Publicado el: 11, Ago, 2015

Golpe comando en un banco: “Esta vez no toques la alarma”


Golpe comando en un banco: “Esta vez no toques la alarma”
11/08 – 10:00 – Lo dijo uno de los cinco ladrones que asaltaron una sucursal del Credicoop. La banda ya había robado esa sede.

Entraron al banco cerca de la hora de cierre. Algunos con pasamontañas para taparse el rostro y otros con pelucas y gorras. Después de amenazar a clientes y empleados, se llevaron entre 700.000 y 1.000.000 de pesos. No eran ladrones improvisados: conocían al detalle todos los movimientos de la sucursal porque la habían asaltado hacía 10 meses.

El audaz golpe ocurrió ayer en una sede del Credicoop de Avellaneda. “Esta vez no toques la alarma”, le dijo el asaltante a una de las empleadas de la línea de caja. La advertencia se remontaba a un antecedente inmediato. Altas fuentes del caso contaron a Clarín que el ladrón sería parte de la banda que robo la misma sucursal en octubre del año pasado y escapó con 500.000 pesos.

Según pudieron reconstruir los investigadores analizando las cámaras de seguridad del banco, esos dos no fueron los únicos que tuvieron como objetivo al Credicoop. La misma banda también habría protagonizado asaltos en sucursales de Lomas del Mirador y Quilmes Oeste, en febrero y marzo de este año.

El robo de ayer empezó minutos antes de las 15. Cinco ladrones llegaron al banco, ubicado en avenida Mitre 1329 (en la zona de Crucesita), y pararon en la puerta de la sucursal. La que conducía el vehículo era una mujer. Sólo ella se quedó de campana.

Los otros cuatro asaltantes bajaron y se metieron en el banco. A los gritos, ordenaron que todos se tiren al piso. Uno de los ladrones se quedó en el salón de atención al público, amenazando a los clientes y al personal de seguridad privada.

Sus tres cómplices se dedicaron a cargar el dinero. El que fue a vaciar las cajas conocía a las empleadas del robo anterior. “Por la manera de actuar y las características físicas serían los mismo que en octubre pasado entraron a la esa sucursal disfrazados con pelucas. En esa oportunidad, escaparon con 500.000 pesos. El testimonio de la cajera confirmó esa hipótesis: “Esta vez no toques la alarma”, le ordenó el asaltante, según declaró la empleada ante la Policía.

Luego fueron a buscar al tesorero a su oficina y lo llevaron hacia el fondo. “Si bien el tesoro sólo se puede abrir en determinados horarios, los asaltantes ingresaron a un sector en el que se acumula el dinero hasta que pueden guardarlo”, explicó un investigador.

Anoche todavía se estaba realizando los arqueos para determinar el monto exacto del botín. Sin embargo, fuentes del caso aseguraron que rondaría entre los 700.000 mil y 1.000.000 de pesos.

Con la plata en su poder, los asaltantes salieron corriendo, se subieron al coche que manejaba la mujer y escaparon. Al igual que en los otros golpes que les imputan, la fuga estaba planeada a la perfección: al cierre de esta edición no había ningún detenido.

Mientras buscaban pistas para llegar a la banda, los investigadores se mostraban sorprendidos por la duración del asalto. “Por lo general tardan entre 30 segundos y poco más de dos minutos, porque saben que los primeros patrulleros demoran unos tres minutos en llegar luego de activada la alarma antipánico. El golpe de ayer duró casi cuatro minutos”, remarcaron. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video