Publicado el: 20, Ago, 2015

La querella dice que borraron datos del celular de Nisman


Exclusivo: qué había en la computadora de Nisman
20/08 – 09:30 – Un informe de los abogados de las hijas del fiscal revela que una persona ingresó al departamento y eliminó datos valiosos.

Por: Paz Rodríguez Niell
Los abogados que representan a las hijas de Alberto Nisman en la causa que investiga su muerte dijeron que sospechan que alguien entró en su departamento y borró información de su teléfono y su computadora antes de que lo encontraran muerto.

La fiscalía que dirige Viviana Fein sabe desde hace tiempo que hubo un borrado porque hay llamadas que no aparecen registradas en el teléfono de Nisman de las que, sin embargo, dieron cuenta testigos que hablaron con él. Además, son comunicaciones confirmadas por los registros de las compañías telefónicas.

Pero lo que sostiene ahora la querella es que no pudo haber sido el propio fiscal quien eliminó los registros, porque para eso se requieren conocimientos que él no tenía. “Entre la noche del sábado y las 8 del domingo alguien le borró el teléfono y la computadora a Nisman. Hubo alguien que lo hizo porque no pudo haber sido él, y es algo que, según los peritos, no puede hacerse de forma remota”, dijo a LA NACION Manuel Romero Victorica, del estudio de abogados contratado por Sandra Arroyo Salgado para representar a sus hijas.

Los abogados se basan en un informe parcial elevado a la fiscalía de Viviana Fein por los peritos informáticos que están revisando todos los aparatos tecnológicos que usaba Nisman. Estos expertos volvieron a referirse a una “llamativa” ausencia de registros de comunicaciones. “No existen llamadas entrantes ni salientes anteriores al 18 de enero a las 13.46.45 ni tampoco registros de mensajes de texto SMS anteriores a las 9.51.42 de ese día. En ambos casos se trata de registro de comunicaciones entrantes”, afirmaron los peritos.

En ese documento, los expertos sostienen que habían podido recuperar del teléfono datos que habían sido borrados “por el usuario cuando éste los elimina haciendo uso de los comandos disponibles en el teléfono”, pero que no era recuperable aquella información eliminada con un “borrado seguro, que requiere herramientas y experticia que el usuario promedio no posee”. Y afirman que el borrado de información de la computadora es “selectivo”, “por épocas”, de lo que infieren que se hizo con una determinada intencionalidad.

En cuanto al informe preliminar de los peritos informáticos, los especialistas se refieren también al “troyano” encontrado en el teléfono de Nisman. “Dicho software malicioso -sirve para espiar- sólo tiene efecto en computadoras”, aclararon. Y explicaron: “Su existencia en el teléfono podría deberse a su recepción a través de un correo electrónico. Asimismo se verificó en la computadora que se encontraba encendida en la escena del hecho que no hay rastros de dicho archivo troyano”.

Los peritos destacaron como un “llamativo hallazgo” las “irregularidades” que detectaron en el programa TeamViewer, que estaba instalado en la computadora de Nisman para permitir el acceso remoto a ella. Dijeron que en un archivo que registra operaciones automáticas del sistema “existen interrupciones” con “saltos de hora” y que estos saltos “no permiten establecer una línea de tiempo confiable”. Según ellos, por este motivo no es confiable el horario de los registros de ingreso a la computadora que Nisman estaba usando el fin de semana de su muerte.

La teoría de los golpes

Ayer, la querella volvió a insistir en que Nisman tenía golpes que darían cuenta de un ataque. Esto, que ya lo habían sostenido Arroyo Salgado y sus peritos criminalistas, no fue compartido por el resto de los peritos que analizaron el cuerpo del fiscal.

El abogado Romero Victorica reiteró que el perito Osvaldo Raffo (de la querella) había detectado que el cuerpo de Nisman tenía “un golpe en su pierna izquierda, más arriba del tobillo, casi como si fuera una patada que le dieron para hacerlo caer o arrodillar”. Y mencionó “un golpe en la cabeza, sobre el costado derecho”, que consideró “el típico golpe de cachiporrazo realizado con esas bolsas de arena para no dejar marcas”.

La junta médica, en mayo pasado, analizó estos golpes y discrepó con la querella. Los dos golpes que Nisman tenía en la cabeza, internos, fueron considerados por la junta asociados a los efectos del disparo. En cuanto a tres marcas en las piernas dijeron que no podía saberse su origen y un perito de la policía pidió que constara que para él había uno color verdoso que era claramente viejo.

Las conclusiones fueron votadas por 13 de los 15 peritos que participaron del estudio: diez del Cuerpo Médico Forense, dos de la Policía Federal y Mariano Castex, designado por la defensa de Diego Lagomarsino. Consideraron que no había ningún indicio que permitiera sostener con rigor médico que se trataba de un homicidio. Los peritos de la querella -Raffo y Julio Ravioli- no acompañaron ese dictamen y presentaron, por separado, sus propias conclusiones.

Los nuevos abogados que representan a la querella presentaron un escrito el 11 de agosto para pedir que la jueza Fabiana Palmaghini y no la fiscal Viviana Fein se hiciera cargo de la investigación, para “asegurar una investigación eficaz”. La propia jueza rechazó el pedido y la querella apeló ante la Cámara. Por el momento, Fein seguirá al frente del caso. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video