Publicado el: 9, Sep, 2015

El directorio del Banco Central quedó a merced de Axel Kicillof


Banco central de la Republica Argentina - Foto
09/09 – 09:20 – Cinco de los siete directores de la entidad responden directamente al ministro de Economía. Sólo dos fueron puestos por Alejandro Vanoli. Quedó un hombre del ex jefe de Gabinete de Jorge Capitanich y Miguel Pesce seguirá como vicepresidente. Incesante ingreso de personal al banco.

Por: Leandro Gabin
Ya no hay más movimientos posibles en el Banco Central. Con las designaciones de los nuevos directores, el cupo en la mesa chica del Central quedó completo. Si bien esta última vez los puestos se lo repartieron en partes iguales entre el presidente del BCRA, Alejandro Vanoli, y el titular de Economía, Axel Kicillof, el ministro terminó dominando el directorio. De los siete directores del Central, sin contar al vicepresidente (que también actúa como directores en las reuniones), cinco responden directamente a Kicillof. A esto, que es lo visible, se suma la cantidad incalculable de jovenes economistas que llegaron a funciones menores en la entidad. Se habla en Reconquista 266 de la “camporización” total del BCRA.

Con nombre y apellido, los directores que responden a Kicillof en el Central son Alejandro Formento, Mariano Beltrani, Germán Feldman, Juan Cuattromo y Bárbara Domatto Conti. Quienes responden directamente a Vanoli son sólo 2 personas: Pedro Biscay (que es vicesuperintendente) y Flavia Marrodán (que ya era asesora de Vanoli).

Quedaron dos personas que siguen jugando para el oficialismo, obviamente, pero sin afiliación tajante como el ex emisario de Jorge Capitanich en el Central, Sebastián Aguilera (vicepresidente segundo); y el eterno Miguel Angel Pesce (un radical K que sobrevivió desde la época de Martín Redrado).

El caso de Pesce no es menor. Fue uno de los que “armó” la rebelión que sufrió Martín Redrado cuando se negó a pagar más deuda con las reservas, lo que produjo su alejamiento. Pesce y otro ex hombre de Redrado también convertido como Arnaldo Bocco, incitaron por ordenes del Gobierno a que hubiera un “acampe” de los directores contre el ex Golden Boy.

Pero la fidelidad de Pesce nunca fue recompensada con el cargo mayor. De hecho, llegó a empacar sus cosas para mudarse a la oficina presidencial del BCRA cuando le avisaron que Cristina Kirchner había preferido a Mercedes Marcó del Pont como reemplazante de Redrado. Ahí terminaron los sueños de Pesce de ascender aún más en la banco.

Lo que pasó luego es conocido, pero Pesce volvió a apoyarse en la línea técnica del banco para sobrevivir ya otros dos presidentes, como Juan Carlos Fábrega y ahora Vanoli. El inamovible, eternamente “en comisión” en su puesto (o sea nunca fue reafirmado por el Congreso), seguirá después del último movimiento en el banco, ocupando las mismas funciones.

Si bien se llegó a rumorear que podría tener el mismo destino que los salientes Carnero y Waldo Farías, lo cierto es que Pesce es funcional al esquema actual del banco e incluso actúa como interlocutor con los funcionarios de carrera de la entidad. Pesce puede alinear voluntades donde otros funcionarios no pueden, por eso se mantiene en su cargo.

Así, si los 2 nuevos directores son refrendados, no habrá chances para el próximo presidente del país si quisiera colocar personas de su confianza. El directorio quedó cerrado para nuevos ingresos. Lo que no queda cerrado es la cantidad de contrataciones que el BCRA hace desde que llegó Vanoli. Se dice que es incesante el ingreso de nuevo personal que trae el ex CNV y la gente de La Cámpora, que viene inundando el banco desde que llegó Kicillof al ministerio.

No hay información oficial sobre cómo crece el personal del banco. No hay auditorías y no es información que la entidad publique. Así y todo, diversas fuentes confirman el masivo ingreso de jovenes al Central para ocupar cargos que ni siquiera algunos sabían que existían. (Infobae)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video