Publicado el: 16, Sep, 2015

La preferencia del Papa por el español genera desconfianza en sectores de EE.UU.


El papa Francisco se reunió esta mañana en el Vaticano con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama - Foto:16/09 – 10:00 – Con previsiones similares a las que corren cuando asume un presidente, pero durante tres días, en lugar de uno, y en español. Así se prepara la llegada del papa Francisco a esta ciudad, donde la sorpresa de la hora es doble.

Por: Silvia Pisani
Por un lado, por el gigantesco e inédito cierre del centro de la ciudad que generará su llegada y, por el otro, por la noticia de que, salvo cuatro excepciones, los discursos del Papa serán en su español de cuna.

“No hay que ver en esto más que el hecho de que el Papa no se siente cómodo hablando en inglés. No es una lengua en la que tenga fluidez”, atajó John Werster, arzobispo de Santa Fe, al contestar preguntas de LA NACION durante un diálogo con corresponsales.

El dato es toda una novedad para un país donde el creciente uso del español es, todavía, materia de disputa cultural en algunos sectores y en el que, para buena porción del imaginario colectivo, su uso se asocia con una condición de inmigrante en situación irregular o de ciudadano de segunda.

“No hay connotación alguna en el hecho de que el Papa haya elegido el uso mayoritario del español para expresarse”, acotó en la misma línea Thomas Wenski, arzobispo de Miami.

De los 18 discursos que tiene programados aquí, sólo cuatro serán en inglés, entre ellos, el que dará en el Capitolio -uno de los más esperados- y el que pronunciará al llegar a la Casa Blanca. Los otros dos serán saludos: uno, en las Naciones Unidas, y otro, en el Congreso de la Familia, en Nueva York.

Todos los demás, incluidas las homilías de todas sus misas, serán en español. “Yo diría que no sólo hay que estar atentos a lo que dice el Papa y al idioma que usa, sino, también, a los gestos. Este papa habla mucho con gestos”, abundó Werster.

Pese a que es sabido que Francisco es argentino y que su idioma original es el español, muchos en esta ciudad se sorprendieron por la opción y hasta conjeturaron un eventual mensaje político oculto en la elección. Pero tanto el Vaticano como la Iglesia local desestimaron esa línea e insistieron en que no hay más dato que el hecho de que, pese a sus intentos por practicarlo y mejorarlo, el Papa no se expresa fluidamente en el idioma.

Será la primera vez que se monta semejante operativo de seguridad para recibir a un hispano. “Piensen en un esquema similar al de un día de asunción del presidente”, es el consejo que las autoridades del transporte urbano dan a los vecinos a la hora de prepararlos para el esquema de seguridad que regirá durante sus tres días en la ciudad.

El esquema refiere, por caso, al que se aplicó hace dos años, en enero de 2013, cuando Barack Obama asumió su segundo mandato y más de 800.000 personas se congregaron al pie del Capitolio para verlo jurar sobre la Biblia.

“Lo siento, el acceso al edificio estará cerrado durante buena parte del día”, avisan en inmuebles cercanos a la Casa Blanca para el miércoles 23.

Salvo que se cuente con credencial para movilizarse durante la cobertura, la sugerencia es “llegar bien temprano o, si es posible, no acercarse a la zona hasta la hora de desconcentración”.

En algunos casos, la opción fue alquilar habitaciones en hoteles linderos que, astutamente, subieron sus tarifas a precios infernales. Numerosos operarios que trabajan en la zona en tareas de limpieza o mantenimiento se organizan por estas horas para sortear el esquema y llegar a su puesto de trabajo.

Será difícil, pero no queda otra. Aquí no hay costumbre de dar asueto por situaciones como éstas. (La Nación)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video