Publicado el: 28, Ago, 2015

Concejales ratificaron acta municipal del 15%, el intendente se enojó y se agita la situación de Cantín


Raúl Cantín, la caída: la fase 3 del “Operativo Comuna” está cumplida
28/08 – 10:30 – Ayer fue presentado en el Concejo Deliberante de Río Gallegos, para tratar sobre tablas el controvertido Acta 74, por el cual el Ejecutivo se comprometió a pagar el 15% a los empleados municipales, instrumento que el actual Intendente Pablo Grasso y el Secretario de Hacienda Ariel Ivovich, intentan desconocer para no abonar el aumento que generó los más de 4 meses de huelga del personal. (Por Rubén Lasagno)

Con la aprobación de los concejales Jorge Gareca (UCR), Silvia D’Andrea (UCR) y Lucio Santucho (FPV) y el voto doble del presidente del Cuerpo, el concejal Pablo Fadul (UCR), fue reconocida y homologada el Acta 74, por el cual, en noviembre del año pasado, el ex intendente Raúl Cantín se comprometió a abonar el 15%, aunque sin embargo, aclara, que dicho porcentaje de aumento estará condicionado al envío de fondos desde Provincia.

El debate fue muy intenso dentro del HCD, por cuanto los concejales oficialistas se negaban a aprobar el Acta 74, porque significaba, precisamente, convalidar lo que el actual intendente Pablo Grasso ha desconocido. De esta manera, los concejales del FPV votaron negativamente, porque si bien se abstuvieron, el voto “no afirmativo” es lisa y llanamente una negativa. Por lo tanto y con el voto positivo del Presidente del Concejo, Pablo Fadul (UCR) fue reconocida la deuda que tiene el municipio con el SOEM.

Esta cuestión fue sistemáticamente negada por el Ejecutivo, con lo cual, desde ahora el intendente interino, podrá discutir si tiene plata o no, pero no podrá desconocer que existe el compromiso, como Grasso hizo en varias de sus declaraciones.

Grasso, enojado

El Intendente Pablo Grasso consideró esto una jugada política de parte de los concejales de la oposición, por cuanto entiende innecesaria la homologación, porque en definitiva dicho 15% está atado a la necesidad del envío de fondos desde la provincia y porque dicha discusión – dijo – se dará en paritarias y no en el cuerpo legislativo. Por ese motivo, tras el reconocimiento de que no tiene los fondos para hacer frente al pago, el intendente pretendió llevar la discusión a la mesa de negociación y sin embargo, a pocos días de que se cumpla el término de la conciliación obligatoria que dictó el juez Marincovich a través de un fallo, aún no se ha reunido ni una sola vez con el sindicato.

Es ampliamente conocida la posición del SOEM, expresada por su Secretario General, Pedro Mansilla, quien ha dicho claramente que si el día 4 (límite de la conciliación dictada judicialmente) no hay acuerdo, el 5 habrá una asamblea y si la decisión es volver a la huelga, así lo harán.

Previendo esto, el Intendente Grasso y el Secretario de Hacienda Ivovich, elaboraron el Decreto Nº 2027, para autogenerarse las herramientas necesarias a fin de tomar todas las medidas que quieran, con el fin de pasar lo mejor posible, el tiempo de campaña política que tienen por delante y donde ambos, serán, candidatos a intendentes o en el caso de Ivovich, con posibilidad de candidatearse a nivel provincial.

Municipalidad paralela

La estrategia del Ejecutivo es que, previendo una vuelta al conflicto, por parte del SOEM, el sistema municipal no deje de funcionar como pasó los 4 meses anteriores y en este marco y en base a la emergencia declarada y al decreto de plenos poderes que se autogestionaron Grasso e Ivovich, ambos ha comenzado a tomar monotributistas para cumplir las funciones que el empleado de planta no cumple. Esto lo descubrió el sindicato y lo publicamos en OPI, donde se encontró a personas sin elementos de seguridad, efectuando barrido en la vía pública o levantando residuos. Ayer lo blanqueó el intendente a la prensa. La pregunta es ¿Si hay plata para pagar a monotributistas, por qué no hay para el 15%?. La respuesta es eminentemente política: Grasso no quiere aparecer cediendo ante los trabajadores, en el umbral de una posible elección como intendente.

Por su parte, Pedro Mansilla, ha dicho que si tiene que volver a la lucha en las calles de Río Gallegos, ante la falta de acuerdo con el Ejecutivo, “nadie va a poder hacer campaña en Río Gallegos”, amenazando puntualmente la campaña política de los actuales funcionarios municipales y de los otros candidatos (tanto del oficialismo como de la oposición). Con esta advertencia, se ensombrece el futuro del lanzamiento de los candidatos del FPV y del propio Grasso, quien ahora tiene la triple tarea de resolver el conflicto, conducir la comuna en estos meses y hacer campaña.

La huelga ya no importará

En estos momentos, al FPV y al intendente interino, solo les importa que el SOEM se mantenga lo más tranquilo posible. Si por las razones que fueran, en octubre el oficialismo pierde la comuna en manos de la oposición, a partir de allí a Grasso y a su equipo, no les importará absolutamente nada si el SOEM sigue con una huelga eterna. Se prevé que habrá un cierre total del diálogo y así se hará el traspaso de la administración al que venga. Si gana el FPV, endurecerá su posición ante el sindicato y seguramente, logrará mayor atención por parte de los trabajadores que están indecisos, porque el Ejecutivo sostendrá que la ciudadanía está respaldando la gestión del FPV y utilizará esto como arma de presión, lo cual, podría impactar sobre la continuidad del Secretario General al frente del SOEM, organización que el año 2016 tiene elecciones internas.

Resumiendo, el SOEM tiene solo el tiempo que resta de campaña para lograr sus objetivos salariales. Grasso e Ivovich no quieren mostrar debilidad y tratan de dilatar todo lo posible cualquier arreglo. Esto tiene que ver con los tiempos electorales. Pretenden transcurrir los casi dos meses que les restan, entre promesas y pagos parciales. La mesa de negociación no se abrió, aún, a pesar de que hace una semana el SOEM volvió al trabajo. Esta demora es para ganar tiempo, ya que “no habrá nada que ofrecer”, con respecto del 15% y el intendente interino sabe, que cuando esto se diga en Paritarias, el clima volverá a enrarecerse.

Grasso e Ivovich creen que si con el personal contratado logran mantener funcionando mínimamente la municipalidad, lograrán hacer la campaña política sin problemas y con grandes posibilidades de ser gobierno. El final está abierto y depende de los trabajadores municipales y de la billetera oficial.

¿Cantín? ¿Quién? ¿Dónde?

Ni el intendente interino ni el Secretario de Hacienda actuales, hablan de Raúl Cantín. Eluden el tema y si deben hacer referencia a una deuda heredada, dejan, en lo posible, flotando en el aire que se tratan de perjuicios creados en la época en que estuvo al frente de la comuna Héctor Roquel (UCR).

Ayer en el HCD, donde se hizo presente Pablo Grasso y parte de su gabinete, hubo fuertes cruces con el presidente del Cuerpo Pablo Fadul, quien dijo que es inminente el procesamiento de Raúl Cantín por varios delitos y que ya han sido llamados a declarar como testigos, quienes, como en el caso de los ediles de la UCR, realizaron las denuncias penales contra el ex intendente y su gabinete, muchos de los cuales hoy siguen con Pablo Grasso, cumpliendo las mismas funciones y coautores del vaciamiento municipal que está en curso de investigación. Fadul dijo sin eufemismo “Cantín se robó todo en la municipalidad” y esta frase fue más que elocuente para definir lo que ha pasado en esta ciudad en los últimos casi 4 años y que el actual intendente, no recuerda, ni menciona. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video