Publicado el: 19, Ago, 2015

Inundaciones: el campo perdió $ 1000 millones


Ceden las lluvias, crece la solidaridad y empieza la odisea de volver a casa
19/08 – 10:20 – Más de 4 millones de hectáreas de la Cuenca del Salado (el 32%) sigue bajo el agua.

Por: Fernando Bertello
Por lo menos un tercio de una amplia región agropecuaria de Buenos Aires, que comprende la cuenca del río Salado y el norte y el este de la provincia, sigue bajo el agua con graves perspectivas de pérdidas por las últimas inundaciones. Son 4,1 millones de hectáreas, es decir, el 32,8% de la superficie total de esa zona (12,5 millones de hectáreas). Buenos Aires tiene 30 millones de hectáreas, con lo cual el área con graves problemas llega a casi el 14% del territorio.

Las pérdidas son enormes en ganadería y van a continuar acrecentándose, según los expertos. En Las Flores, Rauch, Ayacucho, Dolores, Pila, Tordillo y otros partidos los productores están reportando mortandad de animales, con vacas pariendo terneros en el agua.

Aunque no hay una estimación oficial, ya que el gobierno nacional y el bonaerense todavía no la dieron y las entidades de agro están recabando información, los productores advirtieron que de continuar esta situación podrían perderse no menos de 50.000 terneros (por un valor de alrededor de 200 millones de pesos).

Además, ya se dan por irrecuperables 259.000 hectáreas de trigo (otros $ 750 millones). Así, entre ganadería y trigo el impacto económico ronda, según los primeros cálculos, los $ 1000 millones.

Si bien la crisis por las inundaciones comenzó a superarse lentamente en las ciudades, en el campo el problema no cede.

De acuerdo con una imagen pública del satélite Terra, que analizó Pablo Ginestet, presidente de la Asociación Rural de Henderson y especialista de la firma Ripear, que entre otras cosas se dedica a trabajar con imágenes satelitales, multiespectrales y drones, el impacto de la inundación es alto.

“En Buenos Aires, en 52 partidos analizados, unas 12.500.000 hectáreas, hay 4.100.000 hectáreas con agua, un 32% de la superficie”, señaló Ginestet. Según el experto, a esta superficie habría que sumarle unas 150.000 a 200.000 hectáreas que no se pueden detectar fácilmente con ese satélite. Las bandas espectrales usadas para hacer los cálculos son 1-2 y 7. Según Ginestet, en Santa Fe sólo en los partidos de la zona sur, General López, Constitución y Caseros, hay 65.000 hectáreas anegadas. Y en Córdoba, en los departamentos de Marcos Juárez y Unión, existen otras 35.000 hectáreas afectadas.

En Buenos Aires hay partidos que están en un alto porcentaje bajo el agua, de acuerdo con la imagen satelital analizada. A modo de ejemplo se destacan Pila y Las Flores, con un 70%, y Tordillo, con un 61%. En tanto, General Guido posee 56%; Rauch y General Belgrano, 55%, y General Alvear, 54 por ciento.

“Los productores ganaderos pierden los pastos y reservas forrajeras para alimentar a su hacienda. La hacienda muere ahogada porque se va debilitando el estado físico, al no disponer de alimentos”, explicó Ernesto Ambrosetti, economista en jefe de la Sociedad Rural Argentina (SRA). “Están naciendo los terneros y se complica todo por falta de comida”, coincidió Joaquín Lascombes, experto en imágenes satelitales. A la falta de comida se agregan enfermedades como neumonía. Cálculos preliminares de productores hablan de que hay riesgo de que se pierdan 50.000 animales.

En rigor, además de la mortandad de hacienda vacuna se está perdiendo ganado ovino. En Pila, por ejemplo, la familia Madero tiene 90% del campo bajo el agua, que sigue entrando porque el canal 9, hecho en 1913, no da abasto y revienta cerca de donde cruza la ruta 29. De una majada de 120 lanares esta familia sólo pudo salvar 15.

En la macrorregión inundada en Buenos Aires hay 259.000 hectáreas con trigo, un 7% del total nacional. Según Ambrosetti, la pérdida en plata son US$ 82 millones o 754 millones de pesos. “Hay pérdida de superficie por anoxia [falta de oxígeno en los tejidos] de raíces”, apuntó Lascombes.

En Bragado, otro de los partidos afectados, los productores calculan que se perdió un 50% del cereal sembrado. “Los campos están aislados y anegados”, dijo Nicolás Fernández Llorente, presidente de la Sociedad Rural local. “En los campos bajos comenzó la parición de las vacas y hay pérdidas por neumonía y vacas débiles que dejan los terneros”, indicó.

Abandono en infraestructura

En diversas regiones es unánime la crítica de los productores por la falta de obras, como también de mantenimiento de puentes y canales. En la ruta 11, en el partido de Tordillo, hay un puente roto desde hace tres años (sobre el canal A) y otro que corrió la misma suerte hace un año (en arroyo Las Víboras). En ambos casos se pusieron puentes provisorios del Ejército con la promesa de reconstruir los originales, algo que hasta ahora no se hizo pese a los carteles de propaganda. El problema de los puentes provisorios es que, como son cortos, para poder colocarlos se achica el paso del agua haciendo banquinas. No obstante, cuando llega el agua se encuentra allí con un tapón e inunda los campos.

Otro punto es la escasez de maquinaria. Según productores de la región, Hidráulica de Dolores, una zona con campos 80 por ciento bajo el agua, no tiene ni una sola máquina retroexcavadora para hacer trabajados. Allí el municipio ordenó romper un terraplén de un canal para evitar que se inunde la ciudad. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video