Publicado el: 4, Sep, 2015

Empleados de la Junta Electoral denunciaron graves irregularidades


Empleados de la Junta Electoral denunciaron graves irregularidades
04/09 – 08:20 – Declararon ante un escribano que hubo urnas que llegaron abiertas de las escuelas; Cano hará hoy la presentación.

Por: Nicolás Balinotti y Fabián López
A 12 días de los comicios en Tucumán, cuyo desenlace oficial es aún incierto, continúan las revelaciones sobre irregularidades durante el proceso electoral.

Se conoció ahora un acta declarativa ante escribano público de dos empleados de la Junta Electoral Provincial (JEP) que denunciaron que durante la noche de la elección “muchas urnas llegaron abiertas” y sin custodia de efectivos de la Gendarmería Nacional. Responsabilizaron a sus superiores.

El testimonio de los dos empleados de la JEP, al que accedió LA NACION, será un elememento más del rosario de pruebas que la oposición presentará hoy públicamente para reclamar la nulidad de la elección. Al pedido lo encabezará José Cano, el candidato a gobernador del Acuerdo para el Bicentenario, quien en el escrutinio provisorio quedó en el segundo puesto, a 14 puntos del postulante kirchnerista, Juan Manzur, que obtuvo el 54% de los votos. “Hubo una cadena de irregularidades que conforman un escenario de fraude. Hay que votar de nuevo”, exigió el diputado nacional de la UCR, quien en su cruzada recibió el respaldo de tres de los seis aspirantes a la Casa Rosada: Mauricio Macri (Cambiemos), Sergio Massa (UNA) y Margarita Stolbizer (Progresistas).

“En la madrugada del 24/08/2015 yo más ocho compañeros nos quedamos para recibir las urnas y los bolsones que traían los gendarmes a la sede de la Junta, en la calle Mendoza 1050. Muchas venían abiertas, situación que advertimos al jefe de la sección electoral, Carlos Vidal, pero hizo caso omiso a esta circunstancia y se retiró a las 2 aproximadamente”, declaró el empleado de la JEP Santiago Alarcón ante la escribana Alejandra Wyngaard.

Alarcón agregó: “Alrededor de las 5.30 o 6 un empleado [llamado] Mauro Cáceres tomó unas fotos de este hecho y las subió a Facebook (ver aparte) para denunciar. Seguidamente los gendarmes lo detienen y lo trasladan a otro sector de la sede, para liberarlo un rato después”.

Denunció además beneficios para gente que estaría vinculada con el oficialismo. “Antes de los comicios la apoderada del Frente para la Victoria, Ana Escobedo, gozaba de muchos privilegios dado que es la prima hermana del 2° jefe de la sección electoral, Diego Farías”, dijo Alarcón.

El otro empleado de la junta que testificó ante la escribana fue Juan Ignacio Espíndola Aráoz. “Las cargas de fichas de afiliación en muchos casos están adulteradas, por ejemplo algunas personas no presentan DNI, otras tachadas. Yo he estado de veedor en Concepción y recibí más de cincuenta llamadas que informaban que en las escuelas se entregaban troqueles erróneos de otros ciudadanos y cuando los verdaderos se presentaban [en la mesa] ya figuraban que habían votado”.

Y agregó: “Debo dejar constancia en cuanto a la irregularidad en muchas urnas porque las fajas de las mismas no estaban firmadas correctamente”.

El secretario de la JEP, Darío Almaraz, confirmó a LA NACION que Alarcón y Espíndola Aráoz son empleados temporarios de la junta. “Fueron contratados unas semanas antes de las elecciones para realizar tareas administrativas. No ingresaron por concurso, sino que fueron propuestos y realizaron un examen preocupacional, con una entrevista en el área de recursos humanos”.

Sugestivamente, Alarcón y Espíndola Aráoz no asistieron últimamente a su trabajo. “Están con parte médico”, precisó Almaraz.

Respecto del contenido de la denuncia, el secretario de la JEP admitió que “sorprendió mucho, máxime cuando se habla de actividades que están perfectamente delegadas y controladas para garantizar la máxima transparencia”.

Y detalló sobre el proceso: “El sábado, un día antes de las elecciones, el personal del Correo llevó las urnas hasta las escuelas, donde las esperaba personal de Gendarmería, bajo cuya custodia permanecieron antes, durante y después de finalizado el acto electoral. Luego del conteo de votos en los establecimientos, las urnas fueron trasladadas por el Correo hasta la sede de la JEP, donde permanecen en un depósito bajo estricta custodia de Gendarmería y con el control de cámaras de seguridad”.

El testimonio de los dos empleados de la JEP se suma a otras irregularidades que ya habían salido a la luz, como el incendio de urnas en San Pablo o las urnas con inconsistencias (la 1078, 1577 o las dos de Delfín Gallo, entre otras). (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video