Publicado el: 28, Ago, 2015

Piden indagar a la hermana y a la madre de Nisman por lavado


Piden indagar a la hermana y a la madre de Nisman por lavado
28/08 – 09:50 – El fiscal Zoni sostuvo que, junto con Lagomarsino y un empresario, eran testaferros y blanquearon dinero de “actividades delictivas”.

Por: Paz Rodríguez Niell
El fiscal federal Juan Pedro Zoni pidió ayer que la madre y la hermana de Alberto Nisman, Sara Garfunkel y Sandra Nisman, fueran citadas a declarar en indagatoria, acusadas de haber lavado dinero proveniente de “actividades delictivas”.

Esas “actividades” Zoni se las adjudica a Nisman. Lo acusa de haber comprado bienes con dinero proveniente de prácticas oscuras y haberlos puesto a nombre de su entorno con el fin de esconder que el verdadero dueño era él.

Además de la madre y la hermana del fiscal del caso AMIA, Zoni pidió también las indagatorias de Diego Lagomarsino, el empleado que le dio a Nisman el arma con la que se lo halló muerto, y Claudio Picón, un empresario ligado a los negocios del fiscal.

Ahora, el juez Rodolfo Canicoba Corral deberá decidir si cita a los acusados. Zoni le solicitó, además, que embargara los bienes de los cuatro hasta completar, entre todos, la suma de 80 millones de pesos. Y también que embargara los activos sospechados de haber sido adquiridos con las supuestas actividades ilícitas de Nisman. Suman, según Zoni, 10.428.483 pesos. Incluyen la cuenta del banco Merrill Lynch, de Estados Unidos, que compartían Lagomarsino, Garfunkel y Sandra Nisman. En los papeles, Alberto Nisman era el apoderado de dicha cuenta. Zoni afirmó que la Unidad de Información Financiera (UIF) había reportado depósitos sospechosos en esa cuenta por 666.690 dólares, que ninguno de los titulares había declarado la existencia de esa cuenta y que los montos operados en ella nada tienen que ver con los ingresos de ellos tres.

“En realidad los fondos allí acreditados pertenecían a Natalio Alberto Nisman”, afirmó. Lo mismo dijo respecto de los otros bienes investigados en el caso: tres chacras en Uruguay, un auto marca Audi (supuestamente de Picón) y la participación en un fideicomiso para la construcción de un edificio torre en Dorrego 1771, en Palermo. La parte a nombre de Garfunkel corresponde a dos departamentos y a dos cocheras.

Para Zoni, los cuatro acusados fueron “testaferros”, todo pertenecía a Nisman y él no lo declaró porque no podía justificarlo con sus actividades lícitas.

Piden correr a fein

Mientras tanto, en la causa que investiga la muerte de Nisman, el fiscal de Cámara, Ricardo Sáenz, adhirió al pedido de la querella para que la investigación pasara a manos de la jueza, Fabiana Palmaghini. Hoy, está delegada en la fiscal Viviana Fein.

Fein tiene la causa porque está considerada como “NN”, sin un imputado identificado. El argumento de Sáenz para sostener que es Palmaghini -y no Fein- quien debe investigar el caso es que, en realidad, sí tiene un imputado: Diego Lagomarsino. Todos están de acuerdo en que Lagomarsino tiene condición de “imputado”, pero tanto la fiscal como la jueza han sostenido que la imputación no es por la muerte (el hecho central), sino por haberle prestado irregularmente el arma.

A juicio de Sáenz, eso es una ficción: en la práctica Lagomarsino está imputado por la muerte porque, si no, no tendría sentido que la jueza y la fiscal le hubieran dado las atribuciones que tiene. Por ejemplo, haber designado peritos para analizar el cuerpo de Nisman, el lugar del hecho y sus computadoras y teléfonos.

Para Sáenz, entonces, el caso no es NN y, en principio, la investigación le corresponde entonces a Palmaghini. Hoy, la Cámara del Crimen celebrará una audiencia con la querella y Sáenz para decidir si hace lugar a sus pedidos. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video