Publicado el: 11, Ago, 2015

Protesta inédita: un piquete de barcos impide que otros salgan a navegar


Protesta inédita: un piquete de barcos impide que otros salgan a navegar - Foto: Daniel Feldman
11/08 – 10:00 – Dos embarcaciones se cruzaron en la desembocadura del Río Chubut para exigir que el gobierno les devuelva los permisos de pesca.

Dos barcos se cruzaron en la desembocadura del Río Chubut y no permiten que ningún otro perteneciente a la flota amarilla del puerto de Rawson pueda salir a pescar. Se trata de las embarcaciones Rayito de Sol y Leyenda, cuyos propietarios reclaman que el gobierno les devuelva los permisos de pesca. Daniel Jurado, dueño de una de las embarcaciones le dijo a Clarín que “no nos vamos a mover de acá hasta tanto venga alguna autoridad provincial y nos devuelvan lo que ilegalmente nos sacaron para beneficiar a otros sectores”.

Jurado permanece arriba del barco Rayito de Sol y además colocó los cabos que se utilizan para amarre a lo ancho del río lo que impide a las demás embarcaciones poder salir a navegar. Son alrededor de 120 barcos los que se ven imposibilitados de salir en busca del langostino que abunda en esta época y cuyos cardúmenes se encuentran a escasas dos horas de navegación. Una situación como la que está sucediendo es inédita en la historia del Puerto de Rawson y de la flota amarilla, la más emblemática de la provincia.

Cristian Reale, propietario del barco Leyenda (una embarcación pequeña que se utiliza para pesca artesanal), estaba en el muelle y le dijo a Clarín: “Pescamos con nuestra familia desde hace muchos años. Mi padre llegó aquí a Rawson en 1962 y los permisos se los dan a los chinos o a cualquiera”.

Ambos criticaron a la ministra Gabriela Doufour. “Nunca me recibió porque no tiene argumentos para sacarme el permiso. Sabe que es algo ilegal lo que están haciendo”, agregó Jurado, quien dijo que el permiso lo tiene desde hace 26 años junto a su padre Juan de 75 ya retirado de la actividad.

“En noviembre pasado me lo renovaron pero entre el 4 y 5 de marzo dijeron que no estaba autorizado para salir y me pusieron una multa y nos quitaron el permiso. Hace seis meses que no podemos trabajar y por eso hemos tomado esta determinación. Si no me devuelven el permiso no sale nadie a pescar”, expresó Jurado, que recibió el apoyo de otros pescadores que se acercaron al muelle cuando vieron la bengala naranja encendida que marcaba el inicio del primer “piquete marino” de la provincia.

Para poder tener un sustento para vivir, Jurado tripula otras embarcaciones. La última el miércoles pasado en el puerto de la localidad de Camarones. El barco se hundió y Jurado y la tripulación pudieron ser salvados por otro barco en un dramático rescate. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video