Publicado el: 9, Sep, 2015

La justicia de Tucumán ordenó que no se proclame un ganador


Elecciones en Tucumán: Cano dice que tiene pruebas de que el Correo modificó el resultado
09/09 – 09:30 – La Junta Electoral deberá abstenerse de hacerlo hasta que se resuelva el planteo opositor de anular la votación; también dispuso que se preserven las urnas y los votos; Manzur acortó la diferencia con Cano.

Por Fabián López
En una decisión que alienta las expectativas de la oposición sobre un eventual nuevo llamado a elecciones, la justicia tucumana le ordenó ayer a la Junta Electoral Provincial (JEP) que se abstenga de declarar un ganador de los escandalosos comicios del pasado 23 de agosto. El fallo dispone además que, una vez finalizado el escrutinio, las urnas y votos sean preservados como pruebas, hasta tanto se resuelva el juicio que inició el Acuerdo para el Bicentenario (APB) para solicitar que se declare nula la elección por un supuesto fraude.

La sentencia de la Sala 1 de la Cámara en lo Contencioso Administrativo, que integran los jueces Salvador Ruiz y Horacio Castellanos, le agrega más incertidumbre al proceso electoral tucumano, signado por hechos de violencia, quema de urnas, clientelismo y denuncias de irregularidades.

La resolución judicial dispone “como medida cautelar que la JEP se abstenga de dar por concluido el proceso de escrutinio definitivo que se encuentra llevando a cabo y de proclamar ganadores en referencia a los comicios celebrados el 23/8/15”. Además, ordena a la JEP que se abstenga “de proceder a la destrucción o alteración material de la totalidad de las urnas que atañen al mencionado proceso electoral, debiendo velar por la correcta integridad de la mismas”.

El secretario de la JEP, Darío Almaraz, explicó que, en cumplimiento del fallo, “la JEP proseguirá con el escrutinio final hasta completarlo, pero no va a proclamar a un ganador, sino que se limitará a comunicar los resultados de la elección a los partidos políticos y a la opinión pública”.

La Sala I de la Cámara en lo Contencioso Administrativo tiene 51 días, hasta la asunción de nuevas autoridades, para definir la nulidad de los comicios. Esta situación genera preocupación en el FPV, donde advierten que el escándalo con final abierto es perjudicial a la candidatura presidencial de Daniel Scioli.

El viernes, el candidato a gobernador del APB, José Cano, y su compañero de fórmula, el peronista Domingo Amaya, presentaron un recurso de amparo en el que solicitaron que se anulen las elecciones del 23 de agosto y se llame a una nueva votación en octubre. Además, plantearon una acción cautelar para que se ordene la inmediata suspensión del escrutinio definitivo, para evitar que se consume un acto jurídico que podría terminar invalidando el planteo de fondo.

Triunfo parcial

El fallo de ayer hace lugar de manera parcial al reclamo opositor, ya que no hace lugar al pedido de que se suspenda el escrutinio por considerar que “no parece adecuado a la pretensión de fondo”. Pero sí hace lugar al pedido de preservación de las mesas y resuelve “adecuar los alcances de la cautelar solicitada” por el APB, limitándose a ordenar que no se proclamen ganadores.

Según explicaron a LA NACION fuentes del APB, la medida cautelar concedida “no frenará el escrutinio definitivo, pero deja abierta la posibilidad a una eventual declaración de nulidad de los comicios y el llamado a una nueva votación”.

En la denuncia presentada la semana pasada, los opositores denunciaron, entre otros hechos, los actos de clientelismo, enfrentamientos armados entre dirigentes, la quema de urnas, la adulteración de planillas y las irregularidades advertidas por empleados de la JEP durante la noche de la elección. Además, advirtieron sobre una supuesta manipulación fraudulenta de los datos del escrutinio provisorio, que dio como ganador al candidato oficialista, Juan Manzur, con un 54% de los votos contra un 40% de Cano.

La sentencia de ayer es la primera señal positiva que recibe la oposición desde que se judicializó el proceso electoral. La semana pasada, la JEP rechazó los pedidos del APB y de otras fuerzas para que se abran todas las urnas y se cuente voto por voto.

El fallo que ordena no proclamar ganadores se dio a conocer justo cuando se había completado el escrutinio final de la sección Capital y quedaban definidos los nombres del futuro intendente (Germán Algaro, del APB), al igual que los 19 legisladores provinciales y los 18 concejales que pertenecen al circuito.

Según el último parte, computadas 1750 mesas (48,6% del total), Cano seguía al frente con un 47,5% de los votos (231.486) contra el 42,29% (206.117) de Manzur. El candidato opositor sacó ventaja en la sección Capital, donde ganó por 16 puntos. Pero esa diferencia comenzó a achicarse desde ayer a la mañana, cuando comenzó el escrutinio en las mesas del interior, donde Manzur ganó por una amplia diferencia. Se estima que el postulante del FPV volverá a colocarse al frente en las próximas horas. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video