergoglio a su tierra, vista la cercanía con la Argentina y la fuerte impronta dejada aquí por las reducciones jesuíticas, Francisco volvió a tener una recepción triunfal. No bien apareció desde la puerta del avión que lo trajo desde Santa Cruz, un grito de júbilo estalló en el aeropuerto.

Recibido por Cartes, enseguida disfrutó de una bellísima y pintoresca ceremonia de bienvenida. Un coro de niñas vestidas de blanco entonó en español y guaraní los himnos de Paraguay y del Vaticano y otro canto indígena. Y ante un papa en muy buena forma, sentado bajo una carpa junto a Cartes, bailarines interpretaron una coreografía histórica sobre el país, con un indígena guaraní cubierto sólo con plumas y descalzo, gauchos y damas, una Virgen de Caacupé y un San Roque de Santa Cruz, santo jesuita, vivientes.

Ya dejando el aeropuerto, Asunción, una ciudad de 600.000 personas, se lanzó a las calles para el paso del papamóvil.

“Su presencia es símbolo de amor y alegría”, le dijo Cartes, que agradeció su histórica visita, haber sido recibido por él dos veces en el Vaticano y la ayuda que brindó a “los hermanos paraguayos” siendo arzobispo de Buenos Aires.

Cartes es uno de los hombres más ricos del país -dueño de un imperio tabacalero- y entró en política a través del conservador Partido Colorado para ser elegido presidente en 2013. Pese a que no tiene la misma sintonía que tuvo con Rafael Correa y Evo Morales, el Papa se mostró afable con él.

“No es difícil sentirse en casa en esta tierra tan acogedora”, dijo Francisco, desatando aplausos en el Palacio de López. Al hacer un repaso de la historia de Paraguay, recordó las guerras fratricidas que sufrió, la falta de libertad, derechos humanos y muertes -aludiendo a la dictadura de 35 años de Alfredo Stroessner- y subrayó “el tesón y espíritu de superación del pueblo paraguayo”.

“Nunca más guerras entre hermanos! ¡Construyamos siempre la paz!”, clamó, al pedir también evitar “gestos arrogantes, palabras hirientes, actitudes prepotentes y fomentando, en cambio, la comprensión, el diálogo y la colaboración”. Y recordó a “los hermanos paraguayos de mi anterior diócesis, ellos tienen la Virgen de Caacupé”, en alusión a la villa 21.

En Bolivia, por la mañana, el Papa tuvo una emotiva reunión con presos de la cárcel de Palmasola, a quienes les recordó que “reclusión no es lo mismo que exclusión porque la reclusión es parte de un proceso de reinserción en la sociedad”. (La Nación)

Dejar un comentario



Mostrando 2 Comentarios
Publica tu comentario
  1. LILIANA dice:

    llamado telefonico para cristina, hablo contra la corrupcion y a favor de la democracia
    nuestro pais uno de los mas corruptos y con una democracia a medias pues es mas carcano al autoritarismo que a la democracia
    te llaman cristina, contesta algo a ver si tambien decis que los medios tergiversan lo que dice francisco
    no vayas a chuparle las medias, simplemente escuchalo

  2. miguel dice:

    El PAPA nos ha defraudado a todos ya que recibe a la Sra Psiquiatrica que lo usa con fines eleccionarios y él lo sabe pero igual se deja usar (o estarà amenazado con la Ley de Aborto …..)todo es posible en este estado auroritario y fascista

Publicidad

OPI Video