Publicado el: 17, Sep, 2015

Un fiscal se cansó de esperar y pidió la declaración de Elaskar


Caso Báez: Federico Elaskar no apeló su procesamiento y está más cerca del juicio oral por lavado de dinero
17/09 – 10:00 – El financista dice que sufre de ansiedad. Ahora lo convocó la Justicia y si no va, lo llevará la policía.

Por: Nicolás Pizzi
El financista Federico Elaskar, pieza clave de la trama para lavar dine ro de Lázaro Báez, deberá regresar a Comodoro Py en los próximos días. El fiscal Federico Delgado pidió ayer que declare por las supuestas amenazas de muerte que él mismo denunció ante los medios. Si se niega, podría ser llevado por la fuerza.

Lo llamativo de la situación es que Elaskar viene esquivando hace meses una nueva indagatoria en la causa principal, ante el juez Sebastián Casanello. Argumenta que padece un cuadro de ansiedad. Su versión, hasta ahora, fue confirmada por los médicos, incluso del Cuerpo Médico Forense. Pero algo cambió este fin de semana: Elaskar volvió a los medios para denunciar amenazas en su contra. Acusó a Báez -al que protegió apenas estalló el escándalo de la ruta del dinero Ky responsabilizó por su seguridad a Cristina Kirchner.

“Las amenazas tres veces se hicieron en persona. Otras se han hecho por correo electrónico, por mensaje de texto. Hay gente de inteligencia siguiéndome, a mí y a mi pareja. Hacen guardia por las noches en la esquina de mi casa”, relató el ex dueño de la financiera SGI en una entrevista con el diario Perfil. Elaskar fue por más y acusó a Báez de estar detrás de las amenazas. ¿Por qué? “Ellos presuponen que tengo documentación que puede perjudicar a Báez en la causa y por ende al Gobierno en las elecciones”, explicó.

El joven financista, procesado por lavado de dinero, también le dio una entrevista al periodista Rolando Graña, testigo de su rotundo viraje hace más de dos años. La exposición le jugó en contra para su estrategia. El martes, el juez Casanello ordenó que lo visite un médico en su domicilio de Puerto Madero para comprobar su estado de salud. También citó a Graña para que declare si lo vio lúcido. El periodista aseguró que lo notó “nervioso”, pero dijo que no notó ninguna anormalidad.

Elaskar complicó más las cosas porque no atendió al médico, y se comunicó con el juzgado para excusarse: “Estaba durmiendo”. Ayer, molesto por las sucesivas excusas que impiden la ampliación de su indagatoria, Casanello volvió a pedir una visita médica. Al mismo tiempo, ordenó extraer testimonio y se abrió una nueva causa. En ese expediente, el fiscal Delgado ya pidió su declaración y ahora decidirá el juez Marcelo Martínez de Giorgi.

En la causa principal, Elaskar es el único “privilegiado” que todavía no amplió su indagatoria. El argumento: problemas psíquicos. En los últimos meses, Casanello indagó, por pedido del fiscal Guillermo Marijuán, al contador Daniel Pérez Gadín, a Fabián Rossi y al propio Báez, solo por la compra del campo. También escuchó el giro abrupto de Fariña, quien ahora asegura que esa operación la hizo por encargo del empresario Carlos Molinari.

Mientras se define si situación, todos los imputados miran de reojo el avance de la mega pericia sobre sus bienes que demorará meses. En el frente externo tampoco hay avances. Panamá informó la semana pasada que el pedido de información de Casanello sobre las empresas radicadas en ese país, incluyendo a Teegan Inc, está frenado por un amparo. Nadie sabe quién lo presentó. Cerca del empresario patagónico aseguran que él no fue.

Lejos de esa realidad, Elaskar vive encerrado en su departamento. Dice que está medicado y que recibe terapia vía Skype. Su estrategia se modificó. Ahora acusa a Báez, mientras Leonardo Fariña intenta despegarlo. (Clarín)

Dejar un comentario



Publicidad

OPI Video