Publicado el: 14, Ago, 2015

Cristóbal López e YPF se disputan la filial de Petrobras


El empresario Cristobal López - Foto: FERNANDO MASSOBRIO
14/08 – 07:40 – Cristóbal López es dueño de una billetera millonaria, tiene una cercanía con el Gobierno mayor que la de cualquier otro empresario y desde hace años quiere crecer en el negocio petrolero, donde juntó las primeras migas de su fortuna. Todo eso lo llevó en las últimas semanas a poner en marcha un plan para quedarse con el 67,2% de la filial de Petrobras en la Argentina, la quinta entre las petroleras con mayor producción de hidrocarburos en el país.

Por: Pablo Fernández Blanco
Para alzar ese premio deberá dejar en el camino nada menos que a YPF, la compañía con mayoría estatal que conduce Miguel Galuccio. La semana pasada, una fuente incuestionable de esa empresa dijo a LA NACION que la petrolera estaba decidida a hacer una oferta por Petrobras. Aclaró, sin embargo, que no estaba dispuesta a pagar “cualquier precio”.

Ejecutivos de Indalo, el grupo de López, trabajan para presentar una oferta el 28 de este mes, plazo que fue extendido en las últimas semanas.

Si todo sale de acuerdo con los planes de la empresa, acompañará la propuesta con una garantía líquida que muestre su capacidad para pagar una posible compra de la petrolera. A alcanzar esos avales se dedicó Fabián De Sousa, socio de López en Indalo y gestor de la mayor parte de sus negocios, en las últimas dos semanas.

El ejecutivo gestiona desde el petróleo hasta los medios de comunicación del grupo (es dueño del canal de cable C5N, Radio 10, la productora Ideas del Sur, Oil Combustibles y compañías alimentarias, para enumerar algunos ejemplos).

En el último tiempo pasó por Nueva York y Londres para reunirse con bancos y fondos de inversión que le permitieran armar una estructura financiera para hacer una oferta consistente, por encima de los US$ 900 millones.

El equipo de López cree que por el precio en Bolsa toda la empresa vale US$ 1100 millones. La porción en juego, unos US$ 800 millones, más otros US$ 100 millones (o un poco más) por el control.

Una de las mayores virtudes de López en la arena de los negocios es la perseverancia. En 2013 fue uno de los que más avanzaron en el proceso para quedare con Petrobras, a la que ya le había comprado en 2010 una refinería en Santa Fe y una red de 365 estaciones de servicio en todo el país, que hoy llevan la marca Oil, pero le bajaron el pulgar. Según una fuente relacionada con aquella operación, el motivo tuvo que ver con la manera en que López gana plata: es uno de los principales accionistas de Casino Club, empresa que maneja casinos y bingos en todo el país, una actividad que en Brasil está prohibida y genera desconfianza.

En el entorno de López enuncian otro argumento. Dicen que sus competidores en la operación le embarraron el camino.

A principios de julio, Petrobras invitó a cuatro empresas a presentar ofertas: YPF, Pan American Energy (PAE), Pluspetrol y Tecpetrol, del grupo Techint. Indalo quedó afuera, pero no lo aceptó. Le mandó una nota al director financiero (CFO) de la empresa, Iván Monteiro, donde expuso los motivos por los cuales debía invitarla. Hizo lo mismo con el representante de los accionistas minoritarios. Y la invitación llegó.

Propuesta oficial

Al mismo tiempo, YPF continúa en discusiones con Pluspetrol (la tercera entre las mayores productoras de crudo del país) para armar una operación en conjunto. Tienen que ponerse de acuerdo en qué activos de Petrobras le cedería la petrolera estatal, que lideraría el negocio, a su socia más chica.

Tiene experiencia en esa clase de emprendimientos. En febrero del año pasado firmó un acuerdo para quedarse con la filial local de la norteamericana Apache por US$ 800 millones.

Después de anunciar la compra, puso en marcha la venta de 1240 kilómetros cuadrados en Vaca Muerta a Pluspetrol (con quien mantuvo discusiones en los últimos días por Petrobras) por US$ 217 millones, de manera que su desembolso real rondó los US$ 583 millones.

YPF discutió en los mismos términos con la empresa de Paolo Rocca, que desde hace años quiere sumar una nueva petrolera a su portafolio de activos.

Hoy esas discusiones están en un punto muerto. Según la mirada de YPF, Techint “está complicada” con el escándalo en Brasil, cuyas ramificaciones se desconocen, por lo que no considera prudente avanzar en una propuesta conjunta.

En la empresa de Rocca, en cambio, no mostraron la misma preocupación. Y mantienen en pie su interés comprador. Hace semanas, Tecpetrol, la petrolera del grupo, cuya principal facturación viene de la siderurgia, confirmó la compra del negocio argentino de la canadiense Americas Petrogas por US$ 63 millones.

Intereses y argumentos

López tiene armado un argumento para cuando le toque presentar sus intenciones al Gobierno. Dirá que no sería conveniente para el país dividir Petrobras, que se hizo sobre la empresa que había formado Perez Companc. Y que puede ser perjudicial para la competencia en el mercado que YPF, hoy dueña de casi 60% del mercado de combustibles, sume otro 6% que está en manos de la brasileña.

Aún no está claro si PAE, de los hermanos Bulgheroni, la china Cnooc y la británica BP, presentará una oferta.

Petrobras eligió el banco Evercore para recibir y evaluar las ofertas. El encargado de facilitar el éxito de la operación es Daniel Marx, secretario de Finanzas en el gobierno de la Alianza.

El ex funcionario maneja Quantum Finanzas, una firma de asesoramiento financiero que acordó en abril de 2011 con Evercore asesorarla en transacciones internacionales. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video